¿El sueño del bebé influye en el bienestar de los padres?

Macarena · 4 diciembre, 2016

Llega el bebé y muchos padres se dan cuenta de que las cosas no son como idearon. Uno de los detalles que más caracteriza a los padres es precisamente el cansancio. Ahora bien, cabe preguntarse, ¿el sueño del bebé influye en el bienestar de los padres?

La respuesta a esta pregunta es, desde luego, afirmativa. Incluso podemos agregar que el descanso del recién nacido impacta en la vida de los padres más de lo que cualquiera puede creer. Descubre en este artículo todo lo que necesitas saber sobre el sueño del bebé.

La sorpresa de la maternidad: El sueño del bebé

La historia de tu vida desde que te convertiste en madre: ojeras grandes y un profundo estado de somnolencia. Y es que durante los primeros tres meses de vida del recién nacido, los padres no descansan como corresponde. Esto se debe a que enfrentan una etapa natural críticas en el desarrollo emocional y físico del niño.

Durante este estadío se debate el correcto ajuste del sistema digestivo del menor, como así también su rutina tanto de alimentación como de sueño. Sin embargo, aquí las horas de sueño de la criatura son vitales.

003-terrores-nocturnos-pesadillas-bebes-durmiendo-placidamente-dormir-a-un-bebe

Así, gracias a esos períodos de descanso fraccionados, sus sistemas funcionales biológicos comienzan a discernir entre el día y la noche. A medida que el niño y su sistema van madurando, se reducen las siestas diurnas para incrementar las dormitadas nocturnas.

Es por este motivo que muchos neonatólogos y pediatras insisten en la importancia de establecer rutinas de alimentación y sueño. En consecuencia, esta diferenciación de los momentos del día propician el adecuado desarrollo de ajuste del sistema fisiológico.

El sueño del bebé: Consecuencias en el bienestar de los padres

De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud, los adultos deben dormir entre 7 y 8 horas diarias. No obstante, siendo madre, ya sabrás que si los más chicos no duermen, los mayores mucho menos.

Al respecto, los estudios científicos realizados comprobaron que la falta de descanso no solo afecta la salud, sino también la vida diaria. Entre las consecuencias que mencionan los investigadores para esta ausencia del reparador reposo se encuentran las físicas y psicológicas.

¿Quieres conocer cuánto influye el sueño del bebé en el bienestar de los padres? Entonces presta atención a los efectos que acarrea el no dormir bien:

  • Ansiedad y hambre voraz. Puede que se genere cierta tendencia a comer en mayores porciones y cantidades considerables. Por supuesto, esto aumenta el consumo calórico y de carbohidratos.
  • Predisposición a tener gripe. Según una investigación desarrollada por la Universidad Carnegie Mellon, aumenta el riesgo de contraer un resfriado. Esto se debe a que un buen descanso propicia un sistema inmunitario fuerte.
  • Sensibilidad en su máxima expresión. Sí, los padres experimentan más y más profundas emociones. Así lo afirma un estudio de la Universidad de California junto a la Escuela Médica de Harvard. De modo tal que no dormir correctamente hacen que las regiones emocionales del cerebro estén un 60% más activas. De allí provienen nuestro accionar descontrolado e inapropiado.
  • Disminución de la concentración y de la memoria. Si desde que tienes a tu hijo al lado te sientes más disperso y olvidadizo, el sueño del bebé es la respuesta. A su vez, estos factores pueden dificultar el aprendizaje y la retención de conceptos.
  •  Un torbellino de sensaciones negativas. Si tienes esa marcada tendencia a dormirte en cualquier momento o repentinos cambios de humor, no te alarmes. Esto es tan normal en casos de falta de descanso como la tristeza, irritabilidad, estrés y ansiedad.
bebé-dormido-con-papá

Hora de descansar, ¡todos!

Según los más reconocidos pediatras, el secreto estaría en la rutina. La idea consiste entonces en dar un baño tibio que active el tacto y el olfato del bebé antes de dormir. Esto es la antesala de un lindo descanso para cada miembro de la familia.

Lo que le sigue son suaves masajes para relajar la respiración. Siempre propiciando un momento tranquilo y ameno, en un ambiente cómodo. Cuentos y canciones de cuna pueden ser grandes aliados en esta lucha nocturna cotidiana.

Pues de esta manera se le avisa al niño que llegó la hora de descansar. Por supuesto no opera por arte de magia, sino que la perseverancia es la estrella de la misión. Aplicando esta estrategia una semana, los bebés comienzan a dormir más rápida e ininterrumpidamente.

Por supuesto, el éxito de este proceso es muy importante ya que el sueño del bebé determina el ritmo del hogar para el día siguiente. Y tú, ¿implementas alguna rutina? ¿En qué consiste tu estrategia?