El cordón umbilical enrollado en el cuello del bebé

Naí Botello 13 junio, 2018
Según las estadísticas, uno de cada tres niños nace con el cordón umbilical enrollado en su cuello. Seguro te preguntas si esta condición representa un peligro para el bebé; a continuación, te contaremos qué se debe hacer en estos casos.

El cordón umbilical enrollado en el cuello del bebé es una condición bastante común, pero que ha despertado un sin número de mitos referentes a las complicaciones que puede traer para el parto y para la vida del bebé.

Lógicamente, todas las acciones para controlar este percance quedan en manos de los médicos, las enfermeras y las parteras. No hay nada concreto que la madre pueda hacer para evitar esta condición.

Tanto es así que a muchas mamás incluso se les informa que sus bebés tenían el cordón umbilical enrollado en el cuello después del parto. Cerca de un 40% de los casos es detectado justo en el momento del alumbramiento.

El cordón umbilical enrollado en el cuello del bebé

El cordón umbilical puede enrollarse en el feto durante cualquier momento del embarazo y en cualquier parte del cuerpo del bebé. De hecho, también es muy común que se enrede en sus brazos o piernas. Pero, ¿cuáles son las causas principales por las que esto ocurre?

Causas principales

  • Si el cordón umbilical es extremadamente largo: algunos pueden llegar a medir hasta 55 centímetros de longitud.
  • Como consecuencia de sus movimientos dentro del vientre materno.
  • Cuando la madre cuenta con demasiado líquido amniótico en el vientre, el bebé tiende a moverse más, lo que puede provocar que accidentalmente se enrolle el cordón.
A muchas mamás se les informa del cordón umbilical enrollado en el cuello del bebé después del parto.

Procedimientos en el parto para desatar el cordón umbilical

La única forma de desatar el cordón umbilical enrollado en el cuello del bebé es durante el parto. Es importante aclarar que, si esto ocurre, no es una causal directa para realizar una cesárea; existen al menos tres técnicas para solventar este percance.

El procedimiento más sencillo y común, que se realiza en el 90% de los casos, consiste en que el médico espere a que la cabeza del bebé salga por el canal vaginal y, de inmediato, tome el cordón y lo deslice por la cabeza. Así, conseguirá su liberación.

Este procedimiento resulta sencillo por dos motivos. El primero es que la mayoría de los cordones vienen muy sueltos, sin apretar el cuello del bebé; el segundo es que son tan gelatinosos en su consistencia que se deslizan fácilmente.

El segundo tipo de procedimiento se destina al 9% de los casos. El doctor espera que el niño salga por completo y lo mantiene muy cerca de la entrepierna de la madre; allí mismo, se dobla un poco al niño y se hace deslizar el cordón por su cuerpo. Esta técnica es llamada ‘la vuelta de gato’.

Último recurso

El último tipo de procedimiento se da apenas en un 1% de los casos, pero es el que más asusta a los padres. Ha contribuido para mantener mitos sobre el peligro del cordón umbilical enrollado en el cuello del bebé.

Si el médico detecta que el cordón está irremediablemente ajustado al cuello y compromete sus niveles de oxígeno, entonces cortará el cordón dentro de la vagina. Lo hará introduciendo dos ganchos y, luego, las tijeras para cortar muy cuidadosamente y liberar al niño.

Mitos vinculados a este tema

Existen muchos mitos sobre los posibles peligros que enfrenta el bebé si el cordón umbilical está enrollado en su cuello o extremidades. Solo en el 1% de los casos los niños presentan una presión que pudiera dificultar el proceso de parto; sin embargo, de ninguna manera comprometen su vida. Tampoco pueden conducir a la realización de una cesárea.

El cordón umbilical se suele cortar justo después del parto.

Como se explica en los apartados anteriores, los tres niveles de dificultad para desenrollar el cordón umbilical en los niños son cubiertos de manera eficiente por los especialistas. Pueden darse porque se detectó el problema con anterioridad en los estudios del embarazo o porque el enredo haya ocurrido en sus últimos movimientos giratorios.

“El cordón umbilical puede enrollarse en el feto durante cualquier momento del embarazo y en cualquier parte del cuerpo del bebé”

Que el niño presente el cordón umbilical enrollado en su cuerpo no representa un mayor peligro para su salud o su vida; esta condición es absolutamente recurrente en las salas de parto, por lo que los especialistas están plenamente capacitados para responder.

La recomendación final a los padres es que no se dejen llevar por informaciones alarmantes; más bien, deben revisar la información más actualizada y certera sobre el tema. 

Te puede gustar