¿La postura del feto indica cómo será el parto?

Óscar Dorado 8 junio, 2018
Dependiendo de la posición del bebé en el vientre, se puede llevar a cabo el parto vaginal natural. Sin embargo, a veces es necesario practicar una cesárea. Descubre cómo influyen las diferentes posturas del feto para saber cómo será el parto.

La posición en la que se encuentra el bebé durante las últimas semanas del embarazo te dará mucha información sobre el parto. De este modo, es posible saber cómo manejar mejor las molestias y el dolor. También podrás saber de qué forma acelerar el trabajo una vez que llegue el momento del nacimiento.

Ciertamente, el bebé puede colocarse de muchas maneras; la posición también puede determinar el nacimiento del pequeño, ya sea que nazca por vía natural o por cesárea.

¿La postura del feto indica cómo será el parto?

La respuesta a esta pregunta, tan común entre futuras mamás, es sí. Te contamos las principales posturas del feto que indican cómo puede producirse el alumbramiento:

1. Posición cefálica anterior

Es la posición de parto más común y la mejor para el alumbramiento; el 95% de los bebés la adoptan espontáneamente. En este caso, la cabeza está baja y el bebé está de cara a la espalda de la madre, con su columna vertebral mirando hacia el abdomen.

El parto puede darse perfectamente por vía vaginal, excepto cuando el pequeño es muy grande en proporción con la pelvis materna o si existe algún motivo médico que lo impida, como puede ser una enfermedad cardíaca.

La posición del feto puede propiciar diferentes vías de alumbramiento.

2. Posición de occipucio posterior

Esta posición es similar a la cefálica; el bebé está con la cabeza situada hacia abajo. La diferencia es que mira hacia el frente de la madre en lugar de la espalda.

En este caso, la mayoría de los bebés nacen por vía vaginal, pero esto puede dificultar el trabajo, especialmente si la barbilla del bebé está levantada. Por eso, se puede ayudar a sacar al pequeño con el uso de fórceps o con una ventosa.

“El momento en el que nace el niño, la mamá también nace. La mujer ya existía, pero la madre, nunca. Una madre es algo absolutamente nuevo”
—Bhagwan Shree Rajneesh—

3. Posición transversal

Esta posición poco frecuente se relaciona con un útero demasiado relajado y grande, lo que permite que el feto se incline con demasiada facilidad. En este caso, el feto está acostado en posición horizontal o cruzado en lugar de vertical.

Por lo general, el bebé tiene su cabeza en el lado izquierdo o derecho del abdomen de la madre y se encuentra acostado sobre su espalda o vientre con el hombro sobre el conducto del parto. Debido a los riesgos asociados con la expulsión por vía vaginal, la única opción es una cesárea.

4. Posición de nalgas

Dentro de las posiciones anormales, la de nalgas es la más frecuente. En este caso, el feto se posiciona frente a la presentación cefálica; es decir, la cabeza está levantada con las nalgas o las piernas hacia el canal de parto. Existen tres tipos distintos de posición de posiciones de nalgas:

  1. Completa: el bebé viene con las nalgas primero y con las rodillas flexionadas.
  2. Incompleta o podálica: uno de los pies del bebé apunta hacia abajo.
  3. Nalgas franca: en este caso, las nalgas del bebé están dirigidas al canal de parto y sus piernas están extendidas hacia arriba, con los pies cerca de la cabeza.
La posición del feto indica cómo será el parto y de qué manera se producirá el alumbramiento.

¿Qué se hace en estos casos?

En la mayoría de estas ocasiones, se suele practicar una cesárea. Sin embargo, incluso si el feto está posicionado cabeza abajo, es posible tener un parto vaginal que cumpla con ciertas condiciones: la madre debe tener una pelvis suficientemente amplia, el bebé no debe ser demasiado grande y la madre debe armarse con mucha paciencia y coraje.

Además, hay maneras para girar a un bebé que se presenta de nalgas a una posición de cabeza. Uno de ellos es a través de un procedimiento llamado “versión cefálica externa”. Esta maniobra se utiliza para intentar voltear al bebé y propiciar la oportunidad de tener un parto por vía natural.

En definitiva, como has podido observar, la postura del feto indica cómo será el parto. Te recomendamos que, a medida que se acerca el momento de dar a luz, estés segura y tranquila para que todo fluya normalmente. Es aconsejable que descanses y te cuides bien.

Asimismo, no olvides que, incluso si se puede trabajar para conseguir una postura normal, la forma de dar a luz a tu bebé no dependerá enteramente de ti. En la mayoría de los casos, el médico especialista puede ayudar a encontrar la postura correcta y, si no es posible, la opción de una cesárea debe ser imprescriptible.

Te puede gustar