7 consejos para superar el miedo a dar a luz

Óscar Dorado 5 abril, 2018
El miedo a dar a luz puede ir desde la simple aprehensión hasta la auténtica ansiedad fóbica. Se trata de algo bastante natural, ya que casi todas las futuras mamás han pasado por ello.

Todo está listo para la llegada del bebé. Has llevado a cabo todos los preparativos y te sientes feliz e impaciente. A pesar de todo, puede haber algo que te inquiete. Es superar el miedo a dar a luz, especialmente cuando se trata de la primera vez.

A pesar de que las visitas prenatales y los avances en tecnología médica están ahí para tranquilizarte, debes tener la seguridad de que la ansiedad del parto es completamente normal. Esto, además, puede afectarte tanto física como psíquicamente.

El parto es una experiencia única e irrepetible. Sin embargo, cuando las cosas no salen como se esperaba, la experiencia puede dejar un recuerdo amargo.

Por este motivo, es esencial que prepares de la mejor manera posible el día del nacimiento del bebé y que mantengas la calma para evitar todo tipo de consecuencias por padecer estrés durante el parto.

7 consejos para superar el miedo a dar a luz

A continuación, ponemos a tu disposición 7 consejos para superar el miedo a dar a luz:

1.- Infórmate sobre la maternidad

El primer consejo es que, tan pronto como puedas, averigües sobre las maternidades en tu ciudad. Un buen alivio puede ser el hecho de leer los comentarios de los usuarios en internet, solicitar opinión a tus familiares, amigos.

Una vez registrada la sala de maternidad, ubicar los espacios y caminar por dentro del centro hospitalario te ayudará. Visualizarás los lugares y, de esta manera, anticiparás mejor la llegada del pequeño.

Superar el miedo al parto es posible gracias a profesionales y familiares.

2.- Anticipa la llegada del bebé

Para reducir el estrés que provoca el parto y anticipar la llegada del bebé, puedes leer libros especializados que te permitan conocer las diferentes etapas. Estos te ayudarán a disipar algunas dudas y responder las preguntas que puedas tener.

No olvides decorar la habitación de los niños y hacer los últimos preparativos con el fin de anticipar el nacimiento de tu pequeño.

3.- Realiza técnicas respiratorias

Si aún no lo has hecho, aprovecha el embarazo para practicar técnicas respiratorias como la sofrología, la haptonomía o el yoga. Estas disciplinas harán posible que la mente y los músculos estén relajados.

4.- Conoce al equipo médico

Tómate el tiempo para reunirte con tu obstetra, el anestesiólogo y la partera que atenderán el nacimiento del pequeño. No dudes en hacerles preguntas y expresarles tu preocupación.

Debes tener en cuenta que no eres la primera persona en pasar por este momento; en consecuencia, estos profesionales están acostumbrados a tratar con futuras mamás ansiosas. Ten la seguridad de que en estos casos no hay preguntas estúpidas. Lo principal es que te sientas tranquila.

“El momento en el que nace el niño, la mamá también nace. La mujer ya existía, pero la madre, nunca. Una madre es algo absolutamente nuevo”
—Bhagwan Shree Rajneesh—

5.- Pide ayuda a tu pareja

Tu pareja debe ser tu primer apoyo. Pídele que esté presente y activo durante el parto. Él puede animarte, pero también puede calmarte mediante masajes, caricias o lo que precises.

Si también necesitas una presencia femenina, debes saber que hay compañeras, también llamadas doulas, cuyo papel es precisamente estar contigo y apoyarte durante este gran momento.

6.- El dolor puede ser reducido

Por supuesto, decir que un parto es indoloro no tiene sentido. Sin embargo, si decides dar a luz sin una epidural, muchos métodos son efectivos para manejar realmente las contracciones dolorosas:

  • El hecho de moverse, caminar o bailar promueve un descenso más rápido del bebé.
  • Una buena respiración es esencial durante el trabajo de parto. Permite canalizar la energía y mantener todas las fuerzas necesarias para expulsar al bebé lo más rápido posible.
  • Acompañar cada contracción visualizando la evolución del bebé hace que ya no se pueda enfocar únicamente el dolor.
  • Entre cada contracción, es esencial relajarse al máximo y vaciar la mente para no estar en un estado de tensión constante.
Los profesionales y los controles médicos son esenciales para superar el miedo a dar a luz.

7.- Positivismo

Finalmente, la mejor manera de superar el miedo a dar a luz es simplemente pensar de manera positiva en el momento mágico en el que finalmente podrás, después de todos estos largos meses de espera, abrazar al pequeño en tus brazos.

Como en cualquier situación cotidiana, mantenerte positiva y esperanzada te ayudará a reforzarte mentalmente para afrontar este momento tan especial.

Para acabar, debes tener en cuenta que cualquiera que sea el origen de tus temores, lo ideal es que recibas el apoyo de un profesional. Asistir a clases de preparación para el parto, compartir tus temores con la partera o consultar a tu ginecólogo también contribuirán a resolver muchas dudas y te ayudarán a reducir el miedo a dar a luz.

Te puede gustar