El baño en los niños: Importancia y consejos prácticos

Mervis Romero · 30 noviembre, 2018
El baño en los niños es la parte más importante de su higiene. Debes hacer de este momento algo agradable para fomentar hábitos de vida saludable. A continuación, descubre algunas maneras de hacerlo.

El baño en los niños puede ser la ocasión ideal para fortalecer los lazos con ellos y estimular su autonomía. Aprovecha este rato para convertirlo en el momento más agradable y divertido. Para ello, debes conocer cuál es la hora perfecta para el baño y cuánto debe durar. Aquí encontrarás los mejores consejos para bañar a tu hijo.

La importancia del baño en los niños

Para conservar la buena salud del pequeño, es necesario desarrollar desde una edad temprana buenos hábitos de higiene personal. Esto ayuda en gran medida a prevenir diversas enfermedades; de ahí la importancia del baño en los  niños.

Se trata de una medida de higiene de vital importancia para erradicar gérmenes y bacterias. Por otra parte, también es una forma de contribuir a la autonomía del niño.

Después de los seis meses de vida, este momento se convierte en una oportunidad de juego y diversión para el infante. En tanto, a partir del año, ya pueden comenzar a participar en su higiene; a los tres, empiezan a ganar todavía más independencia.

Consejos para bañar a un niño

A muchos niños, especialmente si tienen menos de tres años, no les gusta estar solos en la bañera. Por ese motivo, es bueno preguntarle si quiere la compañía de un muñeco para que acceda al baño.

Puedes dejar que use la esponja; a esta edad, ya empiezan a ser conscientes de su cuerpo y quieren limpiarse por sí mismos. Otra sugerencia valiosa es que, al bañarlo, uses champú con pH neutro y en pequeñas cantidades.

Además de estos consejos, te presentamos otras sugerencias para el baño en los niños:

La hora del baño

Si bien este hábito no necesita llevar un horario rígido, para hacer una rutina puedes colocar actividades de referencia. Por ejemplo, después de la cena y antes de dormir.

De esta forma, el niño sabrá cuál es el momento de la higiene. Es importante resaltar que estas rutinas ayudan al niño a construir su identidad y le brindan estabilidad en una etapa de pleno crecimiento y descubrimiento constante de cosas nuevas.

Un buen baño relajante puede ser la técnica de relajación perfecta si mi hijo es muy inquieto.

Qué zonas debe limpiar y cuáles no

A partir de los tres años de edad, el pequeño querrá estregarse la panza, los brazos o las piernas; deja que lo haga con una esponja. Sin embargo, las zonas más delicadas del cuerpo debes limpiarlas tú.

Por ejemplo las orejas, en las que no debes introducir nada y es necesario enjuagarlas bien. Lo mismo pasa con la nariz, que puedes limpiar con una esponja y con suero salino.

Peligros en el baño para los niños

Es común que en el baño ocurran accidentes si no se tienen las medidas adecuadas. Para prevenirlos, debes tomar ciertas precauciones. En primer lugar, ten cuidado cuando el niño pone el pie en la bañera; sostenlo para evitar resbalones. Si es posible coloca una superficie rugosa adjunta al suelo de la tina.

Por otra parte, evita tener aparatos eléctricos cerca de la bañera y no dejes al niño solo en el agua en ningún momento. El más mínimo descuido puede terminar en un incidente serio, así que procura llevar todo lo que vas a necesitar desde antes de iniciar el baño.

“A partir del año, los niños ya pueden comenzar a participar en su higiene; a los tres, empiezan a ganar todavía más independencia”

Juegos y experimentos

Si el niño ya va a la escuela, aprovecha para preguntar qué tal le ha ido o cómo son sus amigos mientras lo bañas. De esta forma, se fortalecen sus lazos y le trasmites confianza y seguridad.

Además, este momento también es el escenario ideal para enseñarle cosas nuevas, juegos y experimentos. Por ejemplo, para favorecer su motricidad, enséñale a verter agua de una botella a un vaso sin que se derrame o dedica tiempo a nombrar las partes del cuerpo que aún no conoce.

Ajusta la temperatura del agua

Para evitar quemaduras, debes ajustar la temperatura del agua para que esté a menos de 37 grados. Para ello, introduce el codo o la parte inferior de la muñeca y cerciórate de que esté tibia y no caliente.

Cuánto debe durar el baño en los niños

Eres tú quien decide cuanto debe durar el baño. No obstante, el objetivo debe ser la higiene del niño, y no el hecho de pasar mucho tiempo en el agua. Además, si el pequeño es propenso a sufrir resfriados, procura que el baño no sea tan largo.

Muchos cuestionan la necesidad de lavar el pelo a los niños todos los días.

¿A qué edad puede el niño bañarse solo?

A partir de los 6 años de edad, el niño puede bañarse solo, pues debes dejar lugar para su intimidad. Sin embargo, debe existir un control; por ejemplo, dile cuánto tiempo puede permanecer en el baño y cerciórate de que se limpie de manera correcta.

En síntesis, el baño en los niños no debe ser un momento aburrido, sino la rutina que le permita asimilar la responsabilidad de limpiar su cuerpo. ¡Debes lograr que encare esta tarea con entusiasmo!