¿Es bueno dejar que los niños hagan las cosas solos?

Mervis Romero · 18 septiembre, 2018
Muchos padres se cuestionan si es bueno dejar que los niños hagan las cosas solos. De ser así ,¿qué actividades pueden realizar según la edad?

Aunque dejar que los niños hagan las cosas solos parezca sencillo, en la práctica es un poco complicado. Principalmente lo es para los padres, pues implica dedicar tiempo a enseñar y supervisar a los pequeños al realizar las actividades. Sin embargo, con estas sugerencias, puedes lograr que tus hijos adquieran madurez e independencia para el futuro.

Dejar que los niños hagan las cosas solos según la edad

Algunas sugerencias inspiradas en la tabla de Montessori pueden guiarte al colocarle las tareas o actividades a tu hijo consecuentemente con la edad que tenga.

No obstante, ten presente que cada niño tiene su propio ritmo de aprendizaje, el cual debes respetar. Es decir, un niño puede realizar ciertas actividades que, de acuerdo a la teoría, es para niños de mayor o menor edad que él.

¿Qué determina el grado de aprendizaje en el pequeño? Este aspecto está condicionado por su motivación, la habilidad, las ganas de hacer las cosas, la educación de los padres, su conocimiento e incluso el entorno donde vive y desarrolla su vida cotidiana.

Pequeños de entre 2 y 3 años de edad

Quizás los padres piensen que a esta edad todavía son bebés. Sin embargo, los pequeños poseen la capacidad de ejecutar ciertas actividades sencillas. Por ejemplo, pueden ordenar sus juguetes, recoger su ropa, regar las plantas, comer solos y guardar sus libros de cuentos, entre otras cosas.

Niños de 4 a 5 años de edad

Durante esta etapa, el infante observa el comportamiento de los adultos, lo imita y actúa de acuerdo a la aprobación o castigo que reciba. También es capaz de ser ordenado y colaborar en recoger y guardar sus juguetes.

Colocar los juguetes debe ser una tarea de los niños, no de los padres.

Por otro lado, el niño puede colocar los cubiertos, platos y servilletas en la mesa, aprender a esperar su turno y compartir comida y juguetes, desnudarse y vestirse con ayuda de un adulto y puede manifestar interés en jugar con otros niños.

Entre los 6 y 7 años

A esta edad, el infante puede ser responsable de realizar sencillas tareas domésticas, como quitar el polvo y ordenar la mesa. También se le puede pedir pasar la aspiradora, ordenar su escritorio, preparar la ropa para vestirse y arreglar su mochila para el colegio.

Cabe destacar que, alrededor de los siete años, el niño ya tiene el control para evitar descuidos involuntarios y puede desplazarse en entornos cercanos como ir a casa de un vecino o familiares.

Además, tiene la capacidad como para administrar un poco de dinero semanal e identifica lo bueno de cumplir y lo malo de pasar por alto las prohibiciones.

La edad de los 8 años

A los ocho años, un niño comienza la autonomía personal. Es por ello que debes dejar que los niños hagan las cosas solos cuando se aproximan a esta fase de sus vidas.

Aunque todavía precisan de supervisión, es conveniente que ellos no lo noten. Puedes darles algunas responsabilidades diarias como preparar el desayuno, barrer, fregar, cuidar de las mascotas y bañarse solo.

“Cada niño tiene su propio ritmo de aprendizaje, el cual debes respetar. Es decir, un niño puede realizar ciertas actividades que, de acuerdo a la teoría, es para niños de mayor o menor edad que él”

Entre los 9 y los 11 años

En este momento, el niño alcanza un grado superior de autonomía en sus intenciones, por lo que suele ser más responsable y organizado. Posee criterios personales, toma decisiones y se opone a los adultos enfáticamente. Por otro lado, acepta con gusto que se le recompense por las tareas que efectúa.

A los 12 años

En esta etapa, la crítica de parte del niño es más frecuente, en especial hacia los padres y profesores; ya no desea que le traten como a un niño. Además, influyen los amigos y hermanos mayores en su comportamiento y demanda autonomía en todas sus decisiones.

¿Cómo lograr que los niños hagan las cosas solos?

Poco a poco, deja que asuman responsabilidades de acuerdo a su edad. Explicarles cómo hacer las cosas y servirles de modelo contribuye de forma positiva en este proceso.

Confía en ellos y en sus posibilidades. Además, anímales y premia sus logros, aunque sean pequeños; muéstrales de forma positiva los errores y enséñales a percibir los fracasos como experiencias de aprendizaje.

Ayudar en las tareas de la casa es una misión de todos los miembros.

¿Afecta al niño no permitirle que haga las cosas por sí solo?

Efectivamente, no dejar que los niños hagan las cosas solos es perjudicial para su maduración, pues se está imponiendo un obstáculo para cumplir responsabilidades y desarrollar su autonomía.

Esto les impide tener iniciativa, tomar decisiones y enfrentar las dificultades de forma positiva. Por lo tanto, son propensos a tener una baja autoestima.

Se concluye, por ese motivo, que lo más conveniente es dejar que los niños hagan las cosas solos bajo la supervisión de padres o adultos responsables y siempre considerando su edad y sus posibilidades.