El aborto de repetición

Francisco María García · 8 octubre, 2018
Cuando la futura mamá sufre pérdidas espontáneas del embarazo antes de llegar a la vigésima semana de gestación, se habla de un aborto de repetición. Ante esta situación, pueden imponerse diferentes tipos de tratamiento.

Se denomina aborto de repetición a la sucesión de pérdidas espontáneas de embarazos antes de las 20 semanas de gestación. Los abortos espontáneos ocurren en un 15% de los casos, y la tasa aumenta si la mujer ya ha pasado por un aborto previamente. El número se duplica si ha habido más de dos casos.

Las causas del llamado aborto de repetición pueden ser diversas. Sin embargo, en algunos casos es difícil determinar el motivo con exactitud. En ello pueden influir muchos factores diferentes.

Tampoco hay cifras exactas sobra la incidencia de este tipo de aborto. En principio, serían alrededor de 2% a 5% las mujeres en edad reproductiva las afectadas. Si la pareja debe someterse a programas de fecundación in vitro, las probabilidades de abortos aumentan.

Causas del aborto de repetición

Las enfermedades autoinmunes, las infecciosas, los problemas endocrinos, genéticos o anatómicos, o trastornos como la trombofilia o enfermedades inmunes son las causas que más incidencia tienen en los abortos por repetición.

Por otra parte, factores tóxicos (alcohol, café, tabaco) y ambientales (metales pesados) pueden inducir abortos espontáneos y generar dificultad para sostener embarazos.

  • Factores endocrinos: La presencia de niveles de hormonas tiroideas o de glucosa alterados impedirán que un embarazo prospere si no se tratan adecuadamente. En el mismo cuadro se encuentran el síndrome de ovarios poliquísticos o la obesidad.
  • Factores genéticos: La alteración a nivel cromosómico en el cariotipo del varón o la mujer implica al 5% de los casos de abortos de repetición. Es por esto que todas las parejas que deseen hacer el tratamiento de fecundación in vitro deben realizarse un estudio de cariotipo.
  • Trombofilias: Son aquellas patologías que alteran la coagulación sanguínea y predisponen a la trombosis. Cuando estos trombos suceden en el período de formación de la placenta, pueden provocarse abortos de repetición.
  • Factores anatómicos: Los problemas uterinos suelen tratarse de manera exitosa en un 70 – 85% de las ocasiones. Se trata, en general, de alteraciones que pueden ser adherencias formadas de manera natural, como miomas o septos, o como resultado de intervenciones anteriores.
  • Factores inmunológicos: Cuando la mujer padece incovenientes inmunes, el organismo ataca al embrión en vez de acogerlo.
  • Factor masculino: Después de los 40 años, los espermatozoides sufren una mayor fragmentación en el ADN. Esta es otra de las causas recurrentes de aborto de repetición.
Los abortos espontáneos dejan huellas profundas en los padres.

Estudios clínicos en parejas propensas al aborto de repetición

Ante la presencia de dos o más abortos espontáneos, una pareja puede solicitar una serie de estudios a fin de detectar las causas y realizar el tratamiento adecuado, si lo hubiere. Estos exámenes son:

  • Investigación de cariotipos en ambos miembros de la pareja.
  • Análisis endocrinos.
  • Estudios uterinos mediante pruebas de imagen: ecografía, histerosalpingografía, resonancia magnética.
  • Análisis inmunológicos.
  • Análisis de trombofilia.
  • FISH en esperma, meiosis y biopsia testicular para establecer el nivel de fragmentación de ADN.
  • Determinar presencia en sangre periférica de células Natural Killer. Estas impiden la implantación del embrión de manera normal, incluso con técnicas de fertilización in vitro.

“Las causas del llamado aborto de repetición pueden ser diversas. Sin embargo, en algunos casos es difícil determinar el motivo con exactitud”

Tratamiento para casos de aborto de repetición

El tratamiento dependerá del resultado de los estudios. Hay una amplia gama de soluciones posibles, muchas con resultados exitosos inmediatos. Entre ellas, se cuentan:

  • Histeroscopia quirúrgica.
  • Tratamiento endocrino.
  • Medicación anticoagulante, como por ejemplo la heparina.
  • Estudio genético de diagnóstico preimplantacional de embriones.
  • Linfoterapia.
  • Gammablobulina.
Todas estas alternativas deben ser recomendadas por equipos interdisciplinares compuestos por psicólogos, endocrinólogos, andrólogos, ginecólogos, entre otros. Los tratamientos específicos pueden revestir mayor o menor complejidad.

Tratamiento genético

Los tratamientos para aborto de repetición por causas genéticas implican la selección de embriones cuya carga genética sea normal; es decir, que son adecuados para transferir información a un bebé nacido sano.

En este sentido, la ciencia genetista actual ha avanzado en la hibridación genómica comparada con arrays. Esto significa que es posible definir si hay carencia o exceso de genes o cromosomas en el embrión, abarcando la totalidad de estos. La buena noticia es que estos estudios superan los denominados FISH, que solo estudiaban cromosomas.

Tratamiento endocrino

Se efectúa con una medicación que permita regularizar el funcionamiento hormonal. Incluyen la estimulación ovárica, tiroxina, agonistas dopaminérgicos, metformina.

Tratamiento anatómico

Los tratamientos más frecuentes para complicaciones uterinas incluyen histeroscopia con resección del mioma submucoso o septo uterino. Asimismo, ampliar la cavidad del útero es otra solución posible para prevenir un aborto por repetición.

Tratamiento en trombofilia

De forma puntual, la medicación para estos abortos incluye desde heparinas (HBPM) de bajo peso molecular, —por ejemplo, acido acetilsalicílico—, hasta vitaminas y folatos.

En síntesis, el aborto de repetición es tan frecuente como tratable. Hoy en día, con la evolución de los estudios en genética y demás causas orgánicas, es posible detectar en un alto porcentaje las causas más frecuentes de este padecimiento y solucionarlas eficazmente.