¿De qué depende el color de ojos y de pelo de tus hijos?

Óscar Dorado 18 abril, 2018
El color de ojos y de pelo de cada pequeño depende, principalmente, de sus antecedentes genéticos. No obstante, también influye la probabilidad. Descubre más sobre este interesante tópico en el siguiente artículo.

Todos nacemos con genes transmitidos por parte de nuestros padres. Estos tienen influencia en el color de ojos y de pelo y la forma de la nariz y los oídos, entre otras características. Repasamos todo lo que hay que saber sobre las características que distinguen a nuestro rostro y cabellera.

La totalidad de estos rasgos se transmite a los recién nacidos a través de los genes de sus progenitores; a la vez, ellos mismos los han heredado de los abuelos. Es algo que les acompañará durante toda la vida y que transmitirán a sus hijos mediante mezclas aleatorias.

Existen miles de millones de combinaciones posibles y algo de probabilidad. Eso es lo que les hará diferentes de sus hermanos y hermanas, incluyendo, entre otras características, el color de ojos y de pelo.

Es durante la fecundación cuando se suceden los hechos: el padre aporta la mitad de su herencia genética en su esperma; la madre, por su parte, le da al bebé no solo la mitad de sus genes, sino también el medio ambiente que servirá como campo de crecimiento para las primeras células del bebé.

Entonces, la casualidad determina lo que proviene del padre y lo que proviene de la madre. A continuación, te describimos de qué depende el color de ojos y de pelo de tu hijo.

¿De qué depende el color de ojos y de pelo de tu hijo?

El color de los ojos

Pueden ser azules, verdes, negros, marrones, etc. Los ojos del ser humano ofrecen una extensa y hermosa paleta de colores. No obstante, es bien sabido que la determinación del color de los ojos se trata, principalmente, de una cuestión genética.

Desde el color de los ojos de los padres hasta el de los bisabuelos, es posible predecir el que tendrán los ojos de sus descendientes. A pesar de esto, nunca debes olvidar que siempre puede haber alguna sorpresa.

El color de ojos y de pelo de los bebés depende de sus padres y otros antepasados.

Ciertamente, debes saber que cada ser humano tiene dos tipos de genes: los dominantes y los recesivos. Ambos influyen en el color de ojos y el pelo del individuo.

Los genes dominantes son los más fuertes, ya que tienen una mayor influencia para determinar el color de los ojos del bebé. Por otro lado, los genes recesivos son más débiles, pero no se anulan entre sí. Esto significa que, cuando se juntan los cromosomas después de la fertilización, un alelo prevalecerá sobre el otro.

Analicemos el caso en el que el padre tiene los ojos azules y la madre de color marrón. En esta circunstancia, existirían muy pocas posibilidades de que el niño tuviera los ojos azules, ya que el fenotipo de color marrón es dominante sobre el azul.

Los genes recesivos están presentes en el ADN del individuo, incluso si no se manifiestan en su físico. Es por eso que hay características que se heredan después de dos o más generaciones.

“La totalidad de los rasgos como el color de ojos y de pelo se transmite a través de los genes de sus progenitores”

La pigmentación del cabello

Al igual que el color de los ojos, el color de pelo de tu hijo dependerá de la herencia genética de los padres. Sin embargo, resulta bastante más difícil predecir con exactitud de qué color será.

El color de pelo está directamente relacionado con la pigmentación de los folículos capilares. Estos pequeños sobres protegen las raíces del cabello. Dependiendo del tipo de melanina, los folículos producirán cabello castaño, rubio, negro, entre otros.

De acuerdo con el conocimiento actual de la genética, algunos genes juegan un papel determinante para el color del cabello. Por ejemplo, el alelo marrón es dominante, mientras que el alelo rubio es recesivo. En esa línea, los colores oscuros proceden de genes dominantes y los claros de genes recesivos.

El color de ojos y de pelo de tus hijos dependerá de qué genes se impongan en su constitución genética.

Por ejemplo, si el padre tiene el cabello castaño y no tiene antepasados con cabello rubio y la madre tiene el pelo claro, es probable que el bebé tenga cabello oscuro; esto se debe a que el color del pelo del padre, siendo dominante, prevalece sobre el de la madre.

En definitiva, la alteración de dos ADN puede ofrecer un número infinito de combinaciones. Sin embargo, gracias al progreso de la ciencia, ahora es posible predecir ciertas características de tus hijos a través de los genes según se trate de genes dominantes o recesivos.

Te puede gustar