Cómo educar a niños amantes de la naturaleza

No cualquier niño puede ser amante de la naturaleza solo por gusto, a veces se requiere un mínimo de contacto con esta para lograrlo. Por lo general aquellos pequeños que crecen cerca de animales, que comparten momentos en el campo o viven en zonas rurales son los que más se apasionan por este tema.

Aunque de alguna manera dejamos que ellos mismos elijan si quieren seguir este camino, en ocasiones depende de la influencia de algún familiar. Quizá alguno de sus progenitores, o ambos, son amantes de la naturaleza. Lo cierto es que este contacto tan importante, tiene sus propios retos. Aunque  resulte divertido y apasionante, existen ciertas reglas que seguir.

Si vamos a criar a nuestros hijos con apego a los tesoros naturales, es necesario plantearles varias recomendaciones. Para comenzar, es preciso hablarles de su cuidado personal, pues no siempre la naturaleza es inofensiva. Es muy importante concientizarlos sobre potenciales peligros de estar en el exterior. De igual manera, hace falta que los eduquemos en cuanto al cuidado del propio ambiente.

Recomendaciones para educar a los niños amantes de la naturaleza

 

No se trata solo de que jueguen en el exterior, es necesario cuidarlos de posibles riesgos. Estando en la naturaleza, los niños pueden estar en contacto con bacterias, hongos o animales peligrosos. Aunque en ocasiones se recomienda este tipo de contacto para que mejoren su sistema inmunológico, los excesos son negativos.

Si tu hijo es una amante de la naturaleza, es conveniente tomar en cuenta las siguientes recomendaciones.

  • Habla con tus pequeños acerca de los peligros que hay en el ambiente. Aconséjales que no toquen cualquier animal que encuentren, y cuéntales sobre las plantas venenosas. Los insectos, las aguas contaminadas y el uso de químicos en la vegetación también son riesgos latentes.
  • Antes de salir al exterior, es importante protegerlos con repelentes de insectos. También es fundamental el uso de bloqueador solar incluso en épocas de invierno.
  • Recuerda colocarle prendas de vestir adecuadas. Es conveniente que esté abrigado y protegido de la humedad cuando sea necesario. También conviene que el calzado sea resistente a la superficie y que no deje pasar la humedad. Pese a que a veces es necesario que estén frescos, también hay que cuidarnos de las picaduras de insectos.
  • Es muy importante que su alimentación sea adecuada para elevar sus defensas. Además, es muy recomendable la hidratación correspondiente.
  • Conviene tener a la mano un botiquín de primeros auxilios cuando los llevamos al campo. Del mismo modo, es pertinente la acción inmediata en caso de reacciones adversas relacionadas a intoxicación o picaduras.

Beneficios del contacto con la naturaleza

 

Algunos estudios señalan que pese a los riesgos de estar en el campo, los beneficios son superiores. Por lo tanto, los especialistas invitan a no limitar a nuestros hijos el contacto con la naturaleza.  De acuerdo con las investigaciones, los beneficios pueden ser físicos y psicológicos.

“El aumento de las pruebas demuestra los beneficios de la naturaleza para la psicología de los niños y el bienestar físico, incluido la reducción del estrés, una mayor salud física, mayor creatividad y una mejor concentración”

-Asociación Americana de Psicólogos-

Los psicólogos aseguran que los supuestos riesgos no son mayores que los beneficios. Por lo tanto, no debemos evitar que nuestros niños disfruten de un divertido paseo por el parque, acampar de vez en cuando o simplemente salir a jugar al jardín. Comentan que aun cuando vivamos en la ciudad, de alguna manera nos exponemos a los mismos riesgos que hay en la naturaleza.

Como sabemos, algunos límites existen. Por ejemplo, recomendamos alejarnos de aguas contaminadas o zonas de animales salvajes. Elegir correctamente el espacio y dejar que se ensucien un rato, podría favorecer su creatividad, fomenta su conciencia ecológica, y ayuda a su sistema inmune, según los expertos.

Actividades para realizar en la naturaleza

Sin necesidad de ser expertos campistas, podemos iniciar a nuestros niños en el cuidado y valoración de los espacios naturales. En las principales ciudades se pueden encontrar espacios para disfrutar de la naturaleza. También en nuestras propias casas a veces existe el lugar ideal. Algunas recomendaciones son las siguientes.

  • Planifica un picnic el fin de semana. Sentarnos a comer en el parque es una actividad sencilla, que nos permiten esparcirnos un rato y que no requiere mucho tiempo y esfuerzo
  • Enséñalo a cuidar. Por medio de juegos específicos, podemos incentivarlos a recoger las hojas o limpiar pequeñas áreas naturales donde se hallen desperdicios. Cuidar una planta o una mascota, también les aportan beneficios
  • Realiza un partido de futbol en el parque. El deporte en la naturaleza es muy beneficioso, además que nos une como familia y crea recuerdos mágicos
  • Acampar no es para todos, pero se puede intentar. Quizá no tengamos que dormir en el exterior, pero pasar el día pescando, levantando una tienda o encendiendo una fogata, puede ser muy divertido.

 

Categorías: Ocio y maternidad Etiquetas:
Te puede gustar