Dismorfia de Snapchat: ¿qué es y cómo afecta a tus hijos?

Las redes sociales muestran rostros y cuerpos irreales que ejercen una gran presión sobre los jóvenes. Una de sus consecuencias es la denominada dismorfia de Snapchat. ¿La conoces?
Dismorfia de Snapchat: ¿qué es y cómo afecta a tus hijos?
Elena Sanz Martín

Escrito y verificado por la psicóloga Elena Sanz Martín el 18 noviembre, 2021.

Última actualización: 18 noviembre, 2021

Si eres usuaria habitual de las redes sociales habrás comprobado que existe una tendencia creciente a añadirles filtros a las fotografías y a los videos para mejorar su aspecto. Niños, jóvenes y adultos han sucumbido a esta moda de suavizar, matizar o alterar su rostro en sus publicaciones gracias a las distintas herramientas existentes. Pero, ¿te has puesto a pensar en las repercusiones que esto puede traer sobre los menores? Hablamos de una de las más importantes: la dismorfia de Snapchat.

Aceptar quienes somos y cómo somos es una tarea que dura toda la vida, pero que es especialmente relevante durante la adolescencia. Los cambios corporales, la presión social y la necesidad de aprobación grupal lleva a muchos jóvenes a desarrollar distintos complejos y a sentirse incómodos en su piel.

Sin embargo, este fenómeno se exacerba cuando la comparación ocurre con las vidas y las imágenes ficticias de las redes sociales. ¿Qué podemos hacer como padres? Lo veremos a continuación.

¿Qué es la dismorfia de Snapchat?

El término dismorfia de Snapchat fue acuñado por el médico cirujano británico Tijion Esho, luego de corroborar un aumento en las consultas motivadas por la búsqueda del aspecto físico de las selfis retocadas.

Así, este desorden presenta las mismas características que el trastorno dismórfico corporal (TDF), solo que influenciado por las redes sociales. El TDF se caracteriza por una preocupación excesiva a raíz de uno o varios defectos o imperfecciones físicas que pueden ser leves o inexistentes.

Es decir, la persona tiene una percepción exagerada o errónea acerca de un rasgo físico propio, que puede pasar inadvertido o que es irrelevante para los demás.

Esta obsesión genera un enorme malestar y lleva a la persona a tomar ciertas conductas disfuncionales como las siguientes:

  • Pasar una gran cantidad de horas pendiente de sus defectos físicos, lo cual dificulta el normal desenvolvimiento en las actividades cotidianas (escolares, sociales o familiares).
  • Realizar acciones repetitivas, como mirarse una y otra vez al espejo, maquillarse en exceso o buscar el reaseguro constante de la perfección.
  • Comparar continuamente su aspecto físico con el de otras personas.

Este trastorno puede afectar tanto a los hombres como a las mujeres y suele desarrollarse en la adolescencia temprana.

Además, es común que estas preocupaciones involucren a los defectos autopercibidos del rostro. Esto es porque las selfis muestran dichos rasgos y las redes sociales los exponen de manera constante.

¿Por qué se produce la dismorfia de Snapchat?

El uso permanente de las redes sociales o de los filtros que retocan las fotos no son la causa única de este trastorno. También juegan un papel importante la autoestima y otras características personales, tanto genéticas como aprendidas. Aún así, internet y la tecnología influyen significativamente y de diversas formas:

  • La utilización constante de filtros favorece a la creación de expectativas poco realistas. Los jóvenes pueden olvidar que esos rostros y esos cuerpos que ven están retocados y son falsos. Especialmente, porque no existen referentes de personas reales con físicos diversos con los que puedan sentirse identificados.
  • Las redes sociales promueven la comparación constante. Así, se logra que los jóvenes luchen continuamente por encajar en unos estrechos e inalcanzables cánones de belleza y que sientan culpa, vergüenza y fracaso al ver que no pueden alcanzarlos.
  • Acostumbrarse a observar la propia imagen distorsionada por los filtros y los retoques aumenta el rechazo por su aspecto real. Los adolescentes se enfrentan constantemente a la diferencia entre lo que son y lo que “podrían ser” o “deberían ser”.

¿Cómo evitar que tus hijos sufran dismorfia de Snapchat?

El papel de los progenitores es fundamental a la hora de proteger a los hijos de las consecuencias negativas de las redes.

Por eso, si quieres prevenir la aparición de la dismorfia de Snapchat en los menores puedes aplicar las siguientes medidas.

1. Regula el uso que tus hijos hacen de las redes sociales

A menor edad, mayor perjuicio puede resultar de la exposición a las redes sociales. Por ello, procura retrasar el momento de inicio y regula el tiempo frente a las pantallas, el tipo de contenido que consumen y las interacciones que realizan con los demás. Tu supervisión es fundamental.

2. Habla con ellos acerca de los peligros de las redes sociales e internet

Es importante que les hables a tus hijos sobre cómo puede afectar su bienestar la constante comparación con lo que ven en las redes. Explícales el impacto que esto tiene en su autoestima y recuérdales que puede acarrear problemas de ansiedad, depresión, desórdenes en la alimentación o trastornos de la imagen corporal.

3. Fomenta su autoestima

Procura ayudar a tus niños a construir una autoestima sólida desde su infancia, a cuidar y amar su cuerpo y su salud y a cultivar su mundo interior. Enséñales a aceptarse como son y a no depender de la aprobación externa. De este modo, se verán menos influenciados por la presión social.

4. Exponles a realidades diversas

instagram facebook twitter snapchat

Por último, es importante que los menores cuenten con referentes de personas reales y diversas, que son felices y exitosas sin necesidad de buscar la aparente perfección. Para ello, puedes ayudarles a encontrar contenidos positivos y constructivos en internet, que no se basen en el ensalzamiento de la apariencia física.

La autoestima se enseña con el ejemplo

En definitiva, los niños y los adolescentes se encuentran en momentos vulnerables y críticos de su desarrollo y es fundamental que cuenten con una guía adulta para filtrar y procesar los estímulos que reciben.

Por ello, mantente al tanto de lo que tus hijos consumen en las redes sociales, conversa con ellos al respecto y permanece alerta ante las posibles señales que indiquen la aparición de la dismorfia de Snapchat. Si es necesario, busca ayuda profesional.

Te podría interesar...
Uso de redes sociales y TCA en adolescentes
Eres Mamá
Leerlo en Eres Mamá
Uso de redes sociales y TCA en adolescentes

El uso de redes sociales y TCA en adolescentes ha aumentado por los patrones de belleza y de estilo de vida mostrados por los llamados "influencers...



  • Sandoval, M., García-Huidobro, I., & Pérez-Cotapos, M. L. (2009). Trastorno dismórfico corporal. Revista Chilena Dermatológica25(3), 244-250.
  • González, V. (2019). Selfie: tecnología del yo en el capitalismo tardío y el nuevo malestar de la cultura. Revista Inclusiones, 17-38.