¿Cómo descubrir qué preocupa a mi hijo?

Gladys González·
02 Abril, 2020
Este artículo ha sido verificado y aprobado por la psicóloga Elena Sanz Martín al
03 Abril, 2020
Los adolescentes muchas veces son reticentes a mostrar sus preocupaciones. Por ello es necesario conocerlos y estar abiertos para ayudar cuando lo necesiten.
 

La comunicación afectiva es la mayor herramienta que podemos tener en nuestro hogar, aunque muchas veces no la tomemos muy en serio o la demos por sentada. Tarde o temprano los chicos sufrirán ciertos problemas de angustia y preocupación. Entonces, ¿cómo descubrir lo que preocupa a mi hijo?.

El rol que tenemos como padres no se trata únicamente de proporcionar alimentos, ropa o estudios; va más allá. Trata de fomentar la comunicación recíproca y saber siempre que aqueja el entorno de los pequeños.

Muchas veces creemos que nada puede estar afectándoles y estamos en cierta parte equivocadas. Aunque claro, ¿cómo pensar que un chico de tan corta edad puede estar teniendo una serie de preocupaciones en su interior?.

Claro que existen. Cuando nuestros hijos llegan a la etapa de la adolescencia comienzan a experimentar muchos cambios físicos y psicológicos, tienden a pensar más, razonar sobre su entorno y muchas veces a sentir cosas que guardan muy celosamente.

Incluso llegan a sentir que todo es malo: “mamá es mala, no me comprende” “papá trabaja mucho, no tiene tiempo para mí”. Cómo saberlo si como padres aún no comprendemos por qué tienen tantas preocupaciones. En realidad, solo deben pensar en lo bonita que es la vida a su edad.

Errores que cometemos, en cierta parte porque no tenemos un manual de cómo educar a nuestros hijos. Simplemente hacemos lo que creemos necesario y pensamos que está bien para nosotros y para ellos.

En realidad tenemos que aprender a conocer más a nuestros chicos. Aprender a notar y analizar cuándo algo no está bien dentro de ellos. Y la mejor manera es comenzando por la comunicación afectiva mutua.

 

¿Cómo descubrir lo que preocupa a mi hijo?

Cómo descubrir lo que preocupa a mi hijo 1

Si esta es una de tus necesidades, toma en cuenta los siguientes puntos para aprender a conocer más a tus hijos: 

  • Conocer la personalidad de tu hijo
  • Analizar qué le gusta que hagas, y lo que no también
  • Saber qué tan comprometido es con sus estudios, con sus relaciones amistosas y familiares
  • Qué grado de sensibilidad tiene, es decir, ¿pueden afectarle fácilmente los problemas del día a día?
  • Si tiene problemas de estrés o ansiedad

Abordar estos puntos se trata de algo esencial, porque si aún no conocemos lo suficiente todo lo relacionado a la personalidad de nuestros hijos será más complicado saber qué puede preocuparles o no. Si ya los conoces, ¡bravo, será todo más fácil!. Ahora bien, estos diferentes aspectos de su personalidad nos llevarán a descubrir poco a poco sus preocupaciones.

Conoce cómo empezarlo a descubrir:

Cómo descubrir lo que preocupa a mi hijo 2
 

  • La personalidad. Cuando nuestros hijos crecen desarrollan su propia personalidad. Ellos mismos deciden cómo quieren ser. Hay chicos más dóciles y otros más rebeldes. Unos toman más importancia que otros a su entorno, mas solo cuando son adultos logran definirla.
  • Gustos. Nuestra cotidianidad como padres suele ser eso precisamente, relación “cotidiana”. Es un error, eso muchas veces ocasiona considerable ansiedad y preocupación en los adolescentes, porque a su edad piensan que deben tener más variedad y muchas más atenciones.
  • Compenetración. Dependiendo de la personalidad, educación y estímulo de nuestros hijos, varía su compenetración. Muchos adolescentes viven angustia cuando ven que algo no les sale bien, o se preocupan cuando tienen un problema con sus “amigos” o ven que mamá discutió con papá. Entonces se trata de analizarlo con ellos.
  • Sensibilidad. Observar es lo mejor que podemos hacer con nuestros hijos”. Piensa si en algún momento sucedió un inconveniente en casa o en su escuela, y su actitud fue sensible ante la situación. A tu hijo, le preocupan muchas más cosas de lo que uno mismo puede imaginar. Claro, no quiere decir que si no es sensible no le preocupen, es cuestión de conocerlo.

Sé un apoyo

Observando cada uno de estos aspectos, comienza el camino de descubrimiento. Solo necesitas abrir un poco más la comunicación, conocerlo y hacerle saber que, en definitiva, pueden suceder muchas cosas que a su corta edad le ocasionarán preocupaciones.

Pero también demostrarle que sus preocupaciones pueden ser solventadas si es lo suficientemente comunicativo con mamá y papá. Que estaremos siempre para apoyarlo. En nuestra mano está brindar tiempo de calidad a nuestros hijos para lograr conocerlos y así poder ayudarlos cuando más lo necesiten.

 
  • Rodríguez, E. M. (2019, 26 noviembre). Hablar con un adolescente requiere hacer las preguntas correctas. Recuperado de https://lamenteesmaravillosa.com/hablar-con-un-adolescente-requiere-hacer-las-preguntas-correctas/
  • Reguera, L. (2019, 16 junio). La ansiedad en la adolescencia. Recuperado de https://lamenteesmaravillosa.com/la-ansiedad-la-adolescencia/