Cómo tratar con niños altamente sensibles

Pedro · 26 octubre, 2016

¿Sabes tratar con niños altamente sensibles? No es especialmente complejo, pero sí que hay que tener claros ciertos detalles. No obstante, llevamos conviviendo con ellos durante años, pero hasta ahora no teníamos la consideración que hoy se tiene con este tipo de chico.

Qué es un niño altamente sensible

También conocidos como niños PAS (Personas Altamente Sensibles), son chicos cuyo sistema nervioso es más veloz de lo normal. De esta forma, esta clase de muchachos reaccionan ante cualquier estímulo de una forma más exagerada que el resto.

A la hora de tratar con niños altamente sensibles, hemos de tener en cuenta que ellos captan cualquier cambio a gran velocidad. No obstante, son bastante reflexivos y prefieren pensar antes de actuar.

Tratar con niños altamente sensibles

Tratar con niños altamente sensibles puede ser complejo si no sabemos cómo hacerlo de la forma correcta. Es decir, que es importante tener en cuenta su singular personalidad, muchas veces algo alejada del común de las personas jóvenes.

Un niño altamente sensible, al reaccionar tan rápido a cada estímulo, puede sentirse abrumado. Es por ello peligroso el exceso de cambios repentinos o que se reiteren en el tiempo. Por eso hemos de ser cuidadosos en este aspecto.

child-630023_960_720

Otro detalle singular y a la vez maravilloso de un niño PAS es que es muy empático. Sentirás que es capaz de comprenderte a pesar de su juventud. Se ponen en la piel de cualquier persona con suma facilidad. Es necesario que seamos cuidadosos con los temas a tratar con ellos, ya que de ser excesivamente graves, les pueden afectar sobremanera. Hay que ser pacientes e ir poco a poco con estos chicos.

Si un joven ya es muy emocional por naturaleza, con los niños con alta sensibilidad este aspecto es bastante pronunciado. En este sentido, estos chicos pueden presentar diferentes formas de ser. Podría ser muy reservado, extrovertido, abierto, obediente, nervioso… No es condición para que tu hijo pueda ser PAS. La prueba estará realmente en su reacción ante el entorno, tanto físico como emocional.

Tratando con niños con alta sensibilidad

De todas formas, hemos de tener muy clara una cuestión. Tener un hijo con alta sensibilidad no es en absoluto un problema. Más bien todo lo contrario. Es una forma de ser que se presenta en uno de cada 5 de nuestros pequeños y es realmente maravilloso.

Así pues, ante un hijo altamente sensible, hemos de aprovechar para enriquecernos como personas de su gran empatía y reacción ante el entorno. Además, es importante que aportemos a su vida experiencias que le permitan crecer y ser cada día más feliz.

Descubrirás en este tipo de chicos grandes cualidades que hemos de potenciar. Ellos observan el peligro incluso antes de que se produzca. Sus percepciones y reacciones pueden parecer exageradas, pero obedecen a un motivo que quizá nosotros no vemos. De ahí que sus opiniones y sentimientos deban ser tenidos en cuenta siempre.

Tratar con niños altamente sensibles no es fácil, pero se puede

Además, también son chicos bastante creativos. Debido a su intuición, son muy asertivos, sabios y hábiles. Pero no hemos de confundir estas cualidades con nerviosismo, irritabilidad o timidez. Simplemente ellos suelen ir un paso por delante.

Es evidente por tanto que estos chicos con grados de sensibilidad muy alta necesitan una educación y un entorno adecuado para ellos. Han de ser comprendidos, escuchados y potenciados en su forma de ser, pues nada de malo tiene ser un joven PAS.

Sea como fuere, es importante evitar que este tipo de chicos acaben por ver su alta sensibilidad como algo negativo. Podrían acabar sufriendo situaciones de estrés, depresión, timidez exacerbada o depresión. Terminarán encerrándose en una burbuja por miedo al daño emocional.

Más detalles sobre los niños PAS

Para aprender a tratar con niños PAS, existe una estrategia fantástica que puedes poner en práctica. Consiste en contactar con adultos altamente sensibles que en su infancia sufrieron incomprensión porque sus padres, tutores o educadores no supieron entender su situación.

Estas personas podrán hablarte de cómo se sentían y qué hubieran querido cuando eran niños. Ellos te darán una idea más clara sobre cómo tratar a tu hijo y qué tipo de educación es la ideal para sus necesidades y sensibilidad.

Ya ves que para tratar con niños altamente sensibles no tienes que hacer un máster universitario. Simplemente sé empática, cariñosa y comprensiva con tu pequeño. Es la mejor forma en que tu hijo PAS crezca feliz y perfectamente sano a nivel emocional y físico.