5 ventajas de la educación emocional - Eres Mamá

5 ventajas de la educación emocional

Hoy te vamos a mostrar las numerosas ventajas de la educación emocional. No hemos de olvidar jamás que nuestros pequeños necesitan mucho amor, pero también comprensión y empatía. ¿Qué mejor que entender sus sentimientos y emociones y poder tener una comunicación más fluida y un desarrollo óptimo?

Uno de los investigadores que más ha estudiado la inteligencia emocional es Daniel Goleman. En su obra, siempre está presente este tipo de educación. Y es que según sus experimentaciones, los niños que han recibido una educación emocional suelen presentar desarrollos sociales óptimos y más sanos que aquellos que no.

Ventajas de la educación emocional

Y entrando ya en el terreno de las ventajas de la educación emocional, es importante que avancemos y descubramos qué beneficios ofrece. Las puedes reconocer en tus hijos, pues son comportamientos perfectamente visibles y se denotan de la actitud del niño.

bike-775799_960_720

Desarrollo de la autoestima

Una de las principales ventajas de la educación emocional en nuestros pequeños es su visible desarrollo de la autoestima. Nuestros pequeños son capaces de demostrar una enorme conciencia de si mismos y de sus fortalezas y capacidades.

Un niño con una óptima inteligencia es capaz de reconocer sus propias emociones, ponerles nombre y diferenciar unas de otras. De esta forma entiende qué causa sus sentimientos y puede actuar en consecuencia según el caso lo requiera.

Gestión de las emociones

Todo niño que recibe una buena educación emocional aprende a gestionar sus propias emociones. De esta forma desarrolla la óptima tolerancia ante la frustración y mejora su manejo de sentimientos de ira y rabia.

El pequeño que sabe gestionar sus emociones entiende que no debe entrar en estados de violencia o exceso de agresividad verbal. Así pues, evita que sus enfados vayan a más, saben salir con inteligencia y sensatez de estados de estrés y ansiedad y tienen una gran responsabilidad gracias a su imagen positiva de si mismos.

Son más empáticos

Otra gran ventaja que aporta una buena educación emocional es la empatía del niño. Es capaz de comprender de manera óptima los puntos de vista de los demás e incluso hacerlos suyos si le parecen convenientes y acertados.

Los niños empáticos con una alta inteligencia emocional son excelentes escuchando a los demás. Son muy sensibles hacia los sentimientos y vivencias de otras personas y suelen ser generosos, amables, educados y siempre positivos y dispuestos a ayudar.

Mejor relación con su entorno

children_reading_pratham_books_and_akshara_-_flickr_-_pratham_books_73

Como es lógico, una buena educación emocional permite que nuestros niños se relacionen mejor con su entorno. Tendrán amistades más reales y sinceras, pues su habilidad para comunicarse y entender a otras personas es excelente.

Gracias a la alta inteligencia emocional en el niño, pueden resolver conflictos sociales de forma efectiva. Analizan las situaciones, comprenden las relaciones y dan soluciones firmes y sensibles a toda clase de problemas que le puedan aquejar en su relación con otras personas.

Con una buena inteligencia emocional, los niños aprenden a negociar y comunicarse. No cabe duda de que son dos cualidades muy necesarias en toda persona que viva en un entorno social complejo, como nos sucede hoy en día.

Así pues, la calidad de las relaciones del niño será mucho mejor. Sus amistades serán más valorables y enriquecedoras, así como el compromiso de los pequeños con los demás.

Un niño con alta educación emocional demostrará ser un chico siempre activo y participativo. Mostrará un gran respeto por el pensamiento de los demás y las decisiones democráticas. Verás que es un pequeño muy solidario y totalmente comprometido con las causas en que se embarca.

Crean un mundo mejor

El desarrollo de los pequeños es presente. Ellos viven el momento con gran intensidad. Sin embargo, nosotras, como madres, hemos de pensar también en su futuro. Soñamos con que nuestros hijos sean felices y tengan una vida plena el día de mañana, estemos o no estemos a su lado.

Queda claro que la inteligencia emocional no solo beneficia al pequeño, también a su entorno. Nos guste o no, nuestra sociedad es parte importante de nuestra vida. Las decisiones de otros afectarán a los chicos siempre. Por eso es bueno que estos niños más empáticos y solidarios ayuden a transformar su mundo en una sociedad más generosa, amable, educada y sensible.

Ahora que ya conoces las ventajas de la educación emocional, es buena idea adoptarlas para el correcto desarrollo de nuestros pequeños. Verlos plenos, autosuficientes y felices no solo es positivo para ellos, también nos alegrará los corazones y nos sentiremos orgullosas de ver a nuestros muchachos explotando todo su potencial.