El desayuno, comida importante para grandes y pequeños

Comer es tan importante como respirar, convencionalmente ingerimos alimentos por lo menos tres veces al día: desayuno, almuerzo y cena. En este post hablaremos del desayuno, la comida más importante para grandes y pequeños.


El desayuno  es descrito como una buena inyección de energía para comenzar el día. No en vano es considerada la comida más importante del día por médicos, nutricionistas y expertos a lo largo de los años. El ingerir una buena dosis de alimentos en horas de la mañana garantizará que tengamos la fuerza necesaria para enfrentar los desafíos del día.

El desayuno puede realmente marcar una diferencia, definirá cómo pasarán tú y tus pequeños el resto del día. Tú tendrás la suficiente energía para lidiar con las responsabilidades diarias y tu hijo tendrá mejor desempeño físico y mental.

Sabemos que es casi un cliché afirmar que “el desayuno es la comida más importante del día” pero es innegable su valor para bebés, niños y adultos. Los beneficios de desayunar son irrebatibles frente a cualquier comentario adverso.

Beneficios de comer bien en el desayuno

El Desayuno 2

Desayunar bien trae diferentes beneficios, algunos de ellos son:

  • Reduce el riesgo de padecer enfermedades cardíacas. Estudios demuestran que el tener el hábito, desde pequeños, de desayunar, reduce significativamente las probabilidades de desarrollar una enfermedad del corazón.
  • Ayuda a comer mejor durante el resto del día. Si grandes y pequeños tomamos un buen desayuno, disfrutaremos más el almuerzo y la cena.
  • Elegiremos un mejor menú y evitaremos el picar entre comidas. Adiós a las compras nerviosas de golosinas en el kiosko del colegio y cero búsquedas desesperadas en la alacena.
  • Aporta más nutrientes. El desayuno te dará la energía que necesitas a diario. En el caso de los niños, esto es más que importante, porque en las mañanas nuestros pequeños desempeñan actividades escolares que demandan mayor esfuerzo mental y físico.
  • Ingerir un desayuno saludable ayudará a prevenir la obesidad en adultos y niños. Comer un desayuno balanceado que incluya proteínas les ayudará a sentirse satisfechos durante la mañana.

No dejes que el tiempo te gane, organízate

El desayuno ideal se sirve en la mesa y se disfruta en compañía de la familia

Aunque por las múltiples tareas que nos ocupan no sea posible hacerlo a diario, intentarlo al menos una vez a la semana reforzará su importancia, no solo como la propia ingesta de alimentos, sino como actividad familiar en la que todos pueden participar.

Aunque el tiempo sea poco, no está bien comer mientras vamos en el carro de camino a la escuela o al trabajo. No está bien servir solo un poco de cereal y leche todos los días. Esforzarnos para que nuestra primera comida del día sea completa y saludable es algo que tu cuerpo y el de tu pequeño agradecerá a futuro, debe convertirse en un hábito.

La organización es clave y aquí juega un papel importante cada miembro de la familia. Mientras mamá prepara el desayuno, papá puede poner la merienda en la lonchera y tu pequeño ordenar la mesa. Si todos colaboran el desayuno no será un motivo de retraso. El estrés del día a día, la falta de tiempo y la “practicidad” de estos tiempos modernos ha desvirtuado un poco lo que debe ser el desayuno ideal.

Sin saberlo, podemos estar llenando la lonchera de nuestros hijos de algunos alimentos que aunque pueden parecernos prácticos y rápidos, no son los más saludables.

¿Cómo debe estar compuesto el desayuno?

El Desayuno3

El desayuno debe tener algunos elementos tales como:

  • Las Frutas. Aportan vitaminas, minerales y fibras que son fundamentales para tener una alimentación saludable y equilibrada.
  • Los Lácteos. Son ricos en calcio y algunas vitaminas. Tomar leche, yogurt o algún tipo de queso contribuirá a completar un buen desayuno.
  • Las Proteínas. Están presentes en los huevos, en un trozo de jamón cocido o de pavo  y suelen incluirse dentro de una buena comida matutina.
  • Los Cereales: Aportan los carbohidratos que el cuerpo necesita para tener mayor energía. Una taza de cereal, preferiblemente libre de azúcares, o un pedazo de pan son opciones adecuadas.

Los pequeños necesitan más que un vaso con leche, y los adultos necesitamos más que un café y una tostada a medio terminar por las mañanas. Es importante que lo que preparamos y consumimos cumpla con los valores mínimos nutricionales requeridos por cada miembro de la familia, solo así garantizaremos un óptimo desarrollo de cuerpo y mente.

Categories: Salud Etiquetas:
Te puede gustar