Me dejaron solito en mi cuna

Sigue leyendo y descubre por qué no es recomendable cuando se abandona a los hijos durante la noche para que aprendan a conciliar el sueño en su dormitorio.
Me dejaron solito en mi cuna

Última actualización: 26 octubre, 2022

Cuando los niños comienzan a dejar el colecho para dormir en su propia habitación es un cambio que requiere de paciencia y de cariño. Y es que algunos padres siguen creyendo que dejar a su hijo solito en su cuna es la única manera para que aprenda a dejar de llorar durante las noches. Sin embargo, cuando los pequeños lloran es porque te necesitan, así que procura acompañarlos con empatía y amor incondicional.

Pensar dos veces antes de decidir dejar solo a tu pequeño en su cuna es algo que podría evitar todo el daño emocional que le hace esta popular práctica. Porque solo si pudiera expresarse con palabras más allá del llanto, comprenderías lo mucho que le hiere cuando lo abandonas cada noche sin aparente razón alguna. Y más aún cuando hasta hace poco compartían la misma cama.



¿Qué sucede cuando dejas a tu hijo solito en su cuna?

Para la mayoría de los papás puede parecer muy efectiva la decisión de dejar a su pequeño solo cada noche sin importar su llanto inconsolable. Porque, al fin y al cabo, ellos se encuentran en la habitación de al lado y saben que todo “se encuentra en orden”. Y piensan que esa será solo una faceta que su pequeño terminará superando a las buenas o, en este caso, a las malas.

Bebé llorando en su cuna.
Al principio puede parecer muy difícil hacer que tu bebé se calme al dormir solo, pero será algo que con dedicación aprenderá.

No obstante, a pesar de que los adultos saben que sus bebés no corren peligro porque se encuentran cerca de ellos, lamentablemente no sucede lo mismo con los pequeños. Puesto que levantarse en mitad de la noche en completa oscuridad hace que tengan miedo de forma inevitable. Porque no piensan que sus padres están al lado, sino que están en soledad.

Además, los papás no son los únicos que la pasan mal cuando sus bebés lloran, ya que al final ellos son los que se llevan la peor parte. Un llanto sin consuelo alguno puede afectar la garganta de los pequeños, generar dolores de barriga y hacer más difícil la tarea de conciliar el sueño. Así que no pienses que tus hijos te manipulan con su llanto y mejor hazles saber que siempre estarás a su lado.

3 consejos para evitar dejar a tu pequeño solito en su cuna

Para nadie es un secreto que cuando los niños se quedan llorando desconsoladamente durante varias noches la situación en el hogar no es la mejor. Y es que es una situación estresante que pone a prueba la paciencia de las mamás y de los papás. Sin embargo, nadie dijo que tener un bebé es una tarea sencilla y no por eso se deben descuidar las responsabilidades.

Estas son algunas recomendaciones para no dejar a tu hijo solito en su cuna.

1. Cultiva la paciencia y el autocontrol

Madre hablando con su hijo enfadado
Aprende a controlar las emociones de manera inteligente y bríndales a tus hijos el afecto que necesitan.

Sé que suena más fácil leerlo que ponerlo en práctica cuando se cuenta con un pequeñín que aún no aprende a dormir sin compañía. Pero es muy importante que tengas en cuenta que tus hijos no lloran por capricho y con el fin de generarte rabias y molestias.

Y a pesar de que dejarlos solos hasta que se calmen puede parecer efectivo (porque al final en algún punto los bebés se cansan y terminan dándose por vencidos), la verdad es que los sentimientos de angustia y abandono que experimentan solo dañan la confianza y la seguridad de tus hijos. Por lo que procura llenarte de paciencia, autocontrol y empatía.

2. Piensa en que es una etapa pasajera

Nadie nace aprendido y dejar el colecho para aprender a dormir en su propia habitación es algo que no se da de la noche a la mañana. Debido a esto, durante esos primeros meses en los que tu bebé se siente abandonado emocionalmente, no dejes que la angustia y la crisis lo ahoguen en lágrimas. Mejor atiende a su llamado y con afecto y respeto déjales muy claro que siempre los acompañarás.

Recuerda que los traumas se quedan grabados en la memoria. Y no puedes pretender que cuando tu hijo se convierta en un adolescente te cuente todo lo que le sucede. Ya que incluso desde que tenía dos años le dejaste muy claro con tus acciones que no estarías con ellos en los momentos difíciles.



3. Brinda seguridad y confianza

Los padres y las madres estamos para servir como refugio y guías para nuestros pequeños. Así que si tu bebé llora en la noche y lo dejas solo hasta que se calme, no les estás enseñando nada sobre autocontrol. Únicamente les estás transmitiendo que no estarás a su lado cuando necesitan más de tu compañía.

En lugar de abandonar a tu bebé en un mar de lágrimas, mejor acompáñalo y bríndale la seguridad y la confianza que solo tú le puedes dar. Solo así sabrá que, a pesar de lo difíciles que puedan ser los cambios, mamá y papá siempre lo guiarán de la mano para hacer del proceso algo menos traumático.

No dejes a tu bebé solito en su cuna y mejor regálale tu amor

Ahora que conoces todo el daño emocional que les hace a los bebés la práctica normalizada de dejarlos solos hasta que se calmen, es mejor que nunca la vuelvas a utilizar y mejor acompañes a tu hijo en esta nueva etapa que enfrenta su vida. Y, sin importar lo difíciles que puedan ser ese par de meses de transición, recuerda que tus pequeños necesitan de tu paciencia y de tu amor incondicional.

Te podría interesar...
Aunque mi hijo creció, soy feliz haciéndole compañía
Eres Mamá
Leerlo en Eres Mamá
Aunque mi hijo creció, soy feliz haciéndole compañía

Si aún disfrutas de dormir junto a tu hijo necesitas saber que, sin importar la edad, los pequeños requieren de la compañía de sus padres.