Los bebés recién nacidos no necesitan aprender a dormir

28 abril, 2017
Este artículo fue redactado y avalado por la psicopedagoga María José Roldán
Se suele pensar que son los bebés quienes deben ''aprender a dormir''. Sin embargo, quienes deben aprender son los padres. ¿Cómo es esto posible? A continuación te lo explicamos con detalle. 

Aunque muchos padres escuchan los testimonios de sus amigos y familiares, hasta que no viven la experiencia en primera persona, no saben lo que es cambiar por completo su rutina de descanso por tener que cuidar de un recién nacido. En este sentido, a menudo, se suele pensar que los bebés son los que necesitan aprender a dormir, para que así, puedan tener un ritmo similar al de sus padres. Sin embargo, ¿qué tan acertado es esto?

Los nuevos padres que apenas duermen

Muchos nuevos padres a menudo se sorprenden por lo mucho que duerme su bebé, quien puede despertar solo para pedir alimento. Pero una vez que pasa esta novedad, los padres se dan cuenta de que no es el sueño de su bebé lo que les causará problemas, sino los momentos en que deciden interrumpirlo. De día, de noche, a cualquier hora.

En la sociedad occidental, a menudo se considera que si el bebé se despierta muchas veces es porque los padres no están haciendo algo bien. Además, se suele preguntar si un bebé es ‘bueno’ o ‘malo’ para dormir, como si esto definiera su carácter de algún modo.

Cuando los bebés no duermen por las noches, se suele juzgar mal a los padres. Por ello, muchos se sienten presionados y estresados e intentan buscar todo tipo de fórmulas para lograr el objetivo de hacer dormir a los pequeños durante varias horas seguidas. Se creen eso de que son los bebés quienes tienen que aprender a dormir.

Sin embargo, los bebés no son quienes tienen que aprender a dormir sino ellos mismos. Durante los primeros meses de vida, deben adaptarse al ritmo del bebé, hasta que su propio reloj comience a madurar y a asimilar progresivamente las rutinas nocturnas.

Los recién nacidos no tienen problemas de sueño. Ellos duermen así, se despiertan cada noche varias veces para ser alimentados porque algo les molesta o simplemente porque necesitan el calor y el cariño de sus padres para volver a conciliar el sueño de nuevo. Por eso, los nuevos padres deben aprender a dormir sin pensar en los juicios de los demás, o inquietos porque su bebé pueda tener algún tipo de problema de sueño.

El bebé recién nacido no dormirá toda la noche

Los bebés pequeños no suelen tener problemas de sueño, pero los padres pueden percibir el sueño de sus bebés como algo problemático si no se ajusta a los horarios convenientes de los padres para dormir y descansar bien. No hay que buscar fórmulas secretas para que un bebé de menos de 6 meses duerma toda la noche, porque simplemente, no las hay.

Pensar que sí se puede conseguir hacer que un bebé aprenda a dormir como un adulto solo causará frustración. Hay que tener en consideración que los recién nacidos duermen una gran cantidad de horas, pero que también tienen un estómago pequeño que les hará tener hambre a cada pocas horas, tanto de día como de noche.

El reloj interno de los bebés

En los primeros meses de vida, los bebés no tienen el reloj interno ‘en hora’ y tienen estómagos pequeños que se vacían rápidamente. Por lo que la alimentación frecuente en los bebés, tanto de día como de noche, es normal. Los padres deben saber que este es el motivo principal por el que los bebés despiertan tanto.

Los bebés humanos, en particular, sus cerebros crecen a un ritmo increíble durante el primer año de vida. Esta es una actividad que consume mucha energía y, por ende, requiere realizar comidas frecuentes. Por lo que son ellos los encargados de alimentarle, cuidarle y velar por su salud.

En la cultural occidental, las expectativas del sueño en los recién nacidos no son realistas y deben ser cambiadas para que los nuevos padres se den cuenta de que no son los bebés los que tienen que aprender a dormir, si no que son ellos quienes deben aprender y entender cómo duermen los bebés recién nacidos. No hay que educar a los bebés de menos de 8 meses a dormir más, sino son los padres quienes deben entender.

  • Cuídame: guía para madres y padres. Gobierno de Aragón. Departamento de Salud y Consumo. ARPIrelieve, S.A. [Documento en línea] Disponible en: https://www.aeped.es/sites/default/files/3-cuidame_esp.pdf
  • Cruz Navarro I. Sueño normal, trastornos del sueño pediátrico y herramientas para su diagnóstico. Introducción. En: APapAndalucía, ed. XV Jornadas de APap-Andalucía 2011. Exlibris Ediciones; 2011. p. 75-6.
  • Consolini, D. Sueño en lactantes y niños. Manual MSD (Versión para profesionales). [En línea] Disponible en: Cruz Navarro I. Sueño normal, trastornos del sueño pediátrico y herramientas para su diagnóstico. Introducción. En: APapAndalucía, ed. XV Jornadas de APap-Andalucía 2011. Exlibris Ediciones; 2011. p. 75-6.