Deja que tus hijos tengan sus propios sueños

Zuleyvic Adriana Cuicas · 21 marzo, 2020
Este artículo ha sido verificado y aprobado por la psicóloga Elena Sanz Martín el 8 febrero, 2020
Un niño es un ser individual con derecho a establecer y perseguir sus propios sueños. No le cargues con la responsabilidad de cumplir los tuyos.

La mayoría de los niños, de forma innata, se levantan muy temprano y deseando que llegue pronto el futuro para materializar sus sueños. Esta vocación sin duda es la gasolina para que el motor del interés y la superación se mantenga siempre encendido. Pero ¿qué pasa cuando no se permite que los hijos tengan sus propios sueños?. ¿Qué ocurre cuando a estos infantes les toca ser guiados por padres con la aspiración de realizarse a través de ellos?.

Los padres siempre quieren que sus hijos triunfen en la vida, que sean los mejores en todo y no tengan ningún impedimento. Pero exigirles demasiado y convertir esos sueños en un calvario solo puede acarrear grandes frustraciones. En especial cuando los padres se convierten en una especie de impulsadores fuera de control, que parecen movidos solo por la intención de completar sus sueños frustrados.

Siempre es bueno recordar que los sueños de un padre jamás pueden ser realizados a través de sus hijos. Que un hijo es un ser pensante y único. Con una identidad propia que es digna de ser aceptada incondicionalmente.

Los sueños son individuales

Los padres aspiran a que sus hijos les superen o al menos tengan éxito como personas, tanto en el ámbito emocional como en el profesional. Eso no está mal, el problema surge cuando no dejan que sea el niño quien defina cuáles serán sus sueños y sus metas. 

Existen padres que, por muchas circunstancias, no pudieron lograr sus metas. Estos, en ocasiones, pueden verse reflejados en sus hijos y, de forma inconsciente, tratar de guiar al niño por el camino que ellos no pudieron seguir.

11

Así, por ejemplo, si el niño tiene destreza con los números y el padre quiso ser contador pero no pudo lograrlo, comienza a afirmar desde temprano: cuando seas grande, serás un contador. Pero esa destreza con los números no determina en nada la verdadera vocación del niño. Puede que él, en realidad, solo desee ser un pintor.

Está bien guiarlos, asesorarlos y opinar, pero procura que tu influencia sea mínima. Así podrán estar seguros de que están siendo guiados por sus propios sueños en lugar de seguir la influencia de terceros.

Para cualquier persona es de suma importancia descubrir su vocación y definir sus metas. Además de desarrollar un plan y trabajar en él para avanzar en la dirección correcta. Todo esto le ayudará al niño a tener mejores resultados en la escuela y en otras áreas de su vida. Enseñarles a tus hijos cómo lograr sus sueños les dará una sensación de que son capaces de hacer todo lo que deseen, y eso es muy valioso.

Fomenta que tus hijos tengan sus propios sueños

Entre las cosas que los padres pueden hacer para ayudar a sus hijos alcanzar sus sueños están:

  • Invítales a ser flexibles y perseverantes. Al cometer errores o no obtener los resultados deseados muchos niños prefieren tirar la toalla. Si les enseñamos a no avergonzarse de los fallos sino a aprender de ellos, desarrollarán la perseverancia y alcanzarán su objetivo.
  • Permíteles tomar decisiones. Pocas cosas en la vida son más contraproducentes que recibir instrucciones sobre cuestiones en las que uno no está convencido. Si permitimos que ellos elijan se sentirán más comprometidos con la decisión y es mucho más probable que la sigan.
8571f05ab757c63b04eab0663074dde1

  • Ayúdales a definir sus metas. Mientras más concreta, específica y medible sea esta, mucho más fácil será saber qué hacer para alcanzarla.
  • Sé paciente y comprensivo. Para muchos adultos los problemas de los hijos son cosa de niños; creen que solo los adultos tienen problemas verdaderos. Es importante validar sus emociones y mirar desde su perspectiva. Pues, la forma de afrontar estos «pequeños» problemas los prepara para mayores retos futuros.
  • Elogia cada pequeño progreso. Cuando tus hijos estén haciendo algo nuevo, o cambiando de hábitos, pueden llegar a sentirse muy frustrados con sus tropiezos. Si los animas con cada pequeño adelanto y los alientas a seguir, hay mayores posibilidades de que tengan éxito.
  • Por último, celebra sus logros. Una vez que logran lo que se propusieron ¡hay que celebrarlo! No es necesario hacer una fiesta, ni hacer gastos suntuosos. Con una pequeña reunión familiar en la que se le dé reconocimiento por el logro alcanzado es suficiente.
  • Garrido, A. (2019, 12 agosto). La aceptación incondicional o cómo no querer cambiar al otro a toda costa. Recuperado de https://lamenteesmaravillosa.com/la-aceptacion-incondicional-no-querer-cambiar-al-toda-costa/
  • Papa, Y. (2019, 14 julio). 5 estrategias que te ayudarán a encontrar tu vocación. Recuperado de https://lamenteesmaravillosa.com/5-estrategias-que-te-ayudaran-a-encontrar-tu-vocacion/