Cuentos infantiles para educar niñas fuertes

26 abril, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por la psicóloga Elena Sanz Martín
Es hora de cambiar los viejos cuentos de princesas en apuros por historias de niñas y mujeres valientes y capaces de todo.

Los tiempos van cambiando y nuestra forma de criar a nuestros hijos debe modificarse al mismo ritmo. Los roles de género tienen un impacto en la formación de la identidad de los pequeños. Por esto, vamos a hablar de la importancia de los cuentos infantiles para educar niñas fuertes.

Roles de género e identidad

Nuestra sociedad lleva siglos acentuando las diferencias de educación entre niños y niñas. A los primeros se les educa para mostrarse fuertes y reprimir sus emociones, así como para liderar y ser independientes. Mientras, a las niñas se les insta a ser obedientes, dulces y emocionales, a adoptar un rol pasivo y de cuidado de otros.

Estas ideas sexistas siguen presentes en la sociedad, aunque en menor medida que en tiempos pasados. Sin embargo, continúan siendo un lastre para el desarrollo personal pleno de niñas y niños. Reprimiendo e inhibiendo los deseos o necesidades de ambos, si estos no se ajustan a su rol asignado.

Es, por tanto, tarea de la familia formar al niño y protegerlo frente a la información que proviene del medio. Es necesario que su núcleo familiar le otorgue las herramientas necesarias para afrontar las experiencias de la vida, teniendo una guía clara que impida que los estereotipos hagan mella en su personalidad.

Los cuentos como herramienta de educación

Los cuentos son una potente herramienta para transmitir valores a los niños. En estas narraciones los pequeños aprenden sobre el funcionamiento del mundo. Experimentan, a través de sus personajes, las diferentes formas de actuar frente a situaciones vitales y las consecuencias que conllevan.Cuentos infantiles para educar niñas fuertes.

Los niños se identifican con los protagonistas de los relatos y, a través de ellos, pueden exteriorizar sus temores, sus inquietudes y aprender nuevas formas de autodirigirse.

Por ello, hemos de seleccionar cuidadosamente los cuentos que deseamos compartir con nuestros hijos. No debemos olvidar que es en la infancia cuando, de forma más potente, se crea la identidad y se cimientan las creencias más profundas.

Tomemos la tarea de elegir aquellos relatos que transmitan información y valores realmente relevantes y acordes a lo que queremos para nuestros pequeños.

Cuantos infantiles para educar niñas fuertes

A continuación, vamos a enumerar una serie de libros que ayudarán a las niñas, a través de su lectura, a sentirse grandes, poderosas y capaces, a tomar la iniciativa en sus vidas y a gustarse mucho a sí mismas.

Estos libros no son exclusivos para niñas, ya que es igualmente relevante enseñar a nuestros hijos varones que los roles de género son imposiciones, y que tanto derecho tiene un niño a llorar de tristeza sin ser juzgado, como una niña a ser deportista sin ser menospreciada.

Cuentos de buenas noches para niñas rebeldes, de Elena Favilli y Francesca Cavallo

Cuentos de buenas noches para niñas rebeldes reúne 100 pequeños relatos sobre las historias reales de mujeres extraordinarias, valientes y determinadas. Mujeres que hicieron historia y constituyen un referente del potencial ilimitado de una mujer con una pasión. Un cuento perfecto para acostarse cada noche soñando a lo grande.

Yo Jane, de Patrick McDonnell, uno de los cuentos infantiles para educar niñas fuertes

Para continuar con las inspiradoras vidas reales, no podía faltar este homenaje a la naturalista Jane Godall. El cuento narra la historia de la pequeña niña inglesa que sueña con viajar a África y conocer a los animales de sus libros, y de cómo su sueño se vuelve realidad, convirtiéndose en una renombrada científica con reconocimiento mundial.

Cuentos infantiles para educar niñas fuertes.
Fuente: www.pinterest.com

Colección érase dos veces, de Belén Gaudes y Pablo Macías

Esta serie reescribe los cuentos populares más conocidos, de forma que las princesas dejan de ser damiselas desvalidas, los malos pueden no ser tan malos y todos cuentan con una enorme fuerza interior para ser quienes quieren ser.

Yo voy conmigo, de Raquel Díaz Reguera

Es el precioso relato del reencuentro con una misma. Este cuento narra la historia de una niña que, con tal de gustarle a un niño, va quitando y modificando cosas de su persona. Hasta que llega a un punto en el que el niño se fija en ella, pero ella ya no se reconoce. Entonces, emprende su reconstrucción reconociendo que no debemos cambiar para gustar.

Las jirafas no pueden bailar, de Giles Andreae, el último de los cuentos para educar niñas fuertes

Esta tierna historia es una invitación a la perseverancia y la confianza en uno mismo. De la mano de Chufa, su protagonista, las niñas podrán descubrir que, a pesar de las limitaciones, somos capaces de más de lo que imaginamos.