Cuando un bebé llora para liberar estrés es bueno para él

13 Junio, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la psicopedagoga María José Roldán
Cuando tu bebé llora, recuerda que necesita hacerlo también para liberar el estrés que pueda tener acumulado.

Para los nuevos padres, cuando el bebé llora puede ser uno de los aspectos más estresantes de la crianza de los hijos y es muy fácil juzgar el éxito de nuestra crianza por este aspecto. Pero no es real. Que los bebés lloren es normal y, además, saludable para ellos, pues es la manera que tienen de comunicarse contigo.

Asimismo, el llanto del bebé no solo ocurre cuando necesita que se le satisfagan sus necesidades básicas como comer, dormir o la necesidad de cariño. También es un proceso de curación para recuperarse del estrés y el malestar.

Las funciones principales del llanto

Es importante distinguir dos funciones principales del llanto. La función principal es comunicar las necesidades e incomodidades inmediatas, como alimentar, sostener, cambiar un pañal o una manta extra. La función secundaria es la del mecanismo de liberación de estrés.

Los bebés, a veces, lloran durante largos periodos de tiempo a pesar de que no tienen una necesidad inmediata salvo ser cargados y amados. Están liberando tensiones acumuladas a través del llanto, y esto los ayuda a relajarse.

Las lágrimas contienen cortisol, la hormona del estrés, por lo que llorar disminuye la presión arterial y la frecuencia cardíaca. El llanto también activa el sistema nervioso parasimpático, que actúa como un mecanismo auto-calmante.

Bebé llorando en brazos de su padre.

La idea de que un bebé podría estar estresado puede parecer extraña al principio. Sin embargo, para los bebés, todo es nuevo, e incluso cosas como tener un gorro puesto sobre la cabeza o ir en un asiento para el coche pueden ser estresantes. Los bebés se están acostumbrando a estar en el mundo y llorar es una de las formas en las que procesan los eventos y se recuperan de la sobreestimulación.

Otras razones por las que cuando el bebé llora también es bueno

También hay otras razones más importantes por las que un bebé puede llorar. El psicoterapeuta Michael Appleton dice que tenemos un punto ciego cultural sobre el efecto del nacimiento en los bebés y que puede ser difícil para ellos como lo puede ser para las madres.

Puede haber otros factores, como las intervenciones médicas tempranas, que podrían ser angustiantes para los bebés y hacer que lloren más. Además, las madres que estaban estresadas durante el embarazo tienen bebés que lloran más.

Ninguno de estos motivos es culpa del padre o de sus habilidades parentales y, sin embargo, debido a que esta información no es ampliamente conocida, muchos padres se sienten angustiados y se culpan. Esto puede generar ansiedad y el pensamiento en los progenitores de que están fallando, y las madres recientes deben tener cuidado porque estos pensamientos podrían causarle depresión posparto.

Entender el llanto

Una vez que los padres entienden el llanto de su bebé, el estrés parental desaparece porque saben qué necesita su bebé. Los bebés simplemente lloran porque necesitan desahogar ese cortisol que les inunda para sentirse mejor. El llanto no les daña y cuando se deja de intentar interferir con sus intentos de resolver sus frustraciones por su cuenta, tanto padres como bebés se sienten más calmado.

Bebé llorando fuerte

No son tus habilidades de crianza las que tienen la culpa del llanto. Solo el hecho de estar al lado de tu bebé es bueno para ambos. Cuando tu bebé llora y ya tiene cubiertas todas sus necesidades, entonces, lo que necesita es que lo sostengas en brazos, transmitas tu amor por él y lo escuches mientras le ofreces tu consuelo.

Si lloran en exceso y no parecen estar más contentos después de llorar, entonces, podría ser que el llanto sea un signo de un problema físico, como una alergia o una afección digestiva.

Cuando tu bebé llora…

Cuando nuestros bebés lloran, siempre debemos revisar nuestra lista de verificación de necesidades. Si estamos seguros de que se satisfacen todas las necesidades del pequeño y todavía está llorando, entonces, podemos sostenerlo en nuestros brazos. Solo estar allí para escuchar y asegurarles que, aunque puedan experimentar grandes sentimientos, están seguros y amados en tu presencia los calma.

La buena noticia sobre el llanto es que es una forma de curación y recuperación. Es la manera en la que aligeramos la carga de nuestra emoción. No tenemos que ser padres perfectos, solo necesitamos estar allí cuando nuestros hijos quieran expresar cómo se sienten, tengan la edad que tengan.