Problemas de sueño en la adolescencia

Francisco María García · 2 octubre, 2018
Durante el sueño, ocurren en el organismo lugar diferentes procesos fisiológicos. En el caso de los adolescentes, dormir bien es una verdadera necesidad. Para conseguirlo, tiene mucha influencia la adopción de buenos hábitos.

Los problemas de sueño en la adolescencia suelen ser bastante frecuentes, especialmente porque no se respetan las horas de descanso que el cuerpo en pleno desarrollo necesita. La calidad del sueño influye en la maduración cerebral, que en los adolescentes atraviesa una etapa esencial.

Desde la pubertad y hasta los 18 o 20 años de edad, el cerebro se encuentra en una fase de creación de redes neuronales. Estos cambios son altamente significativos para el desenvolvimiento saludable a futuro, tanto en el plano mental como en el emocional.

Los problemas de sueño en la adolescencia se asocian más comúnmente a trastornos neurológicos o psiquiátricos. No obstante, si se consideran los patrones normales de sueño, se aprecia que los desequilibrios pueden ligarse a la simple falta de hábitos saludables.

Una suma de noches sin un descanso adecuado muy probablemente acabará generando un déficit de sueño. Esto, a su vez, repercute en los adolescentes y produce una mayor dificultad para la concentración y el estudio, además de un deterioro en sus relaciones sociales y estado anímico.

Procesos fisiológicos durante el sueño

Se distinguen cinco fases del sueño, que a su vez se repiten cíclicamente. Las fases 1 y 2 son más bien de transición entre la vigilia y el sueño. Aquí, el cuerpo comienza a disminuir su ritmo cardíaco y respiratorio, junto a la temperatura corporal y los movimientos oculares.

Las fases 3 y 4 son vitales para la liberación de hormonas de crecimiento, es el sueño profundo y reparador. En tanto, la fase 5 es la denominada REM, y se caracteriza por los movimientos oculares rápidos; en esta fase, los músculos se activan y el metabolismo acelera su ritmo. Aquí es donde tienen lugar los sueños narrativos o vívidos.

Cada ciclo comprende un lapso de alrededor de tres horas. En los adolescentes, estos ciclos deben repetirse entre tres o cuatro veces por noche. Esta necesidad biológica, a su vez, se inscribe en una determinada parte del día.

En los adolescentes, el momento en el que el cuerpo demanda descanso acontece más tarde que en los adultos y niños. Asimismo, se requieren más horas de sueño por la mañana.

Los problemas de sueño en los adolescentes tienen lugar cuando se acuestan demasiado tarde, en relación a lo temprano que deberán estar levantados al día siguiente. ¿Por qué se da este problema y cuáles son sus posibles consecuencias?

¿Por qué los adolescentes se acuestan tarde?

La razón de que los jóvenes se acuesten tarde suele ser sencillamente que no tienen sueño. El ritmo cardíaco del adolescente experimenta un nuevo balance que lo lleva a dormirse más tarde a la noche y levantarse más tarde por la mañana.

Aunque lo ideal, de acuerdo a los horarios escolares, sería irse a dormir a las 9 o 10 p.m. y despertar a las 6 a.m., esto sería antinatural para quienes se encuentran transitando esta etapa de la vida. Ocurre que la modificación del ritmo cardíaco genera que la melatonina, hormona del descanso, se produzca más tarde, alrededor de las 11 p.m.

Todo esto indica que el problema de sueño en los adolescentes es provocado por una cultura que no respeta los ritmos vitales de las personas. Estructurados para el trabajo y el consumo, las necesidades biológicas asociadas a la salud quedan fuera de todo programa.

Si las escuelas dejasen de ser meros reductos para contener a los jóvenes, obligándolos a horarios que atentan contra el desarrollo pleno, hoy no se hablaría de trastornos de sueño ni déficits de atención en niños y jóvenes.

“El problema de sueño en los adolescentes es provocado por una cultura que no respeta los ritmos vitales de las personas. Las necesidades biológicas quedan fuera de todo programa”

¿Qué pasa si los problemas de sueño en los adolescentes son crónicos?

En adultos, la falta de sueño puede provocar todo tipo de accidentes. De hecho, el 50% de los siniestros automovilísticos es provocado por menores de 25 años con problemas de sueño. Puntualmente, ¿qué alternaciones orgánicas provocan los problemas de sueño en los adolescentes?

El estrés por la falta de sueño eleva los niveles de cortisol; esto provoca que se resienta la homoestasis de la glucosa, que puede causar diabetes tipo 2, obesidad o síndrome de Cushing.

Otras causas frecuentes de problemas de sueño en los adolescentes:

Prevención de los problemas de sueño en los adolescentes

Cuando el cansancio proviene de malos hábitos en la rutina, lo mejor es fomentar el sueño duradero mediante un cambio de hábitos. Una alimentación saludable, la práctica diaria de deportes, la disminución del uso de pantallas electrónicas y la lectura amena pueden ayudar a prevenir los problemas de sueño en la adolescencia.