Cuando sus actos menos lo merecen, tu hijo necesita más tu cariño

María José 11 enero, 2016

Querer a los hijos es lo más fácil que existe en el mundo, y es que de forma natural, cuando nacen el amor que se siente es algo innato que sale de lo más profundo de nuestros corazones.

Gracias a los hijos, los padres aprenden qué es el amor verdadero e incondicional y cómo este sentimiento tan grande nunca antes lo habían sentido… por muy enamorado que se estuviera de otra persona o por mucho amor que se sienta por los padres y hermanos. El amor por un hijo es mucho más grande que todo eso.

La sonrisa de los hijos es el mejor regalo para una madre (y un padre). Pero debemos ser honestos y afrontar que no todos los momentos de crianza son buenos, existen las rabietas, los cambios de pañal en los momentos más inoportunos, las malas notas en la escuela, las contestaciones, las peleas entre hermanos, las luchas de poder y cualquier otro ejemplo de una lista interminable.

Se despiertan las angustias

En algunas ocasiones, los hijos se comportan de tal manera que se despiertan las angustias más profundas de nuestro corazón. Cuando los hijos nos decepcionan de un modo u otro, nos hacen sentirnos mal. Cuando tu hijo se aparta de todo lo que has ido enseñándole, sin duda puede ser momentos bastante difíciles. Pero cuando los hijos no se comportan bien, ellos necesitarán de tu amor y tu cariño más que nunca.

baby-215867_640

Quiérele más que nunca

Querer a un hijo es fácil, pero “cuando menos se lo merecen” puede haber momentos en tu corazón de duda a causa del gran dolor que puedes sentir por diversos motivos o circunstancias, pero el amor por un hijo puede con todo eso, y en el fondo, lo sabes.

Los niños y adolescentes necesitan que les quieras cada día de sus vidas, que se lo demuestres y que además sientan que serás su apoyo constante siempre. Necesitan darse cuenta que te tendrán a su lado pase lo que pase… y si esto es así, podrás comprobar cómo volverán a su camino. Los niños, al igual que las personas adultas, necesitan el amor de las personas más importantes de nuestras vidas cuando se pasa por momentos difíciles, sólo de este modo se logrará recomponer las piezas rotas.  Pero, ¿cómo le puedes demostrar tu amor incondicional incluso en los peores momentos? ¿Cómo puedes hacerle ver todo tu amor incluso cuando menos parece que lo merezcan?

En los peores momentos es cuando tu hijo necesita más tu cariño

Pon las cosas en perspectiva

Los momentos difíciles pueden hacerte exagerar emocionalmente, por eso es necesario que pongas lo que ocurre en perspectiva y sientas todo lo bueno que tiene tu hijo. Deja que las nubes de tormenta se disipen y busca las soluciones junto con tu hijo, así podrás unirte aún más a él.

Separa la persona del comportamiento

Esto es muy importante que lo tengas en cuenta, no sólo con tu hijo sino para la vida. No te molesta la persona, te molesta su comportamiento. Recuerda que a tu hijo lo amas, es su comportamiento al que odias. Es importante tener siempre muy presente que todos cometemos errores (también graves) y que aún y así necesitamos ser amados incluso cuando no nos lo merecemos. Si eres capaz de amar a tu hijo en tiempos difíciles, esto fortalecerá más vuestro vínculo emocional que cualquier otra experiencia en la vida. Tus hijos necesitan una base segura de confianza para construir su autoestima.

mother-937038_640

Aumenta tu amor incluso en tiempos difíciles

Aunque hayan tiempos difíciles, es necesario que tu hijo sienta cómo le sigues amando como siempre. Para que se dé cuenta deberás hablarle amablemente y proporcionarle un lugar seguro a tu lado para que puedan expresar sus sentimientos. En muchas ocasiones el mal comportamiento es una forma desesperada de llamar la atención de los padres. Por todo esto, intenta proporcionar a tu hijo tu atención adecuada con refuerzos positivos, así podrás abrir la vías de la comunicación y evitar posibles conflictos en el futuro.

Recuerda que tu hijo te necesita cada día de su vida, tanto en los tiempos en los que amarle es fácil como en los momentos más complicados (sobre todo cuando llega la adolescencia o tienen  algún problema emocional). Demuestra a tu hijo que el amor de una madre o un padre no tiene límites.

Te puede gustar