Fomenta el amor de tu hijo por la lectura

Agetna · 8 enero, 2016
Fomentar el amor de tu pequeño por la lectura significa una forma más de prepararlo para la vida

El amor de tu hijo por la lectura debes irlo fomentando poco a poco.

Si durante las primeras etapas de su vida jamás tomaste un volumen para leerle un cuento o mostrarle, al menos, las figuras que este traía, ahora con 5, 6 o 7 años no podrás pretender que ame los libros.

Ahora bien, si desde bien pequeño tuviste la paciencia de leerle, mostrarle el volumen mientras lo hacías… si permitiste que hojeara sus páginas y lo tomara en sus manos bajo tu supervisión, los libros no le serán ajenos.

Debes saber que el interés por los libros y la lectura no es un sentimiento que surge inmediatamente.

No en todos los casos significa un amor a primera vista, sobre todo hoy cuando vivimos en un planeta dominado por el Internet, los juegos virtuales, el móvil, la televisión y muchas otras tecnologías.

Hay quien piensa que el placer que brinda la lectura se ha ido perdiendo a medida que la modernidad ha ganado terreno en la preferencia no solo de los adultos, sino también de los más pequeños.

Pero en eres mamá no creemos que la pasión por la lectura se haya perdido del todo.

A nosotros nos gusta pensar que en algunos hogares se punzó el dedo con un huso y entró en un profundo sueño de la misma manera que le sucedió a La Bella Durmiente.

La importancia de los cuentos infantiles

Los cuentos infantiles son historias cargadas de fantasías que despiertan la imaginación de los infantes.

Estas narraciones trasmiten valores y siempre tienen una moraleja que enseñarles a los más pequeños.

Los niños que leen desarrollan su intelecto mucho más rápido que los otros niños.

Por eso, si quieres que tu hijo aprenda a leer, lea rápido, mejore su ortografía, desarrolle la redacción y aprenda sobre diversos temas debes leerle e incentivarlo a que lea él mismo de manera regular.

Fomenta el amor de tu hijo por la lectura

baby-921807_640

Para despertar el amor de tu hijo por la lectura en eres mamá te ofrecemos algunos consejos.

No los pierdas de vista.

Siempre que tengas tiempo léele a tu niño. Un buen momento para hacerlo es todas las noches antes de irse a dormir. De esta manera, también le estarás creando un hábito muy sano que podría acompañarlo la vida entera.
Aumenta la emoción que trasmiten las historias. Si por ejemplo le estás leyendo La Caperucita Roja imita la voz suave que debe tener la abuelita, el timbre fino e inocente de caperucita y el rugido del lobo feroz.
• Desde que apenas aprenda a caminar y entienda lo que es un libro llévalo contigo a las bibliotecas y librerías. Cuando sea más grandecito convídalo a los mismos lugares y deja que él elija sus propios libros según los temas que más le interesen.

woman-945427_640

• Utiliza la lectura para darle más cariño a tu pequeño. Ten en cuenta que mientras le lees un cuento puedes tenerlo acurrucado en tu regazo, estarle pasando la mano por la cabeza o tocando sus manitas.
Foméntale el interés por los volúmenes impresos. Aunque los audiolibros podrá tenerlos al alcance de solo un clic transmítele lo cálido y lo íntimo que puede ser un libro impreso.
• Destina un lugar de la casa para poner un librero. En el mismo, haz un espacio para los libros infantiles de tu hijo donde él pueda llegar fácilmente sin la necesidad de trepar por las trenzas de Rapunzel .
• Siempre que puedas incluye el tema de los libros en sus conversaciones, incluso cuando tu hijo esté con sus amigos.
Premia a tu pequeño con libros. Que entre sus obsequios de cumpleaños, los regalos que cada año le traen los reyes magos y cualquier otra ocasión, nunca falte un libro.
• Acompaña a tu hijo a leer. Cuando veas que toma alguno de sus libros busca uno para ti y siéntate a su lado. De esta manera le estarás indicando que entre los muchos beneficios de la lectura se encuentra el de compartir tiempo en familia.

Mamá, si antes de convertirte en madre no tenías la costumbre de leer, ahora que tienes a alguien más en quien pensar, puede ser un buen momento para dedicar más tiempo a la literatura.

Recuerda que tu hijo te tiene como ejemplo y gusta de imitar tanto tus buenos hábitos como aquellos que no lo son.