¿Cuándo se debe premiar a un niño?

Agetna · 30 septiembre, 2015

La buena educación radica también en conocer y cumplir las obligaciones que como seres humanos tenemos: con la sociedad, nuestro entorno, y nosotros mismos. Valora las obligaciones de tu hijo, pero no las premies siempre.

 

¿Cuándo se debe premiar a un niño? Dentro de esas dudas comunes que comparten los padres se encuentra esta temática.

Aun siendo adultos, en no pocas oportunidades nos encontramos en una encrucijada como la anterior; y es en ese preciso momento cuando quisiéramos tener a alguien más experto a nuestro lado para recibir un buen consejo.

Porque a pesar de que nos preparamos, nadie va a la universidad a recibir un formación para ser madre, menos, para educar a un niño.

“Adiéstrate en este sentido en: claves para educar niños responsables y felices

A ser padre y madre se aprende por el camino, “dando tropezones y a fuerza de golpes” como decimos algunas.

padre-cogiendo-en-lo-alto-a-su-hijo

No obstante, la educación que hayamos tenido, con los valores, los sentimientos; logros, fracasos, creencias… todo va moldeando nuestra forma de ser y así como somos, y como creemos que deben ser las buenas personas, (porque todos nos consideramos buenos y evaluamos a los demás según nuestra propia “regla de medición”) educamos a nuestros hijos.

Pero el premiar o no premiar a los niños a veces se nos va de las manos y pecamos tanto por exceso como por defecto.

Las obligaciones de los niños

Todos, como seres sociales del planeta tierra, aun siendo muy pequeños, tenemos ciertas obligaciones que cumplir.

En el caso de los niños, algunas de sus obligaciones más importantes son:

El respeto a los mayores

No importa si la persona mayor es miembro o no de su familia. Hay que enseñar a los niños a respetar a los adultos y hacer caso a sus consejos, recomendaciones y regaños

Decir siempre la verdad

Aun cuando algunos adultos no den el ejemplo, los niños deben decir siempre la verdad. Hay que enseñarles que las mentiras nunca tienen un buen final

Mantener la disciplina

En cualquier lugar donde se encuentren deben mantener la disciplina y portarse bien. No tocar lo que no se debe tocar, mantenerse quietos cuando hay que hacerlo y hablar en voz baja cuando otros conversen.

shutterstock_92705170

Proteger la naturaleza

Los niños deben abogar por el respeto hacia la flora y la fauna, la no contaminación de los ecosistemas, el reciclaje, la biodiversidad y todo lo que tenga que ver con la preservación del medio ambiente

Otras de las obligaciones que tienen los niños son: el hacer la tarea de la escuela, sacar buenas notas, recoger sus juguetes, poner orden en su cuarto, ser aseados y ayudar en los quehaceres del hogar

“Conoce más sobre este último punto en: los niños pueden y deben colaborar en las tareas del hogar

Pero como cualquiera de estas actitudes son deberes que, como niño o joven, tu hijo debe tener, su cumplimiento, no significa un mérito por el cuál deba recibir un premio.

No obstante, tampoco queremos decir que un niño que haga todo lo anterior no deba recompensarse alguna vez, el mal procedimiento en este caso radica en que hay padres que premian cada uno de estos buenos actos como si de una proeza se tratara.

Pero en fin ¿cuándo se debe premiar a un niño?
A continuación te explicamos.

¿Cuándo se debe premiar a un niño?

Un niño debe premiarse cuando la acción realizada le haya exigido esfuerzo y dedicación más del acostumbrado, o cuando haya hecho bien una serie de tareas, se encuentren o no dentro de sus obligaciones.

Ahora bien, si vas a premiar a tu hijo estas indicaciones te serán de mucha ayuda:

  • Nunca lo premies para pagar algún chantaje emocional
  • Recompénsalo cuando realmente lo merezca. En vez de fomentar los buenos valores, el exceso de regalos estimulan el mal comportamiento, el egoísmo, el capricho y el creerse merecedores de todo
  • Nunca des como premio el liberarlo de alguna obligación
  • Verifica que el darle obsequios nunca se convierta en un deber que debes cumplir
  • Da recompensas que estén acorde al esfuerzo realizado.

Nuestro consejo

Hazle saber a tu hijo cuánto valoras el hecho de que él cumpla con sus deberes, cuán contenta te sientes con ver que es un niño bien educado, responsable y consciente.

shutterstock_61933468

Recompénsalo de forma material cuando puedas y sientas que debes hacerlo; pero haz algo mejor, prémialo con obsequios espirituales: con besos, abrazos, la demostración de que te sientes orgullosa de él, actividades que compartir en familia…, todos ellos valen más que cualquier recompensa material.