¿Qué es la criptorquidia? Causas, consecuencias y tratamientos

Mervis Romero · 28 septiembre, 2018
Cuando los testículos de tu bebé no descienden al escroto de manera natural, se los considera como anormales. Este es un trastorno común, al que se le denomina criptorquidia. ¿En qué consiste? ¿Se puede prevenir?

Normalmente, los testículos se encuentran en la bolsa escrotal del bebé en el séptimo mes del embarazo. Sin embargo, alrededor del 3% de los niños nacidos presentan criptorquidia, ya sea en uno o en ambos testículos. En el 98% de los casos, en el primer año de vida del bebé, el testículo desciende de forma normal. ¿Qué puedes hacer si esto no sucede?

¿Qué se conoce como criptorquidia?

Esta es una palabra compuesta con origen griego, cuyo significado es ‘testículo oculto’. Es un trastorno que se produce cuando ambos o uno de los testículos descienden de manera incompleta.

Este descenso debería presentarse en la última etapa de embarazo, pero en este caso el o los testículos se quedan en algún punto del trayecto, tal como en el canal de la ingle, en la entrada de la bolsa o escroto o intraabdominal.

Posibles causas de la criptorquidia

Los testículos deberían descender a su lugar naturalmente cuando el bebé tiene unos 9 meses de edad, aproximadamente. Aunque no se conocen por completo, las causas de este problema pueden ser:

  • Malformaciones fetales.
  • Problemas genéticos, como una deficiencia hormonal de la hipófisis o del hipotálamo.
  • Defectos en la anatomía.
  • Nacimiento prematuro.
  • Baja de peso al momento de nacer.
  • Herencia familiar.
  • Consumo de alcohol o tabaco por parte de la madre durante el embarazo.
  • Exposición de los padres a algunos plaguicidas.

¿Cómo se puede diagnosticar este trastorno?

No se presenta ningún tipo de síntomas al principio, solo después del parto. En ese momento, uno o ambos testículos del bebé no se palpan en la bolsa escrotal.

El diagnóstico lo debe efectuar un urólogo infantil o un cirujano pediátrico. Por medio de una palpación exacta, puede determinar cuál es la posición de los testículos.

También realizará otros exámenes si no logra encontrar los testículos; así, puede verificar el tipo de trastorno. Entre estas pruebas están un test para estimular las hormonas o una laparoscopia con anestesia generalizada. En casos más delicados, se puede realizar una ecografía o una resonancia magnética (RM).

Tratamientos recomendados

Si en los primeros meses de vida del bebé los testículos no descienden espontáneamente, se recomiendan los siguientes tratamientos:

Terapia hormonal

En esta alternativa, el médico utiliza ciertas hormonas como la gonadotropina coriónica humana (HCG) y la liberadora de gonadotropina (GnRH). Estas ayudan en la liberación de testosterona, que, a su vez, se encarga de que desciendan los testículos.

La HCG se inyecta en el músculo y la GnRH es administrada mediante nebulización nasal. En el transcurso del tratamiento, ambas hormonas se pueden combinar.

“Es un trastorno que se produce cuando ambos o uno de los testículos descienden de manera incompleta”

Intervención quirúrgica

Esta operación se denomina orquidopexia o funiculolisis; en ella, el especialista realiza un pequeño corte en la ingle. Luego, libera el cordón espermático e inmediatamente tira de él hacia abajo.

Acto seguido, cose los testículos en lo más profundo de la bolsa escrotal de manera firme. Solo se realiza esta intervención en el caso de que el tratamiento hormonal no funcione, si la posición de los testículos es anormal o también si existe al mismo tiempo una hernia inguinal.

La limpieza de la primera defecación del bebé.

5 graves consecuencias de no tratar a tiempo un testículo oculto

Una criptorquidia tardía puede causar, a la larga, graves daños al tejido testicular debido a la posición anormal que presenta. Algunas de las consecuencias que se pueden mencionar son:

  • Hernia inguinal: Esta malformación de los testículos aumenta el riesgo de que aparezca una hernia en la ingle.
  • Torsión testicular: Cuando los testículos y el cordón espermático sufren esta torsión, se ocasiona un trastorno circulatorio agudo. Por lo general, amerita de inmediato un tratamiento con una intervención quirúrgica.
  • Compresión testicular: Se produce por las lesiones causadas en el sitio donde se encuentra atrapado uno o los dos testículos.
  • Esterilidad: Si el tratamiento no se realiza a tiempo, puede dañarse el tejido testicular, y como consecuencia producirá pocos espermatozoides.
  • Cáncer testicular: Esto puede ocurrir si el tratamiento se realiza muy tarde o incluso no se efectúa en absoluto. En la edad adulta es mayor el riesgo de padecer este cáncer.

Recuerda que si la criptorquidia no se corrige en los primeros 6 meses de vida del pequeño, es necesario un tratamiento. Este debe finalizar antes de su primer año.

Como padres, debemos examinarlos constantemente en su primer mes, después de los 6 meses y luego cada año, hasta que llegue la pubertad. Así, le evitarás consecuencias mayores a largo plazo.