Cosas que los padres no deben publicar en redes sociales

Eva Maria Rodriguez · 1 septiembre, 2016

Hasta no hace mucho, para compartir una imagen o un vídeo de sus hijos, los padres tenían que descargarlo a su ordenador y luego enviarlo por email, o pasarlo a un soporte físico. Aunque ahora esto nos parezca tedioso, poco tiempo atrás era aún más complicado. Pero con las redes sociales, compartir imágenes y vídeos de nuestros hijos con los familiares y amigos se ha vuelto mucho más fácil… y peligroso.

De hecho, aunque compartir en redes sociales parecer inofensivo algo inofensivo, a medio y corto plazo puede causar muchos de problemas, especialmente si no se tienen bien configurada la privacidad o no se conoce a las personas que dejamos entrar en nuestros perfiles.

Algunas imágenes pueden parecer inofensivas y sin trascendencia. Pero no siempre es así. Por ejemplo, si publicas fotos de tus hijos en espacios públicos estás dando pistas sobre tu ubicación y patrones de actividad. Además, si se trata de espacios infantiles, como un parque, en tus fotos pueden salir otros niños, posando o no.

Otro ejemplo son esas fotos que muestran escenas íntimas del niño o en las que está desnudo, aunque sea solo parcialmente, por no hablar de esas de las que el niño pudiera sentirse avergonzado cuando sea mayor o que puedan servir para hacerlos foco de burlas o, quién sabe, acoso o extorsión.

No publiques imágenes de tu hijo en el baño en las redes

El control de esfínteres es un hito en el desarrollo del niño y, para algunos, todo un reto. Está bien que tu hijo consiga ir solito a hacer pis o caca, o que hayas conseguido sentarlo en el orinal antes de que se lo haya hecho encima. Si necesitas gritarle a los cuatro vientos que lo has conseguido, tú verás lo que haces, pero no publiques fotografías ni vídeos del niño en su momento WC. 

Del mismo modo, no publiques imágenes cambiando pañales, durante el baño o mientras lo estás vistiendo. Debes preservar la intimidad y la privacidad de tu hijo. Que sea solo un niño no implica que no respetes su derecho a la intimidad. Las fotos de desnudez o semidesnudez son especialmente peligrosas si caen en malas manos.

niño en orinal

No compartas imágenes embarazosas del niño

Avergonzar a los niños ha sido durante mucho tiempo una herramienta usada por muchos padres y educadores para “despertar” a los niños. Pero reírte de tus hijos en público o avergonzarlos te deja en muy mal lugar a ti también. El problema es que, con las redes sociales, todo eso queda ahí.

Si estás enfadada por algo que ha hecho tu hijo no vas a conseguir nada mostrándoselo a todo el mundo. Eso es algo que debe quedar en casa. No te vas a sentir mejor por mostrarle a todo el mundo lo que ha hecho tu hijo.

No publiques imágenes en las que salgan otros niños

Si a ti no te importa mostrar imágenes de tus hijos públicamente es cosa tuya. Como padre, madre o tutor es tu responsabilidad. Lo que no puedes hacer es publicar fotografías o vídeos en los que salgan otros menores.no publiques fotos de tu hijo en las redes

Nadie te va a prohibir hacer fotos o vídeos en un parque, en las funciones escolares, en las fiestas de cumpleaños o en cualquier situación en la que se junten niños. Pero sin permiso de sus padres, tú no puedes publicar imágenes de otros menores, igual que nadie puede publicar imágenes de tus hijos.

No compartas imágenes de tus hijos cuando estén enfermos

Los niños pueden parecer adorables cuando están enfermos en ciertos momentos. Pero una cosa es mandarle a la abuelita una foto de su nietecito enfermo para que vea que, incluso malito, es un amor, y otra mostrar a tu hijo en uno de sus momentos más vulnerables al mundo entero.

Debes respetar la intimidad de tu hijo también en esos momentos de tanta fragilidad. Lo que a ti te puede parecer adorable puede parecer patético para otros. Quién sabe lo que puede pasar con esas fotos más adelante.

No publiques fotos que contengan datos de carácter personal

Una imagen puede decir más que mil palabras. Mostrar fotografías o vídeos que incluyan datos de carácter personal puede ser muy peligroso. Por ejemplo, puedes estar dando información sobre dónde estudia tu hijo, tu dirección y/o teléfono (si se ve en la mochila y otro accesorio que lleve el niño), sus costumbres y horarios, etc.

Mostrar datos de carácter personal te pone en peligro a ti y a tu hijo. Si la legislación de los diferentes países le están dando tanta importancia al tema de la privacidad es por algo. No pierdas de vista que si tú haces pública cualquier información personal vinculada a tu hijo te estás exponiendo tú y lo estás exponiendo a él.

Reflexiones finales y descargo

Que mucha gente publique las fotos de sus hijos en redes sociales no quiere decir que tú tengas que hacer lo mismo. Es tu responsabilidad preservar la intimidad de tu familia.

En cuanto a las imágenes utilizadas en este artículo, todas ellas son fotografías de stock compradas a un proveedor de imágenes y que cuentan con las autorizaciones correspondientes.