El consumo de alimentos procesados ha aumentado en los niños, según un estudio

Te vamos a mostrar las consecuencias del incremento en el consumo de alimentos procesados en los niños, el cual ha tenido lugar en los últimos años.
El consumo de alimentos procesados ha aumentado en los niños, según un estudio
Saúl Sánchez Arias

Escrito y verificado por el nutricionista Saúl Sánchez Arias.

Última actualización: 24 mayo, 2022

Un reciente estudio ha demostrado que el consumo de alimentos procesados en niños se ha disparado en los últimos años, así como todos los riesgos que este fenómeno acarrea. Hablamos de productos de muy baja calidad, que apenas son capaces de aportar nutrientes esenciales para el organismo. En contraparte, son fuente de ácidos grasos de tipo trans, de azúcares simples y de aditivos artificiales. En un escenario ideal, deberían de aparecer con escasa frecuencia en la pauta dietaria.

Antes de comenzar, cabe destacar que una dieta saludable es aquella que está compuesta, fundamentalmente, por alimentos frescos. Estos comestibles consiguen aportar vitaminas, proteínas y grasas de calidad, que son elementos imprescindibles para el buen funcionamiento del organismo y para evitar ciertas enfermedades.

Por eso, hoy vamos a contarte todo lo que debes saber de estos hábitos alimentarios tan comunes de los tiempos que corren. ¡No dejes de leer!

Los peligros de los alimentos ultraprocesados en los niños

El estudio al que nos referimos se ha publicado en la prestigiosa revista JAMA y analizó los hábitos alimentarios de los niños de 2 a 17 años que viven en los Estados Unidos.

Entre los resultados se ha evidenciado cómo las calorías procedentes de alimentos industriales suponen más del 30 % de las ingeridas en todo el día, lo cual es un hecho verdaderamente preocupante. Es importante destacar que la mayoría de estas calorías son “vacías”, es decir, que aportan energía pero no los nutrientes necesarios para el cuerpo.

Otro aspecto no menor es que los ácidos grasos de tipo trans presentes en dichos comestibles han demostrado incrementar el riesgo de sufrir enfermedades metabólicas. No solo alteran el estado inflamatorio del medio interno, sino que también provocan ineficiencias en el funcionamiento del organismo y alteraciones en el ADN de las células. De esta forma, su consumo desmedido podría causar distintas enfermedades.

maiz choclo granos en frasco procesado nachos en plato ultraprocesados
La dieta de la familia debe incluir mayor cantidad de alimentos frescos (izquierda) y menor cantidad de procesados (medio) y ultraprocesados (derecha). Si bien el elemento de base es el mismo, los nutrientes y demás sustancias que una u otra forma de presentación aportan son francamente distintas.

Los aditivos pueden condicionar la buena salud

Por otra parte, hay que destacar que los alimentos ultraprocesados se elaboran con una cantidad excesiva de aditivos artificiales. Estos componentes se utilizan para mejorar las características organolépticas de los productos y para incrementar la vida útil de los mismos en las tiendas.

Sin embargo, no son inocuos, pues impactan negativamente sobre la microbiota intestinal y alteran su densidad y diversidad. Esto condiciona los procesos digestivos con el paso del tiempo.

Además, existen otros aditivos que directamente podrían aumentar el riesgo de desarrollar patologías, como es el caso de los nitritos. Cuanto menos aparezcan en la dieta estos compuestos, mejor. Por ello, es clave revisar los etiquetados nutricionales para descartar aquellos comestibles que los contengan o que se compongan de otras sustancias de baja calidad.

La educación nutricional es fundamental

A todo este problema hay que sumarle que los hábitos adquiridos durante las primeras etapas de la vida suelen mantenerse a futuro. Por ello, es determinante brindar una correcta educación nutricional desde la primera infancia. Así, habrá que enfatizar en la necesidad de incluir alimentos frescos en la pauta, para asegurar el consumo de los nutrientes esenciales para mantener un buen estado de salud.

De hecho, el elevado consumo de procesados es una de las razones de que la obesidad infantil se haya disparado en las últimas décadas. Mantener un estado de sobrepeso resulta verdaderamente peligroso, más allá de la cuestión estética. En esta situación se incrementa el nivel de inflamación y de oxidación del organismo y se alteran algunos procesos metabólicos que empeoren todavía más el problema.

plato de frutas divertido menu infantil frutillas hotcake kiwi arandano banana
Lo óptimo apostar por la prevención a partir del establecimiento de buenos hábitos nutricionales desde el nacimiento.

Cuidado con los alimentos procesados en la dieta de los niños

Como has visto, el incremento del consumo de alimentos procesados en los niños es verdaderamente preocupante. Al mismo tiempo, los aumentos en los precios de los frescos provocan que muchas familias no alcancen a llevar una dieta saludable por razones económicas. No obstante, aun se pueden plantear algunas alternativas para garantizar un aporte nutricional óptimo sin gastar demasiado dinero.

Lo que está claro es que inculcar buenos hábitos dietéticos desde las primeras etapas de la vida es  determinante para lograr un buen estado de salud en el futuro. Y no solo hay que cuidar la dieta, sino que es preciso acompañar con la práctica regular de ejercicio físico, sobre todo el trabajo de fuerza muscular. Incluso, dormir adecuadamente marcará la diferencia a medio plazo en lo que a funcionamiento del organismo se refiere. A esto último se le presta cada vez menos atención, pero es de vital importancia.

Te podría interesar...
¿Por qué los niños no deben abusar de los alimentos ultraprocesados?
Eres Mamá
Leerlo en Eres Mamá
¿Por qué los niños no deben abusar de los alimentos ultraprocesados?

¿Sabes por qué los niños no deben abusar de los alimentos ultraprocesados en su día a día? Te lo contamos en este artículo.



  • Wang L, Martínez Steele E, Du M, et al. Tendencias en el consumo de alimentos ultraprocesados ​​entre jóvenes estadounidenses de 2 a 19 años, 1999-2018. JAMA. 2021;326(6):519–530. doi:10.1001/jama.2021.10238. https://jamanetwork.com/journals/jama/fullarticle/2782866?guestAccessKey=c646e502-898f-443b-8558-d90a74e35415&utm_source=For_The_Media&utm_medium=referral&utm_campaign=ftm_links&utm_content=tfl&utm_term=081021

  • de Souza, R. J., Mente, A., Maroleanu, A., Cozma, A. I., Ha, V., Kishibe, T., Uleryk, E., Budylowski, P., Schünemann, H., Beyene, J., & Anand, S. S. (2015). Intake of saturated and trans unsaturated fatty acids and risk of all cause mortality, cardiovascular disease, and type 2 diabetes: systematic review and meta-analysis of observational studies. BMJ (Clinical research ed.)351, h3978. https://doi.org/10.1136/bmj.h3978