Aditivos alimentarios en niños: todo lo que debes saber

18 Octubre, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la nutricionista Silvia Zaragoza
¿Cómo afectan los aditivos alimentarios a los niños? Aunque su uso sea seguro, se han notificado casos de hipersensibilidad y alteraciones neurológicas.

El uso de aditivos alimentarios ha sido un gran avance, ya que sirven para conservar la comida durante más tiempo manteniendo su textura, sabor y color. Sin embargo, se han notificado reacciones adversas, por lo que pasan por un control para valorar su inocuidad y para establecer unos límites máximo de uso y consumo.

¿Quiénes crees que son los más afectados? A continuación, queremos enseñarte los efectos de los aditivos alimentarios en niños basándonos en la poca evidencia que hay hasta ahora.

Aparecen en la etiqueta mediante un número precedido de la letra E (referente a Europa) o con un nombre. La gran mayoría se añade a los alimentos manipulados y preparados, como las galletas, los zumos, la mermelada, caldos, sopas deshidratadas, cereales de desayuno, refrescos, etc.

¿Sabías que pueden acumularse en algunos órganos y alterar sus funciones por similitud con determinadas hormonas? Por tanto, los niños, al pesar menos y no estar bien desarrollados, son los más expuestos y los que más consecuencias sufren.

Padre con su hijo haciendo bocadillos para la excursión en familia.

Déficit de atención e hiperactividad: ¿cómo afectan los aditivos al comportamiento infantil?

El trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH) es el trastorno del neurodesarrollo más frecuente en niños, caracterizado por falta de atención, impulsividad y dificultad para establecer relación con los demás.

Aunque se desconocen las causas, las investigaciones apuntan a la genética y otros factores ambientales, como la dieta, exposición a metales pesados durante el embarazo, bajo peso al nacer, etc.

Por un lado, algunos estudios, como el de South Hampton (Reino Unido), muestran un aumento en la hiperactividad en niños de 3 años así como en los 8 o 9 producido por colorantes artificiales y el benzoato sódico.

Por otro lado, en Hong Kong no pudieron establecer ninguna relación. Al cabo de 5 años, una revisión de ambos estudios concluyó que la hiperactividad solo se producía en niños con sensibilidad a los colorantes, independientemente de si presentaban trastorno por falta de atención e hiperactividad.

¿Existe relación entre aditivos alimentarios en niños y la aparición de autismo?

En cuanto al autismo, la dieta de exclusión del gluten y la caseína de la leche resulta efectiva, aunque en aquellos que presentan problemas digestivos. Esta relación se ha establecido al darse cuenta de que los anticuerpos IgE e IgG están aumentados.

Además, presentan una inflamación agravada por los lácteos y el gluten, que dificulta el correcto funcionamiento del sistema inmunitario. A su vez, tienen mayor permeabilidad intestinal, cosa que altera la microbiota. Por el contrario, los aditivos no suponen ningún problema por consumirlos.

Hipersensibilidad por consumo de aditivos en niños

Aunque sea algo difícil de creer, los aditivos pueden producir alergias cuya prevalencia es del 1-2 % en niños. Además, suele aumentar si presentan atopia o alergia a algún otro alimento, pudiendo llegar al 7 %. Las más comunes son por la tartracina, que es un colorante, y los sulfitos.

Aparece al cabo de unos minutos u horas de haberlos comido mediante urticaria, asma, irritabilidad y alteración del patrón del sueño.

También pueden presentar síntomas no mediados por IgE, siendo lo que se conoce como intolerancia. El problema surge a la hora de establecer un diagnóstico, puesto no hay extractos estandarizados y suelen pasar desapercibidas por ser reacciones menos frecuentes.

Niña comiendo patatas fritas con aditivos alimentarios.

Aditivos alimentarios en niños: ¿qué hacer? 

En resumen, los aditivos alimentarios en niños no suponen ningún problema, salvo en las situaciones mencionadas con anterioridad. Quizá la mayor preocupación sería la exposición frecuente por el tipo de productos en los que se añaden, que poseen una baja calidad nutricional.

Son muy ricos en grasas de baja calidad y azúcares añadidos, cuyo consumo es recomendable que sea ocasional. Contribuyen a la aparición de patologías cardiovasculares y metabólicas que disminuyen la calidad de vida.

Por  último, es importante remarcar que algunos aditivos son naturales y de uso común al cocinar, como el ácido acético y ascórbico del vinagre y los cítricos, que evitan que el aguacate y las alcachofas se ennegrezcan, por ejemplo. Incluso la cúrcuma actúa de colorante y es una especia muy rica en antioxidantes.

Pero también los hay sintéticos, que suelen ser los más temidos, y por esa razón la tendencia de la industria es remarcar en la etiqueta que no contiene colorantes o son 100 % naturales. Incluso en el listado de ingredientes ponen el nombre sin acompañarlo del número para que los compres sin que te lo pienses 2 veces.

  • Arnold, L E; Lofthouse, N; Hurt, E (2012) Artificial food colors and attention-deficit/hyperactivity symptoms: conclusions to dye for. Neurotherapeutics, 9(3): 599-609.
  • McCann, D; Barrett, A; Cooper, A; Crumpler, D; Dalen, L; Grimshaw, K et al (2007) Food additives and hyperactive behaviour in 3-year-old and 8/9-year-old children in the community: a randomised, double-blinded, placebo-controlled trial. Lancet, 370(9598): 1560-7.
  • Lok, K Y W; Chan, R S M;  Lee, V W Y; Leung, P W; Leung, C; Leung, J; Woo, J (2013) Food additives and behavior in 8- to 9-year-old children in Hong Kong: a randomized, double-blind, placebo-controlled trial. J Dev Behav Pediatr, 34(9): 642-50.
  • Bakthavachalu, P; Kannan, S M; Qoronfleh, M W (2020) Food Color and Autism: A Meta-Analysis. Adv Neurobiol, 24: 481-504.
  • Ly,V; Bottelier, M; Hoekstra, P J; Arias Vazquez, A; Buitelaar, J K; Rommelse, N N (2017) Elimination diets' efficacy and mechanism in attention deficit hyperactivity disorder and autism spectrum disorder
  • Velázquez-Sámano, G; Collado-Chagoya, R; Cruz-Pantoja, R A; Velasco-Medina, A A; Rosales-Guevara, J (2019) Hypersensitivity reactions to food additives. Rev Allerg Mex, 66(3): 329-39.
  • Feketea, G; Tsabouri, S (2017) Common food colorants and allergic reactions in children: Myth or reality? Food Chem, 230:578-88.
  • Trasande, L; Shaffer, R M; Sathyanarayana, S; COUNCIL ON ENVIRONMENTAL HEALTH (2018) Food Additives and Child Health. Pediatrics, 142(2): 1408.