Consejos para calmar el llanto del bebé

Inés Gómez 30 julio, 2017

El llanto es algo muy común en los bebés. Gracias a ello, podemos saber qué es lo que necesita el niño, si le duele algo o si se siente incómodo. Muchos padres primerizos suelen ser muy alarmistas al respecto porque creen que puede significar algo malo, pero no tiene por qué ser así. Todos los bebés lloran. Aprende cómo calmar el llanto.

También es cierto que esta situación suele generar en los progenitores un gran estrés y cansancio. A veces, incluso angustia. No entienden exactamente qué es lo que le pasa al bebé ni cómo tranquilizarlo, lo que puede asustar al principio. Afortunadamente, la paternidad es cuestión de práctica, y en un tiempo se aprende a descifrar las señales del niño.

Algunas de las causas del llanto suelen ser bastante simples: hambre, sueño o dolor. En ese caso, existen múltiples consejos útiles que se pueden llevar a la práctica y que ayudarán al bebé a calmarse y a tranquilizarse.

¿Qué puedo hacer para calmar el llanto de mi bebé?

Dale de comer

Una vez que sepas identificar qué señales utiliza para decirte que tiene hambre, podrás adelantarte a él. Antes de llorar, la mayoría de los bebés suelen realizar ciertos gestos para indicar que necesitan comer. Algunos de ellos son, por ejemplo, chasquear los labios o llevarse las manos a la boca.

Atento a sus gases

Los bebés tragan aire cuando están mamando o bebiendo del biberón, actividad que produce muchos gases. Los niños suelen sentirse bastante incómodos, y hay que tratar de que eructen. Para ello, el bebé debe colocarse en el hombro del padre o de la madre, para luego darle palmaditas en la espalda.

Cambia su pañal

Puede que tenga el pañal sucio y sienta incomodidad. Procura comprobar cada cierto tiempo si sigue limpio o no, ya que de no ser así es una posible causa de que tu hijo llore. Afortunadamente, es algo que es fácil y rápido de solucionar.

Dale algo para succionar

Utiliza un chupete o algo parecido y que no corra riesgo de tragarse. La succión suele relajar bastante a los bebés, ya que les aporta sensaciones muy placenteras. También puede usarse sin problema el propio pecho de la madre o un dedo de la mano.

calmar El llanto 2

Masajes

El vaivén de un masaje suave relaja mucho a los bebés. Además, sirve también para ayudarles a expulsar gases, lo que como se menciona antes, les alivia bastante. También se les puede balancear despacio, pues hay niños que necesitan estar constantemente en movimiento.

Cambia el bebé a otros brazos

Aunque a cualquier padre le gustaría ser capaz de calmar a su bebé, hay veces que se necesita ayuda. Dejar que lo calme otra persona os relajará a ambos, ya que los niños notan cuándo sus padres están tensos y nerviosos. El llanto continuo puede llegar a irritar mucho a una persona, lo que influye también en cómo esa persona trata a los demás.

Calor materno

Para la mayoría de los bebés, el contacto con la piel de su madre es algo que les tranquiliza. Pueden apoyarse en el pecho materno y oír los latidos de su corazón, que les hace sentir mucha protección.

Además, los niños tan pequeños suelen estar muy a gusto en los lugares cálidos y, ¿qué mejor que el que les brinda su madre?

Cuidado con la ropa

Algunos niños son muy sensibles al tacto con la ropa. Puede que haya una etiqueta pequeña o un tejido que les esté rozando y les haga daño. Para solucionarlo solo hay que estar atento y procurar que su ropa esté suave y no contenga tejidos que raspen.

Tampoco hay que olvidar que es muy importante cortar bien todas las etiquetas. Hay que evitar también los zapatos demasiado apretados, porque pueden cortarle la circulación.

calmar el llanto 3

Vigila sus dientes

Es probable que le estén saliendo los dientes, sobre todo si tiene entre 3 y 7 meses. Si necesita morder, saliva mucho y no quiere comer, posiblemente sea a causa de la dentición.

La única forma de aliviar este proceso natural es dejarle que muerda, especialmente cosas frías (no congeladas) que ayuden a bajar la inflamación de las encías.

Ve al médico

Algo muy común en los bebés son los cólicos, cuyos síntomas son irritabilidad y llanto excesivo, sobre todo después de comer. Si el niño sufre un llanto incontrolable puede que lo más adecuado sea pedir ayuda a un especialista. Posiblemente no sea nada grave, pero es mejor resolver dudas. Así, los padres se quedan más tranquilos y evitan caer en suposiciones erróneas.

 

 

 

 

Te puede gustar