Si el bebé llora con insistencia puede que tenga cólicos

Agetna 3 marzo, 2017

Si un bebé llora con insistencia puede que tenga cólicos. Muchos niños suelen padecer cólicos durante los primeros meses de su vida y a cada rato romper a llorar de manera desconsolada, incluso, luego de estar en los brazos de mamá. Si notas que tu pequeño es de esos, descarta que no sean los cólicos lo que lo afectan, y si ese es el caso, alivia su padecimiento.

A continuación te indicamos cómo hacerlo.

Detecta si tu hijo padece de cólicos

Mamá, los cólicos son contracciones del estómago que suelen estar acompañadas de dolor.

Para detectar si tu bebé llora porque tiene cólicos solo debes observarlo:

  • El bebé sigue llorando aun cuando lo cargas, lo acaricias, le hablas, lo zarandeas suavemente, le acercas el pecho para lactarlo, lo meces, lo sacas al patio, lo abrigas, le cambias el pañal, verificas que las ropitas no le aprieten o que le haya picado algún insecto
  • El llanto desconsolado suele aparecer en determinados horarios, sobre todo por las tardes-noches
  • El vientre se le inflama y endurece ligeramente. Tu hijo cierra más sus puñitos y encoge mucho las piernas. Se pone rígido, colorado y se estremece a la vez que no para de gritar como si tuviera una pataleta (cosa que no es)
  • Comienza a llorar de repente. Puede estar cargado, acostado en la cuna, o escuchándote, incluso dormido, y sin más ni más romper a llorar
  • El llanto se extiende media hora, una hora, hora y media…
  • Se calma de repente y pasados unos segundos vuelve a llorar como antes
  • No logra conciliar el sueño. Apenas lo duermes se despierta llorando
espasmos-sollozo

Alivia sus cólicos

Para aliviar los cólicos existen algunos medicamentos que tu pediatra te podrá recetar, otros de ellos se expenden libremente. En cualquier caso consulta con él el medicamento y la frecuencia para administrárselo.

Es importante que ambos encuentren los orígenes de este tipo de malestar porque quizás se trate de determinados alimentos que estés comiendo y que le estés trasmitiendo a tu hijo a través de la leche. Puede también que estés sobrealimentándolo o le des el pecho con menor frecuencia de la recomendada.

Será el pediatra también quien descartará otros problemas de salud que desencadenen los tan molestos cólicos. Pero bien, si tu hijo es de los que tiene muchos cólicos y, por lo general, son duraderos, puedes optar por algunos ejercicios que mucho van a ayudarlo.

  • Colócale una mantita tibia, sobre lo caliente, en su barriga
  • Tenle mucha paciencia y dale amor. Consuélalo, abrázalo, dale brinquitos mientras está recostado en tu hombro, bésalo… ten presente que se siente mal y es en ese instante cuando necesita más de tu ayuda y apego
  • Prueba a bañarlo. Si tu nene no es de los que llora apenas ve el agua y en cambio, le gusta mucho mojarse, acércalo a la bañera y mójale los piecitos a ver si acepta que le des un “chapuzón” con agua tibia. El agua tibia lo relajará y le servirá para descongestionar su barriguita. La actividad también lo mantendrá entretenido
  • Cárgalo de manera vertical con la cabecita apoyada en tu hombro. Pásale la mano por la espalda de abajo hacia arriba para intentar sacarle los gases que lo molestan
  • No es recomendable que le des de comer en ese momento. Pero si ves que acepta el pecho y así se calma ¡adelante!, lo más importante es quitarle su malestar y teniéndote tan cerca, recibiendo la tan preciada leche y el calor que le das, puede que se sienta mejor
  • Hay niños que se calman con el movimiento y el ruido. Quizás deje de llorar si abres la ventana y permites entrar el bullicio de la ciudad, o lo sacas a pasear en el auto. Prueba esto a ver si te funciona.
por-que-llora-bebe-recien-nacido

Si un bebé llora con insistencia puede que tenga cólicos

Los cólicos en los bebés suelen aparecer luego de las tres semanas de nacido y pueden extenderse, aunque no sucede con la mayoría, hasta que cumplan los 3 meses de edad. Luego de este tiempo deben desaparecer.

Para calmar los cólicos de un niño todo vale. No hay una fórmula exacta que te diga: “Pon esto a prueba y verás que tu hijo se calma”. Solo mediante la observación y haciendo uso de la experiencia que sumes día a día, podrás ayudarlo a sentirse mejor.

Te puede gustar