Cómo conseguir que el aprendizaje sea divertido para un niño

María José · 14 mayo, 2017

Desgraciadamente hay muchos niños que asocian el aprendizaje con el aburrimiento o con la obligación. Cuando la realidad es que el aprendizaje es un proceso casi mágico que todas las personas podemos disfrutar. Los niños aprenden casi de forma innata y por eso, es importante que asocien el aprendizaje como algo divertido que pueden hacer en cualquier momento y lugar. 

En muchas ocasiones los niños aprenden sin darse cuenta de que están aprendiendo. Los padres pueden animar a los pequeños a aprender, para que se den cuenta de que mientras aprenden pueden divertirse al mismo tiempo. La realidad es que aprender es un juego de niños, un juego en el que pueden participar personas de todas las edades. Si quieres que tu hijo se divierta mientras aprende, sigue leyendo.

Consejos para que el aprendizaje sea divertido

Jugar con plastilina

Crear formas y moldear con plastilina le ayudará a mejorar su motricidad fina y que además, su imaginación y creatividad empiecen a estar en auge. Los colores brillantes de la plastilina gusta a todos los niños y además, le ayudará también a identificar colores y forman. Pueden aprender muchos conceptos desde que son pequeños gracias a la plastilina.

Pueden aprender la diferencia entre duro y blando, a aplastar, a crear serpientes más largas o más cortas, a formar objetos… Los músculos de sus manos también se verán fortalecidos. Además, la plastilina ofrece muchas posibilidades para aprender a través de la imaginación. Incluso puedes hacer letras con las formas u otras muchas cosas.

El juego de roles

Con el juego de roles los niños desarrollarán su creatividad e imaginación y además, aprenderán a comportarse de diferentes formas según el contexto en el que se encuentren. Es buena idea jugar para aprender a través de los juegos de roles. Mientras que el niño potencia su imaginación y creatividad, también tendrá nuevas ideas y aprenderá a solucionar las cosas de forma creativa.

El juego de roles permite que los niños salgan de su zona de confort, aprenderán a pensar de forma crítica y a resolver los problemas por sí mismos. Sentirán que tienen el control de las situaciones y esto, aumentará su autoestima y tendrán un mejor concepto de sí mismos. Además, los juegos de rol también potencian una buena inteligencia emocional animando a los niños a experimentar en el mundo de una forma menos egocéntrica.

Mantener una buena comunicación con los hijos

Es muy importante que para que un niño crea en sus propias capacidades intelectuales, sepa que los demás también creen en él. Por eso, es necesario que sienta que sus padres o adultos de referencia confían en sus posibilidades. Leer libros a los niños, exponiéndolos a nuevo vocabulario, libros ilustrados, vincular palabras con imágenes… Les ayudará a adquirir vocabulario que les permitirá expresarse mejor y comprender lo que están aprendiendo. 

Es fundamental que para el aprendizaje los niños sientan confianza, autoestima, inteligencia emocional y bienestar. Anima a tu hijo a identificar colores, formas, números cuando estéis fuera de casa o en contextos que no tengan que ver con la escuela. Vincula lo que descubrís con las cosas que ya sabe para hacer conexiones. Esto mantendrá la motivación en el aprendizaje.

Aprender al aire libre

Pasar tiempo al aire libres es muy importante para mejorar el aprendizaje de los niños. Además, pasar tiempo junto con la naturaleza le ayudará a quererla y descubrir lo importante que es cuidarla para la vida en nuestro planeta. Además, las actividades al aire libre fomentan la responsabilidad, como por ejemplo actividades como la jardinería. Además, estarás fomentando una alimentación saludable y el respeto a la comida.

Actividades de lenguaje y discriminación auditiva

Cantar es muy divertido y a los niños les encanta. Estarán mejorando el ritmo, el vocabulario, la memoria a corto y largo plazo así como el buen humor casi sin darse cuenta. Busca canciones que sean del interés de tus hijos y disfrutad cantándolas. Las adivinanzas, las rimas, los trabalenguas… Todos son muy divertidos y ayudarán a tu hijo a aprender y mejorar su capacidad cognitiva.

Os divertiréis mucho juntos y además, los niños tendrán un gran repertorio de canciones y adivinanzas en su memoria para utilizarlas siempre que quieran. Los niños se darán cuenta de que son capaces de aprender por sí mismos y de pasarlo bien, algo indispensable para mejorar su aprendizaje futuro cuando estén en el centro educativo.