Consecuencias de fumar delante de los niños

Óscar Dorado · 9 julio, 2018
Fumar delante de otras personas es perjudicial, especialmente cuando lo haces delante de los niños. Si no consigues detener este hábito, por lo menos debes asegurarte de tener tu casa y automóvil libres de humo.

La mayoría de los fumadores son conscientes del daño que están causando a su propia salud y saben que los demás también pueden sufrir el tabaquismo pasivo, como es el caso de los más pequeños. Por ello, este artículo pretende evaluar las consecuencias de fumar delante de los niños.

El humo de los cigarros es peligroso, especialmente para los niños. La mejor manera de proteger a los seres queridos es dejar de fumar. Aunque si no tienes la suficiente fuerza de voluntad, por lo menos debes asegurarte de tener una casa y un automóvil libres de humo.

Se debe tener en cuenta que, cuando los niños ven fumando a los mayores, no miden la gravedad de los riesgos involucrados. Por este motivo, eres siempre el principal responsable de hacerlo delante de ellos y de tomar las precauciones oportunas.

Asimismo, los estudios confirman que la exposición al humo de segunda mano causa múltiples enfermedades en niños, incluyendo asma y neumonía; esto trae como consecuencia miles de hospitalizaciones evitables. Esto demuestra que, al contrario de lo que muchos padres piensan, fumar delante de los niños tiene un impacto real en su salud.

Consecuencias de fumar delante de los niños

El impacto del humo de los cigarros en la salud puede afectar a los miembros de la familia de manera diferente según su edad y condición. En el caso de los niños, se trata de algo más particular.

De hecho, la Organización Mundial de la Salud afirma que millones de niños respiran aire contaminado por el humo del tabaco cada día. Además, el organismo considera que el tabaquismo pasivo es causa de graves enfermedades cardiovasculares y respiratorias.

Ciertamente, el humo de tabaco contiene más de 4.000 sustancias químicas. Entre ellas, la más conocidas es la nicotina, pero esto también incluye productos tóxicos tales como monóxido de carbono, sustancias irritantes y más de cincuenta cancerígenos.

Fumar delante de los niños genera grandes consecuencias para su salud.

Por este motivo, fumar delante de los niños es especialmente dañino para los pequeños, quienes además tienen las vías respiratorias, los pulmones y el sistema inmunológico menos desarrollados. Asimismo, los niños que viven en un hogar donde al menos una persona fuma, tienen más probabilidades de desarrollar:

  • Asma.
  • Infecciones de pecho, como neumonía y bronquitis.
  • Meningitis.
  • Infecciones de oído.
  • Tos y resfriados.
  • Puede aumentar el riesgo de algunos cánceres infantiles, como tumores cerebrales y linfomas.
  • Dificultades de aprendizaje y problemas de comportamiento.

“Primero formamos los hábitos y luego ellos nos forman. Conquiste sus malos hábitos o ellos los conquistarán a usted”
–Rob Gilbert–

¿Cómo proteger a los niños del humo del tabaco?

La única manera de proteger a los niños de los efectos negativos del tabaco es mantener el ambiente libre de humo. Sin ninguna duda, la mejor forma de hacerlo es dejar de fumar por completo, lo que a su vez representa un beneficio para ti.

Estos son algunos consejos que puedes tener en cuenta para proteger a los niños del humo del tabaco:

  • No fumes en espacios interiores.
  • Pide a tus visitantes que no fumen en el interior de la casa.
  • No fumes en el automóvil ni permitas que nadie más lo haga.
  • Mantén a tus niños alejados de los sitios públicos donde el humo está concentrado.

Adopta nuevos hábitos en tu vida

Con la llegada del bebé, es necesario implantar ciertos cambios para eliminar este hábito negativo para tu salud y para el bolsillo. Para muchas mujeres, el anuncio del embarazo es un desencadenante que les permite dejar de fumar, al menos hasta el parto.

Aunque el embarazo no es necesariamente una excusa para dejar de fumar, sí es un buen momento para replantearse la adicción a la nicotina. Incluso algunas mamás logran no volver a fumar tras el nacimiento del pequeño.

Dejar de fumar cuando hay niños en la casa es prácticamente una obligación de los padres.

Por otro lado, para evitar poner a tu hijo en un riesgo innecesario, es absolutamente necesario nunca fumar dentro de la casa. Siempre tienes que acostumbrarte a salir, ya sea que haga calor, frío o llueva. La regla debe ser la misma para amigos o familiares.

Finalmente, después de una pausa para fumar, lo ideal es cambiarse de ropa. De hecho, tus prendas quedan impregnadas de humo, debido al olor del cigarrillo, que también es nocivo para los niños.

Recuerda que las consecuencias de fumar delante de los niños son evitables. Dejar este hábito es la solución ideal para evitarlo, además de eliminar su dependencia. Si, por el contrario, no estás listo para poner punto y final a la adicción, debes hacer todo lo posible por mantener el humo de los cigarros alejado de los niños y las otras personas.