Conoce las verdades de ser una madre de un hijo con carácter fuerte

Aunque todas las mamás desearían que sus pequeños fueran dóciles criaturas, la verdad es que en ocasiones vienen acompañados de una manera de ser única que debe saberse cultivar desde la infancia.
Conoce las verdades de ser una madre de un hijo con carácter fuerte

Última actualización: 26 agosto, 2022

Todos los niños desarrollan desde sus primeros años una personalidad innata que los acompañará por el resto de sus vidas. Mientras algunos son más callados y tranquilos, otros suelen ser más extrovertidos y demandantes. Hoy te compartiremos algunas verdades que toda madre de un hijo con carácter fuerte conoce de primera mano.

Los pequeños con una personalidad arrolladora pueden poner a prueba los límites de sus padres con tal de conseguir lo que desean. Es ahí donde radica la importancia de la crianza positiva basada en el amor, el respeto y la comunicación. Con el fin de que los hijos puedan sacarle el mayor provecho a su carácter, pero sin pasar por encima de las demás personas.



7 verdades que toda madre de un hijo con carácter fuerte conoce

Desde el primer momento en que notaste que tu pequeño tenía una gran personalidad (que se alejaba mucho de la de sus otros hermanos o primos) habrás sido consciente de que su crianza sería todo un desafío. Los niños con un comportamiento fuerte y demandante saben claramente lo que desean y no se conformarán con un simple “no” como respuesta.

El hecho de que los niños tengan un genio fuerte no significa bajo ninguna circunstancia que se deban permitir faltas de respeto. Se debe corregir siempre desde el amor.

Y aunque ese tipo de rasgos pueden ser de gran ayuda en el futuro, deben saber enfocarse para que los niños aprendan a manejar la frustración y sepan que no siempre podrán obtener lo que desean. Así que, en lugar de pensar en lo difícil de criar a un niño de carácter fuerte, mejor reflexiona en las maneras en las que puedes ayudarlo a mejorar como persona.

Estas son las 7 verdades que toda mamá de un hijo demandante conoce.

1. Sabes negociar con tu pequeño

Todos los papás de un hijo de carácter fuerte saben muy bien que disuadirlo de abandonar sus deseos no es algo fácil de lograr. Ellos saben lo que quieren y también lo que no. Sin embargo, no siempre se puede (ni se debe) cumplir con todos los caprichos de los niños y se debe negociar para llegar a una decisión que esté bien para ambos.

2. Bromeas sobre el carácter de tu hijo

Ya sea con la pareja, la familia o los amigos, la personalidad de tu hijo es un tema que eventualmente sale a colación con preguntas como: “¿a quién le habrá heredado ese carácter?” o “conforme crece mi pequeño se parece más a mí”. Y es que algunas actitudes pueden ser reconocidas muy fácil y confirman que ese niño es hijo de sus padres.

3. Aún sientes momentos de ansiedad y estrés

Criar de manera positiva a un pequeño de carácter fuerte es todo un desafío que requiere de mucho amor y respeto paternal. No obstante, aunque intentas mantener la calma y dar lo mejor de ti misma, en ocasiones aún sientes ansiedad y estrés por el comportamiento de tus hijos. Y a pesar de que te gustaría desaparecer un par de horas de todo el drama cotidiano, no cambiarías a tu hijo por nada.

Procurar mantener la calma en momentos de tensión es indispensable para brindar un buen ejemplo de inteligencia emocional.

4. Reconoces las cualidades de tu niño

Aunque el carácter fuerte de tu pequeño puede ser muy demandante en ocasiones, también sabes reconocer las ventajas que eso conlleva. Por ejemplo, te hace muy feliz saber que tu hijo tiene su propio criterio y no se deja influenciar fácilmente por otras personas. Te brinda tranquilidad saber que en el futuro tu niño no se dejará manipular por la presión social.

5. Has madurado al lado de tu pequeño

La personalidad fuerte de tu hijo no solo ha hecho que crezcas para ser una buena madre, sino que te ha permitido avanzar para convertirte en una mejor persona. Al saber que no se puede controlar todo en la vida, que cada uno tiene un carácter que merece respeto y que solo el diálogo, la comprensión y el amor pueden ayudarnos a reconocer los errores.

6. Eres consciente de que haces tu mejor esfuerzo

Por más difícil que parezca el día a día con un pequeño demandante, sabes en el fondo de tu corazón que haces lo mejor que puedes para ser una buena madre. Y a pesar de los posibles conflictos y malentendidos todos esos esfuerzos se ven recompensados cuando tus hijos te abrazan al final del día y te dicen que eres la mejor mamá del mundo.



7. Te enfadas de los comentarios malintencionados

Un pequeño de personalidad fuerte puede hacer que muchas personas se sientan en el derecho de opinar sobre nuestros métodos de crianza. Sin embargo, nadie es consciente de todos los esfuerzos que se hacen en pro del bienestar de los hijos. Por lo que cuando alguien te dice que tus hijos necesitan “más mano dura”, no puedes evitar molestarte.

Tener un hijo con carácter fuerte es todo un desafío

A pesar de que en ocasiones te gustaría que tu pequeño fuera un niño más dócil, obediente y tranquilo sabes también que su personalidad bien enfocada puede llevarlo muy lejos, al no darse por vencido para cumplir sus ideales. Así que sigue brindándole amor y apoyo incondicional a tu hijo y ayúdalo a cultivar su carácter para que aprenda ser una mejor versión de sí mismo.

Te podría interesar...
Niños con mucho carácter: características y cómo tratarlos
Eres Mamá
Leerlo en Eres Mamá
Niños con mucho carácter: características y cómo tratarlos

¿Quieres saber cuáles son las características de los niños con mucho carácter y cómo debes tratarlos? Aquí te lo contamos.