Cómo prevenir las varices en el embarazo

Las varices son un problema frecuente en el embarazo porque las condiciones de este estado favorecen su aparición debido a múltiples factores. Cuando el peso del cuerpo desciende por gravedad hacia nuestras extremidades y se estanca, es común que aparezcan las molestas várices; por lo general este padecimiento se centra en las piernas, vulva y recto.

Durante el embarazo, no solo aumenta nuestro peso, también se producen cambios hormonales que debilitan las venas y el útero ejerce mayor presión de la pelvis hacia abajo. El proceso de gestación también hace posible que aumente el flujo de sangre, razón por la cual las venas pueden deformarse y dilatarse, esto dificulta de igual manera el retorno sanguíneo al resto del cuerpo.

El problema de las varices no es solo estético, también pueden ser un padecimiento doloroso. Dependiendo del lugar donde aparezcan, estas pueden ocasionar calambres, pesadez y otras molestias físicas que pueden agravarse. Por ejemplo, las hemorroides son un tipo de varices que aparecen en el ano, estas pueden llegar a causar muchas incomodidades a las embarazadas.

¿Cuál es el contexto ideal para que aparezcan las varices?

Las varices pueden aparecer en cualquier persona, aunque viene siendo un problema más frecuente en las mujeres. Existe mayor propensión de sufrir varices si tenemos un antecedente genético, es decir, algún familiar cercano ha padecido este problema. De igual manera, si para el momento del embarazo ya teníamos esta dolencia, es posible que empeoren en este período y a lo largo de los años.

El embarazo en sí mismo puede empeorar las varices, en especial en casos de embarazo múltiple o ante factores particulares que inciden sobre la gestante, por ejemplo cuando hay sobrepeso. Es posible que presentemos pequeñas venas ramificadas en pantorrillas, rostro o tobillos, sin que causen ninguna molestia o empeoren; sin embargo, estas podrían volverse más prominente ante los cambios gestacionales.

prevenir-estrias

¿Cómo mejorar el diagnóstico de las varices?

Un embarazo avanzado puede traer diversas complicaciones, cuando las condiciones físicas de la madre se van debilitando, es común que aparezcan problemas como las varices. No obstante, su aparición se puede prevenir desde los primeros meses, también es posible moderar sus efectos para que al término de nuestro embarazo mantengamos la misma apariencia.

Las varices pueden mejorar su aspecto y también su efecto sobre nuestro cuerpo, podemos atenuarlas o hacerlas menos molestas, pero también es posible prevenirlas. Aunque por lo general estas desaparecen en los primeros meses después del parto, en ocasiones persisten y luego con el tiempo pueden agravar al punto de requerir cirugía.

Si estas embarazada y quieres prevenir las varices o deseas mejorar tu diagnóstico, puedes comenzar por aplicar las siguientes pautas.

Ejercicio diario

Mantenerse ejercitadas durante el embarazo puede ayudar a prevenir la aparición de las varices o mejorar su aspecto. Basta con un paseo o caminata mediana para estimular las piernas e impulsar el sistema circulatorio.

Mantener los pies elevados

Mejora mucho la circulación sanguínea que los pies estén ligeramente elevados mientras estamos sentados o acostados. Si estas sentada coloca una banqueta o caja debajo de tus pies para elevarlos, lo mismo que mientras estas acostada, utiliza una almohada para conseguir algo de elevación.

Cambia de posición

Estar sentadas o de pie por tiempo prolongado perjudica la circulación de la sangre y estimula la aparición de varices. Procura cambiar de posición con regularidad durante tus actividades y para dormir es preferible que lo hagas del lado izquierdo, para disminuir la presión de la vena cava inferior.

Aplica baños de contraste

Los baños de contraste en las piernas son ideales para aliviar la presión de la venas; prueba aplicar una ducha ascendente de 15 segundos con agua templada y altérnalos con 30 segundos de agua fría.

espalda-sin-tension_ampliacion

Elije ropa cómoda

Es conveniente que usemos ropa poco ajustada, especialmente holgada en el área de la ingle, pecho y cintura.

Cuida tus tobillos

Los especialistas recomiendan  que evitemos el uso de zapatos que impidan el movimiento natural del pie, por ejemplo aquellos de tacón alto. Para mejorar esta situación, se aconseja la realización de masajes en el tobillo en sentido ascendente, puedes utilizar geles refrescantes.

Controla tu peso

El sobrepeso no es un aliado del embarazo y en este caso, tampoco es recomendado para evitar las varices. Mantener el peso adecuado evita que dirijamos más presión hacia las piernas, que ya con nuestra condición ha empeorado.

Categorías: Embarazo Etiquetas:
Te puede gustar