¿Cómo prevenir las varices en el embarazo?

Este artículo ha sido verificado y aprobado por el médico Nelton Ramos el 20 mayo, 2019
Amanda Sánchez Peralta · 3 febrero, 2017
El aumento de peso no es el único cambio que se produce de forma notoria en el embarazo. También se producen cambios hormonales de todo tipo, desplazamiento de órganos, aparición de varices, etcétera.

Las varices son uno de los problemas estéticos más frecuentes tanto en el embarazo como después de este. Se producen por la dificultad en el retorno venoso, ocasionado -entre otras cosas- por el aumento del tamaño del útero que ejerce presión sobre las venas.

El problema de las varices no es solo estético, también pueden ser un padecimiento doloroso. Dependiendo del lugar donde aparezcan, estas pueden ocasionar calambres, pesadez y otras molestias físicas que pueden agravarse. Por ejemplo, las hemorroides son un tipo de varices que aparecen en el ano, estas pueden llegar a causar muchas incomodidades a las embarazadas.

¿Cuál es el contexto ideal para que aparezcan las varices?

Cualquier persona puede tener varices. No solo las mujeres embarazadas o aquellas que ya han dado a luz. Sin embargo, es cierto que las varices se relacionan directamente con los casos anteriores con mayor frecuencia.

Cabe destacar que existe mayor propensión de tener varices si se tiene un antecedente genético, es decir, algún familiar cercano ha padecido este problema. De igual manera, si para el momento del embarazo ya se tenía esta dolencia, es posible que empeore en este período si no se trata.

El embarazo es uno de los factores que puede empeorar en gran medida las molestias derivadas de las varices. Sobre todo, cuando se trata de un embarazo múltiple o bien, la madre sufre de obesidad.

Es posible que presentes pequeñas venas ramificadas en las pantorrillas, los tobillos o incluso en el rostro, sin que causen ninguna molestia o empeoren. Sin embargo, estas podrían volverse más prominentes ante los distintos cambios gestacionales.

prevenir-estrias

¿Cómo mejorar el diagnóstico de las varices?

Un diagnóstico temprano así como la ejecución de ciertas medidas de prevención pueden ayudar significativamente a mejorar las expectativas en el tratamiento de las varices. Esto viene a ser crucial, sobre todo, durante el primer trimestre.

Aunque hay varices que se atenúan después del parto, hay otras que persisten y que, si no se tratan, con el paso del tiempo pueden agravarse (al punto de requerir intervención quirúrgica).

Si estás embarazada y quieres comenzar a combatir las varices, estas son las medidas que debes aplicar.

Ejercicio diario

Mantenerse ejercitadas durante el embarazo puede ayudar a prevenir la aparición de las varices o mejorar su aspecto. Basta con un paseo o caminata mediana para estimular las piernas e impulsar el sistema circulatorio.

Mantener los pies elevados

Mejora mucho la circulación sanguínea que los pies estén ligeramente elevados mientras estás sentados o acostados. Si estás sentada, coloca una banqueta o caja debajo de tus pies para elevarlos; lo mismo que mientras estas acostada, utiliza una almohada para conseguir algo de elevación.

Cambia de posición

Estar sentada o de pie por tiempo prolongado perjudica la circulación de la sangre y promueve la aparición de varices. Procura cambiar de posición con regularidad durante tus actividades y para dormir es preferible que lo hagas del lado izquierdo, para disminuir la presión de la vena cava inferior.

Baños de contraste

Los baños de contraste en las piernas son ideales para aliviar la presión de la venas; prueba aplicar una ducha ascendente de 15 segundos con agua templada y altérnalos con 30 segundos de agua fría.

espalda-sin-tension_ampliacion

Elige ropa cómoda

Es conveniente que uses ropa poco ajustada, especialmente holgada en el área de la ingle, pecho y cintura.

Cuida tus tobillos

Los especialistas recomiendan  que evites el uso de zapatos que impidan el movimiento natural del pie, por ejemplo aquellos de tacón alto. Para mejorar esta situación, se aconseja la realización de masajes en el tobillo en sentido ascendente, puedes utilizar geles refrescantes.

Controla tu peso

En vista de que el sobrepeso puede perjudicar el cuadro significativamente, lo más recomendable es cuidar el peso a lo largo del embarazo. En pocas palabras: mantener un peso saludable es crucial.

Conclusión

En definitiva, aunque no es posible evitar las varices del todo, sí es posible tratarlas y atenuar su apariencia. Es importante que, en caso de tener dudas, la paciente consulte con su médico y no tome medidas por cuenta propia. La salud es lo primero y el profesional sabrá qué es lo más acertado para cuidarla… incluso a partir del ámbito estético.

  • Carvalho, E. V. D., de Carvalho, B., & Socorro, D. (2001). Varices y embarazo. Rev. panam. flebol. linfol, 40(1), 25-30.
  • Smyth, R. M. D., Aflaifel, N., & Bamigboye, A. A. (2015). Interventions for varicose veins and leg oedema in pregnancy. Cochrane Database of Systematic Reviews. https://doi.org/10.1002/14651858.CD001066.pub3
  • Willenberg, T. (2014). Treatment of varicose veins. Reviews in Vascular Medicine. https://doi.org/10.1016/j.rvm.2014.01.002