¿Cómo afrontar un embarazo múltiple?

Fernando Clementin · 16 junio, 2018
Esperar mellizos, gemelos, trillizos o cuatrillizos supone un esfuerzo extra en comparación con los embarazos simples. Profundizamos en los detalles de esta desafiante pero milagrosa experiencia.

Un embarazo es, sin duda, un momento mágico en la vida de madres y padres. Todo es ilusión, planes y expectación por que el nuevo integrante llegue. Sin embargo, si toca recibir la noticia de que hay dos o más bebés en camino, al principio puede resultar intimidante la idea de afrontar un embarazo múltiple.

Sorpresa, alegría y preocupación son algunas las emociones más presentes cuando se tiene que afrontar un embarazo múltiple. La inquietud predomina y no es para menos. Afortunadamente, los futuros padres siempre pueden informarse para aprender a sobrellevar la situación de la mejor manera y así, disminuir de forma considerable el temor.

¿Qué tan comunes son los embarazos múltiples?

Diversos aspectos pueden influir en las probabilidades de que se produzca un embarazo múltiple. Si bien las cuestiones genéticas de la madre y el padre ocupan un lugar central, también influirá su salud y edad. Asimismo, son importantes aspectos como la cantidad de embarazos previos y hasta el peso de la mujer.

De todos modos, las chances de que esto ocurra no son considerablemente elevadas: en España, 1 de cada 95 embarazos son de mellizos —que nacen de óvulos distintos—, mientras que 1 de cada 250 son gemelos —el mismo óvulo es fecundado en la concepción—.

En cambio, cuando se utilizan técnicas de reproducción asistida, las probabilidades de que se dé un embarazo múltiple aumentan. La cifra sube a un 30% aproximadamente; además, un 60% de los gemelos son concebidos con esta técnica, afirman las estadísticas.

En cuanto a la posibilidad de embarazos de tres o más bebés, los números indican una probabilidad todavía más baja. Apenas 1 de cada 8.100 gestaciones concluyen en embarazos de trillizos y 1 de cada 729.000 en cuatrillizos, según datos de la Federación Española de Fertilidad.

Recomendaciones para afrontar un embarazo múltiple

A la hora de afrontar un embarazo múltiple, algunas cosas pueden variar con respecto a lo que se recomienda en gestaciones simples. A continuación, te ofrecemos algunas pautas que deberías considerar para los próximos meses:

Reposa más de lo habitual

Suele decirse que el embarazo no es una enfermedad y que, por eso, la vida de la mujer no tiene por qué verse afectada. No obstante, esta afirmación puede no ser totalmente verdadera en el caso de los embarazos múltiples.

Por cuestiones obvias, el gasto energético del cuerpo de la mujer es mucho mayor. Por lo tanto, es sumamente aconsejable reservar nutrientes y recursos para el desarrollo de los fetos que están en el vientre de la mamá. De hecho, este es un punto importante para evitar partos prematuros en este tipo de embarazos. Quedarse acostada sobre el lado izquierdo ayudará a la embarazada a potenciar el flujo sanguíneo —y nutritivo— de los bebés.

Controla tu salud y la de los bebés

Los controles con el ginecólogo son fundamentales en toda gestación. En el caso de los embarazos múltiples, estos chequeos cobran todavía más relevancia. Además, el aumento en cuanto a necesidades nutricionales que comentamos antes puede conllevar la necesidad de suministrar suplementos dietarios. Entre los más frecuentes, suelen encontrarse los de hierro, ácido fólico, calcio y vitaminas; todos ellos son elementos fundamentales para el correcto desarrollo de los fetos.

Cuida tu alimentación

El aumento de peso será todavía mayor al de un embarazo de un solo bebé. Como el organismo destinará muchos recursos al desarrollo de los fetos, se hace muy necesario llevar una alimentación equilibrada. Se recomienda, por lo tanto, seguir las indicaciones del médico para cada paciente. Las verduras, frutas, los cereales y el consumo de agua son grandes aliados para la salud de la mujer en esta etapa.

“Debido al mayor gasto energético, es sumamente aconsejable reservar nutrientes y recursos para el desarrollo de los fetos que están en el vientre de la mamá”

Acostumbrarse a recibir ayuda

Tanto durante el embarazo como después de este, la mamá sabe que deberá ‘lidiar’ con dos o más bebés, no con uno. Por lo tanto, lo mejor es saber dejarse ayudar.

Muchas mujeres pecan de sobreprotectoras o de pretender querer hacer todo ellas mismas; en realidad, no es la mejor opción. No te sientas culpable por faltar demasiado al trabajo, por no hacer nada en casa o por tener a tu madre toda una tarde a tu disposición: lo necesitas y lo merecen tú y tus pequeños.

Riesgos asociados a embarazos múltiples

De acuerdo a publicaciones de la Sociedad Española de Fertilidad, afrontar un embarazo múltiple conlleva la posibilidad de padecer ciertas complicaciones. Por ejemplos, estas son algunas de ellas:

Para los fetos

  • Más de la mitad de los embarazos dobles y casi el 90% de los triples no llegan a la semana 37 de gestación, lo que produce un parto prematuro.
  • Cuanto mayor es el número de fetos, mayor la posibilidad de que nazcan con bajo peso.
  • Riesgo de crecimiento intrauterino retardado.
  • En casos de complicaciones graves, las posibilidades de sufrir abortos o muertes neonatales son mayores en los embarazos múltiples.

Para las madres

  • Síntomas como los vómitos, las náuseas, la astenia y el aumento excesivo de peso se dan con mayor frecuencia e intensidad.
  • Por lo general, los embarazos múltiples favorecen la aparición de hipertensión arterial.
  • Aumentan las posibilidades de padecer diabetes gestacional.
  • En partos gemelares, la realización de cesárea se da en más de la mitad de los casos. Para los triples o de mayor número de bebés, está recomendada siempre.

No obstante, cabe subrayar que muchos embarazos múltiples se desarrollan perfectamente; su ocurrencia no indica de por sí un riesgo inevitable, sino que debe combinarse con otros factores para despertar una alerta concreta.

De todos modos, con las sugerencias antes detalladas, afrontar un embarazo múltiple puede convertirse en una experiencia más llevadera. Además, el hecho de dar a luz a varios bebés tan unidos desde su concepción propiciará momentos inolvidables durante todo su desarrollo.