¿Cómo lograr un vientre plano tras el parto?

Una de las preocupaciones de las mamás, sobre todo de las primerizas, es la recuperación del vientre plano. Es necesario tener paciencia, y también tener en cuenta una serie de consejos y pautas de actuación.

Conseguir tener un vientre plano tras el parto es una de las preocupaciones de las mujeres. La barriga que se lucía con orgullo mientras el bebé estaba dentro, se vuelve una pesadilla una vez que el niño nace. El abdomen queda redondeado y flácido, producto del agrandamiento natural del útero, del estiramiento de la piel y de la acumulación de grasa.

Todo el organismo tarda en volver a la situación preembarazo, y el abdomen no es la excepción. El cuerpo eliminará progresivamente el líquido acumulado; también la grasa extra empezará a reducirse.

Hay mamás que cumplen este proceso en unos pocos días, aunque son el menor porcentaje. La mayor parte de las mujeres tardan varios meses en lograr un vientre plano tras el parto; generalmente, es necesario acompañar este proceso con acciones específicas.

Dar de mamar al bebé ayuda a lograr un vientre plano tras el parto

Dar el pecho al bebé inmediatamente después del parto es fundamental para que el útero se contraiga. Así, su volumen se reduce y el abdomen se aplana.

Al alimentar de esta forma al niño, se queman calorías adicionales y las mamás pierden peso más rápidamente. Todo el proceso de elaboración de la leche y de alimentación del bebé, es, de por sí, reductor; sería como un ejercicio adicional para todo el organismo.

“Tras el parto, el cuerpo eliminará progresivamente el líquido acumulado; también la grasa extra empezará a reducirse”

La dieta para lograr un vientre plano tras el parto

Una dieta equilibrada es siempre el mejor consejo. La sugerencia es consultar a un experto nutricionista, que determinará la alimentación específica para cada situación.

Si la mujer está dando el pecho, debería dejar pasar dos o tres meses tras el parto antes de iniciar una dieta. Para poder elaborar la leche, el organismo necesita esa grasa que se ha acumulado.

Una dieta rica en frutas, verduras y proteínas es muy saludable y favorecerá el logro de un vientre plano tras el parto. Además, hay que reducir el consumo de carbohidratos también es importante.

La dieta no debe volverse una obsesión en ningún caso; el bebé recién nacido exige mucha energía y buen ánimo; los alimentos son claves para esto.

Una alimentación saludable es clave para lograr un vientre plano tras el parto.

La retención de líquidos causa el abultamiento del abdomen

A veces, la mujer no está gorda, pero retiene líquidos y todo su cuerpo parece hinchado. Hay dos acciones sencillas para combatir la retención de líquidos, que no requieren mayor esfuerzo:

  • Reducir la ingesta de sal. La sal mantiene los líquidos innecesariamente en el organismo; además, puede causar problemas de hipertensión. Por lo tanto, al consumir alimentos con poca sal o sin ella, se está favoreciendo no solo el vientre plano tras el parto, sino la salud en general.
  • Aumentar el consumo de agua contribuye a eliminar el exceso de líquidos. Aunque parezca una contradicción, es así realmente; el consumo de mucha agua evita la retención de líquidos y contribuye a la hidratación del cuerpo.

Ejercicios para lograr un vientre plano tras el parto

Los consejos anteriores son muy útiles, pero generalmente resultan insuficientes. Pasa el tiempo y la mujer empieza a preocuparse porque sigue con unos kilos de más; es momento de iniciar el ejercicio físico, que deberá realizarse por lo menos durante tres horas a la semana.

Después de seis semanas desde el parto, se puede comenzar gradualmente con la actividad física. Si la intención es lograr un vientre plano, los ejercicios se concentrarán en este fin.

  • Están de moda los ejercicios hipopresivos, que se basan en posturas y repeticiones. No se trata de movimientos acelerados, sino del mantenimiento prolongado de determinadas posiciones corporales y de la respiración adecuada.
Tiempo después del parto, la madre comienza a desechar la grasa y el líquido retenidos.

Con esta gimnasia, se fortalece la base pélvica, se reduce el abdomen y se fortalece la zona intraabdominal; es una buena rutina para comenzar. No resulta agotadora, por lo que puede compatibilizarse perfectamente con todo el trabajo de la mamá con su bebé.

  • Caminatas y pequeños maratones son ejercicios muy completos. Con ellos, la mujer logrará muy buenos resultados en poco tiempo; lo ideal es caminar o correr 45 minutos tres veces por semana, aunque si se hace a diario los buenos resultados se acelerarán.
  • Abdominales. Son ejercicios localizados que dan muy buenos resultados; redirigen los músculos abdominales y corrigen la separación muscular del abdomen.

“Después de seis semanas desde el parto, se puede comenzar gradualmente con la actividad física

Poco a poco, el vientre recuperará su firmeza; también es importante que este objetivo no empañe la alegría de la maternidad. Es un proceso hermoso, natural y que valdrá el esfuerzo para toda tu vida.

Categorías: Posparto Etiquetas:
Te puede gustar