¿Cómo identificar el tipo de tos de los niños?

La tos es un mecanismo de defensa natural que se activa cada vez que hay algo que irrita las membranas mucosas de la garganta o los bronquios. En este artículo, diferenciamos los tipos de tos que pueden afectar a los niños y cómo se pueden identificar. ¡Toma nota!

En los más pequeños, la tos es síntoma de una reacción natural del cuerpo y es muy común durante las infecciones respiratorias. Por ello, aprovecharemos el siguiente artículo para identificar el tipo de tos de los niños y cómo tratar los síntomas que preceden.

Lo primero que debes tener en cuenta es que los niños sufren constantes episodios de infección en las vías respiratorias que pueden causar tos. Por lo tanto, se trata de un situación muy frecuente, que aumenta en las zonas urbanas, debido a la contaminación atmosférica o la exposición a espacios con humo, contaminación, el frío, entre otros.

Un mecanismo de defensa

Ciertamente, la tos es un mecanismo de defensa pulmonar que permite la expulsión de sustancias no deseadas e irritantes en las vías respiratorias; se activa en respuesta a la irritación causada por un agente externo, como puede ser el frío.

Al igual que en los mayores, los niños pueden manifestar la tos de muchas maneras, aunque los dos tipos más comunes son la tos seca y tos grasa. A continuación, analizaremos los aspectos principales de cada una de ellas.

¿A qué puede deberse la tos de los niños?

  • Enfermedades respiratorias crónicas como el asma.
  • Ingesta de alguna medicación.
  • Problemas estomacales.
  • Infecciones o sinusitis.
  • Una irritación.
La tos es también un síntoma de difteria.

Tipo de tos de los niños: tos seca y tos grasa

¿Cómo identificar la tos seca?

La tos seca o irritativa es típica de una inflamación de la laringe y es fácil de identificar, ya que a diferencia de la tos grasa, no produce moco. Además, se trata de una tos ladina que, en ocasiones, va acompañada de una disminución de la voz.

En algunos casos, la tos seca es dolorosa, va acompañada de ardor y de una sensación extraña del cuerpo. Puede afectar al niño día y noche, aunque normalmente suele manifestarse durante el día.

Este tipo de tos es causada por la irritación de la garganta y los bronquios. En la mayoría de ocasiones, el problema proviene de una infección benigna; en otros más particulares, surge de una infección bacteriana.

La tos seca en niños se debe normalmente a los resfriados, a la contaminación del aire o a alguna alergia pequeña. Por lo tanto, no debes alarmarte en exceso.

Generalmente, en unos pocos días, este tipo de tos se convierte en grasa y, en consecuencia, la dificultad para respirar desaparece. Asimismo, es muy importante que el niño beba mucha agua o bebidas calientes para disolver el moco y facilitar el proceso de transformación.

Si, por otro lado, la tos sigue siendo muy insistente, es probable que se trate de una inflamación aguda de la tráquea o la faringe o que la flema sea demasiado sólida para ser expulsada hacía el exterior.

“La tos es un mecanismo de defensa pulmonar que permite la expulsión de sustancias no deseadas e irritantes de las vías respiratorias”

 ¿Cómo identificar la tos grasa?

La tos grasa es también conocida como tos productiva, debido a la presencia abundante de la flema, producida principalmente a nivel de los bronquios. En general, cuando se expulsa la flema, cesa la tos.

Este tipo de tos confirma que hay secreciones en las vías respiratorias, dejando escapar las que están en la garganta y los pulmones, a pesar de que no exista irritación.

Ciertamente, la tos grasa asusta mucho a las mamás —quizás debido al sonido que la caracteriza—, a pesar de que no siempre significa que el niño tenga una infección. En realidad, representa el comienzo de la curación, porque el moco limpia las vías respiratorias y también expulsa los virus y las bacterias que quedan atrapados.

Las causas, generalmente, están relacionadas con resfriados, gripe o inflamación de las vías respiratorias. Por lo general, la tos grasa tarda mucho en sanar y requiere, al menos, 4-5 días de evolución.

Cualquiera sea el tipo de tos de los niños, es necesario medicarlos bajo la supervisión del médico.

¿Cuando debes visitar al médico?

La tos en un niño requiere atención especial a posibles síntomas asociados. En los pequeños, el uso de medicamentos para suprimir la tos preferiblemente debe hacerse bajo supervisión médica.

Si tu hijo es menor de 6 años, es necesario consultar a un profesional de la salud con el fin de adoptar el tratamiento adecuado. En todo caso, los siguientes síntomas determinarán cuándo debes visitar al médico, sea cual sea el tipo de tos de los niños:

  • Tiene dificultad para respirar o comer.
  • Su comportamiento es inusual (incomodidad, dolor).
  • La tos va acompañada de fiebre.
  • Aparecen otros síntomas como diarrea, vómitos, erupción cutánea, etc.
  • La tos persiste más de tres días sin mejoría.
  • Los labios del niño se vuelven azulados.
  • Ruido en la respiración.
  • Existe la posibilidad de que haya inhalado un objeto.

Por último, debes tener en cuenta que la principal diferencia fisiológica entre el tipo de tos de los niños es la presencia de la flema. Cualquiera que sea la causa, siempre es recomendable consultar a un especialista; especialmente si la tos persiste por más de 8 días o produce más de 38° de fiebre.

Categorías: Enfermedades infantiles Etiquetas:
Te puede gustar