Cómo elegir un buen libro para que tus hijos lean

Algunos niños no disfrutan de la lectura porque no encuentran libros adecuados para ellos. Su edad, sus gustos y el contexto en el que leen son algunos aspectos que hay que tener en cuenta.
Cómo elegir un buen libro para que tus hijos lean
Elena Sanz Martín

Escrito y verificado por la psicóloga Elena Sanz Martín el 14 junio, 2021.

Última actualización: 14 junio, 2021

La lectura nos abre la puerta del conocimiento y la fantasía, nos permite comprender mejor el mundo o transportarnos a otras realidades. Sus beneficios para niños y adultos son innumerables. Sin embargo, es común que muchos pequeños terminen percibiendo la lectura como una obligación a evitar. Y esto sucede, en gran parte, porque no se ha sabido elegir un buen libro.

En muchos hogares se producen conflictos constantes por la negativa de los niños ante la petición de sus padres de que lean con regularidad. Para evitar que esto suceda, es importante tener una actitud flexible, que anime a los menores a leer a su ritmo en lugar de forzarlos.

Dar ejemplo como padres también es muy relevante. Pero, ante todo, es imprescindible que los niños tengan acceso a libros que les motiven, y para ello te traemos algunas recomendaciones útiles a la hora de elegir.

Claves para elegir un buen libro para que tus hijos lean

Madre leyendo con su hijo pacientemente porque no saben elegir un buen libro para que le guste al pequeño.

Define sus gustos

El aspecto fundamental a la hora de elegir un buen libro para tu hijo es saber cuáles son sus gustos y preferencias. Algunos niños disfrutan visitando mundos imaginarios en libros de fantasía y otros viviendo trepidantes aventuras en novelas de ficción. Pero también hay menores en los que la curiosidad prima sobre la imaginación, y estos pueden maravillarse leyendo un libro sobre los dinosaurios o los planetas del universo.

Tal vez lo que para ti puede resultar aparentemente aburrido sea lo que más anime a tu hijo a leer. Por ello, asegúrate de indagar en sus intereses.

Ofrécele opciones

En un primer momento puede no resultar sencillo definir los gustos del pequeño, quizá ni él mismo lo tenga claro. Por esto resulta muy positivo ofrecerle acceso a una amplia variedad de alternativas.

Una visita a la biblioteca puede ser el momento ideal para explorar y sumergirse en libros de distintos géneros y formatos con el fin de encontrar el más apropiado. Además, antes de comprar un libro, podéis leer la sinopsis para haceros una idea del material que espera dentro.

Incluso, si en casa disponéis de un libro electrónico, podréis descargar extractos gratuitos de muchas de las obras para leerlos y saber si son del agrado del menor antes de adquirirlas.

Libros clásicos y familiares

Si no sabes por dónde empezar, los clásicos pueden ser un acierto. La historia interminable; Platero y yo; Los viajes de Gulliver y otras narraciones similares han cautivado a diversas generaciones de niños y pueden captar también la atención de tus hijos.

Además, puedes tratar de recordar cuáles eran tus libros favoritos en tu infancia y ofrecérselos a tus pequeños. El simple hecho de saber cuánto te gustaban y cuántas horas pasaste entre sus páginas puede generarles curiosidad y simpatía por esos libros.

La lectura como una actividad social

Es cierto que leer suele ser una actividad individual, un momento de calma y desconexión del que disfrutar a solas. Pero ¿hay algo más gratificante que compartir con otras personas la pasión por una historia en concreto? ¿Hay algo más agradable que comentar los detalles, el avance de la narración o las impresiones respecto a cómo acaba esa historia que nos tiene fascinados?

Para que los niños disfruten de este aspecto social puedes apuntarlos en algún club de lectura infantil, tanto presencial como online. Esa cita periódica con otros niños lectores motivará a tu hijo a leer en casa y lo hará sentir parte de una comunidad con sus mismos intereses.

Madre con su hija leyendo un cuento.

Incluso los amigos del colegio o los primos de una edad similar pueden convertirse en los mejores compañeros de lectura. Preguntar a estos pequeños cuáles son sus preferencias literarias o pedirles prestados sus libros favoritos para luego comentarlos es una interesante iniciativa. Este intercambio de libros entre los menores también ayudará a fomentar otros valores como la responsabilidad o el valor del compartir.

Elegir un libro adecuado fomenta la lectura desde los primeros años

Sea cual sea el libro elegido para fomentar la lectura en tus hijos, es importante que te asegures de que sea adecuado para su edad. El tamaño de la letra, la cantidad de texto o la presencia de ilustraciones son factores que van cambiando a medida que aumenta la edad de los pequeños a los que va dirigido el libro. Sin embargo, si escoges opciones apropiadas, puedes comenzar a fomentar el hábito de la lectura ya desde el primer año de tu hijo.

Hojear un libro de dibujos con los padres o escuchar una historia leída en voz alta antes de dormir son sencillas acciones que contribuyen a generar una actitud positiva en el niño hacia la lectura. De este modo, a medida que crezca, será más proclive a desear leer por sus propios medios.

Te podría interesar...
Libros infantiles informativos
Eres MamáLeerlo en Eres Mamá
Libros infantiles informativos

Aprender conocimientos nuevos a través de estos libros infantiles informativos será mucho más sencillo a la vez que divertido.