Cómo dar órdenes para que los niños te hagan caso

30 Mayo, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la psicóloga Mara Amor López
Hay muchos momentos en los que damos una orden o petición a nuestro hijo y no nos hace caso. ¿Quieres saber cómo dar órdenes para que los niños te hagan caso?
 

¿Cuántas veces has tenido que llamar la atención a tu hijo y no te ha hecho caso? Seguro que muchas más de las que te gustaría. En este artículo vamos a ver algunos consejos para dar órdenes para que los niños te hagan caso.

Ser padres no es tarea fácil; nadie nos enseña a serlo, ni tenemos ningún libro de instrucciones. Lo que sí   tenemos claro es que queremos educar a nuestros hijos de la mejor forma posible. Es importante que eduquemos a los pequeños desde una disciplina positiva en la que se les respete, se haga desde el amor y el cariño, les dé autonomía y se les proporcione un entorno saludable y feliz.

Debemos desterrar la disciplina punitiva basada en castigos, comparaciones, sermones que no llevan a ningún lado, amenazas o insultos. En ocasiones, no nos paramos a pensar en las consecuencias negativas que puede tener para un niño educarlo desde esta disciplina.

Cómo dar órdenes para que los niños te hagan caso

El primer paso siempre será hablar desde un entorno seguro y de confianza; daremos las órdenes, peticiones o instrucciones de forma calmada, pero firme.

De nada sirve dar órdenes a base de gritos; tu hijo no te va a hacer más caso porque lo hagas. Además, los padres somos sus modelos y, a la larga ellos utilizarán esa misma forma para expresar su enfado con los demás, a base de gritos

Formas de dar órdenes para que los niños te hagan caso

Madre aprendiendo a dar órdenes para que los niños le hagan caso.
 

Elegir el momento oportuno

Antes de hacer una petición, es imprescindible que el niño esté en un momento receptivo, no lo hagamos cuando está disgustado. Así que, habrá que dejar que el pequeño se encuentre en una situación receptiva para hablar y comunicarnos con él.

Mirarlo a los ojos siempre que hablemos con ellos

Este aspecto es muy importante para comunicarnos de manera adecuada con ellos. No es lo mismo que los gritemos desde la otra punta de la casa para que hagan algo, a que se lo digamos mirándole a los ojos.

Cuidar la forma en la que nos dirigimos a ellos

Tenemos que usar un tono de voz firme pero suave, sin gritos, y un lenguaje adecuado a los pequeños para que entiendan qué les estamos pidiendo.

Ser claros y concisos a la hora de dar una orden

Usar frases cortas y sencillas de entender para que los pequeños comprendan qué es lo que queremos decir o qué les estamos pidiendo.

Ser consistentes siempre

Si no queremos perder la autoridad que tenemos ganada, siempre tenemos que ser firmes a la hora de dar las órdenes al niño. Por ejemplo, si un día le pedimos al pequeño que realice tal cosa, otro día no podemos contradecirnos y pedirle que haga lo contrario.

Ser coherentes

Si damos una orden y ambos padres no están de acuerdo, el papá o mamá que no esté de acuerdo tiene que apoyar al otro, aunque luego a solas se discuta esa orden o petición para llegar a un entendimiento.

Mamá hablando con sus hijos para que obedezcan sus órdenes.
 

Siempre alabar al niño cuando lo haga bien

Si le damos una orden y el niño nos hace caso a la primera, o realiza conductas positivas, siempre debemos felicitarlo y valorarlo de manera positiva.

No excedernos en dar órdenes

Debemos hacerlo de una en una y nunca contradecirnos. Si hay que hacerle varias peticiones, lo haremos espaciándolas un poco en el tiempo y nunca unas seguida de las otras.

Debemos cuidar el lenguaje

Cuando quieras dar órdenes para que los niños te hagan caso, no es aconsejable decir “no” continuamente, ni usar las formas imperativas de una manera excesiva. Al igual que a los mayores nos gusta que nos pidan las cosas de manera adecuada, a los niños también.

No amenazar

Usar la amenaza para que el niño haga caso no tiene ningún efecto, sobre todo si la utilizamos con los niños pequeños. Tampoco debemos amenazar con castigos que luego no vamos a cumplir, como, por ejemplo, “recoge tus juguetes o no salimos al parque”, porque, al final, recogemos nosotros los juguetes y sacamos al niño al parque. Con esto, lo único que hacemos es que nuestra palabra y autoridad pierda el valor que tiene.

Sobre cómo dar órdenes para que los niños te hagan caso

Seguramente, a pesar de estos consejos para dar órdenes para que los niños te hagan caso, habrá momentos en los que el niño no obedecerá, simplemente porque no entienda la orden debido a su desarrollo evolutivo, que no está lo suficientemente preparado para entender ciertas instrucciones.