Cómo decir "no" a tu hijo sin decirlo

16 Febrero, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la psicóloga Mara Amor López
El decir "no" a tu hijo se convierte en una odisea, porque parece que no te escucha. En este artículo aprenderás cómo hacerlo sin usar esa palabra.
 

Puedes decir “no” a tu hijo sin generar conflictos. El dilema está en cómo hacerlo. Aquí podrás ver lo sencillo que resulta decir que no sin usar esa palabra y que te hagan caso.

Es muy importante en la educación de los niños establecer unas normas y límites que, además, les aportan seguridad. Hoy en día, son muchos los padres que se sienten desbordados a la hora de educar a sus niños y abusan de la palabra “no”.

¿Pero qué pasa si abusamos de esta palabra? Que pierde totalmente su sentido y los niños, de tanto escucharla, acabarán por ignorarla.

La importancia de decir “no” a tu hijo

En ocasiones, los padres sienten que su hijo no les está haciendo caso. Parece que no los escuchan y es entonces cuando surgen los gritos y las malas formas. Simplemente, por la frustración que genera que el niño no haga caso a lo que le estás diciendo. Esto tiene una explicación, y es que el abusar de la palabra “no” hace que pierda el sentido para ellos.

Es por esto que debemos utilizarla solo en situaciones puntuales, cuando nuestro pequeño esté ante un peligro real. Asomarse a una ventana, soltarse de tu mano en medio de la calle, etc.

Madre diciéndole "no" a su hijo.
 

Decir “no” a tu hijo es necesario en su educación

Si quieres que tu hijo te escuche, te haga caso y respete las normas y límites que tenéis marcados. Es importante que aprendas a decir “no” sin llegar a decirlo, pero ¡cuidado! Decir “no” a tu hijo es necesario en su educación, ya que en muchos momentos utilizarlo como una negativa les sirve para aprender a controlar la tolerancia a la frustración.

Por tanto, decir “no” indiscriminadamente no tiene sentido. Hay que utilizarlo en momentos de peligro y como negativa a algo. Esto hará que ellos también puedan decir que no en momentos necesarios de su vida.

Por ejemplo, un niño al que se le enseña a decir “no” en determinadas situaciones, cuando sea adolescente, sabrá utilizarlo para decir “no” a su grupo de amigos, si no desea realizar una determinada actividad.

Cómo podemos decir “no” usando otras palabras

Siempre vamos a intentar comunicarnos con nuestros niños de manera asertiva, nunca de forma agresiva. Podemos decir las cosas con calma y sin ser demasiado negativos en las conversaciones con nuestros pequeños.

Lo más importante es que nuestros hijos sientan que los entendemos y comprendemos. Hacerles ver que nos importan sus sentimientos y emociones hará que la relación familiar fluya mucho mejor.

De esta manera, nos evitaremos un conflicto o rabieta y, así, podremos tener un hogar más tranquilo y equilibrado. Algunos consejos son:

  • Proporcionarle opciones positivas y otras alternativas.
 
  • Intentar dirigir su atención hacia otro tema.
  • Usar palabras clave en ciertos momentos y dirigir, así, la acción hacia donde nos interese que vaya.
  • Darles siempre unas explicaciones sencillas.
    Madre hablando con su hijo de manera asertiva para aprender a decir "no" sin decirlo.

Maneras de decir “no” a tu hijo

  • No comas más chocolate: “Sé que te gusta mucho el chocolate, pero si comes demasiado, te va a hacer daño en la tripa”.
  • No grites: “Si me hablas gritando no entiendo lo que me dices; dímelo con un tono normal y buscaremos juntos una solución”.
  • Así no se pinta: “Cariño, ven, te voy a enseñar cómo tienes que pintar”.
  • No pegues: “Si hay algo que no te gusta o te incomoda, vamos a buscar palabras que expresen cómo te sientes”.
  • No le hagas daño al hermanito: “Ven, te voy a enseñar cómo puedes jugar con él y no hacerle daño”.
  • No tires al suelo los juguetes: “Cuando no quieras jugar con alguno, lo puedes recoger y guardarlo en su sitio. Así, los tendrás localizados cuando quieras jugar de nuevo”.
  • No juegues con los colores: “Los colores son para pintar y, una vez que lo hayamos hecho, los volvemos a guardar; para jugar ya tienes tus juguetes”.

Como veis, existen alternativas para decir “no” a tu hijo sin tener que utilizar esa palabra. Usando estas ideas lograrás que tu hijo se sienta menos atacado, ya que son frases más asertivas. De esta manera, no dañarás su autoestima. No olvides que en ciertos momentos o situaciones el “no” como negativa es importante, y ahí sí debemos usarlo.

 

“Las palabras amables pueden ser cortas de decir, pero sus ecos son realmente infinitos”.

-Madre Teresa de Calcuta-