¿Cómo dar un medicamento a tu hijo?

26 abril, 2020
Este artículo fue redactado y avalado por la médica Elisa Martin Cano
Muchas veces, dar un medicamento a tu hijo se convierte en una tarea imposible. Aquí te damos algunos consejos para hacerlo más fácil.

Muchas veces, dar un medicamento a un niño se convierte en una lucha real entre padres e hijos. Son muchos factores los que hacen que la necesidad de administrar una medicina sea un rato muy desagradable para ambas partes. Estos pueden ser el mal sabor del medicamento, el estado de irritabilidad del niño en el momento de estar malito, entre otros. Aquí te contamos algunos trucos para hacerlo más fácil.

¿Qué medicamento elegir?

Es importante que conozcamos a nuestro hijo. Cada niño es diferente y, muchas veces, conociendo cómo es y sabiendo cuál es el tipo de administración que mejor tolera o los sabores que más le gustan, podemos hacerlo más fácil.

Siempre existe la opción de hablar con el pediatra. Él nos podrá aconsejar los diferentes medicamentos que existen para lo que nuestro hijo necesita. Entre todas las partes, llegaremos al que sea más cómodo para padres e hijos y eficaz para la patología que el niño presenta.

Te puede interesar: Alergia a medicamentos en niños: síntomas y tratamiento

Algunas medidas generales para dar medicamentos

Una vez estamos seguros de que es necesario dar el medicamento al niño porque ha sido un especialista quien lo ha recomendado, y hayamos elegido la forma de presentación que utilizaremos, estas son algunas medidas que podemos llevar a cabo:Padre aprendiendo a dar un medicamento a su hijo.

  • El niño debe estar de pie o sentado en un ángulo de más de 45 º para evitar que se asfixie.
  • Si estamos administrando una medicina líquida (jarabe) con jeringa, se lo daremos por un lado de la boca. Si lo hacemos en el centro hay riesgo de que se atragante.
  • A veces, podemos camuflar el mal sabor. Podemos mezclarlo con alimentos que le gusten. Algunos pueden ser purés de frutas, helados o yogures. Siempre que hagamos esto, deberemos hacerlo con una pequeña cantidad de alimento y asegurándonos de que el niño ingiere toda la cantidad de fármaco.
  • Es importante que lo hagamos de forma natural. No debemos utilizar las medicinas como amenazas ni tampoco camuflar lo que son.
  • Aunque el tomar el medicamento no es negociable, si el niño lo acepta y se porta bien mientras se lo toma, podemos recompensarle después. Podemos hacerlo con algo de comer que le guste, con un rato de algún juego que elija… Podemos fijar ese premio antes de darle la medicina. Además, no debemos olvidarnos de mostrar nuestra alegría por su buen comportamiento.

Quizá te interese: Peligros de dejar los medicamentos al alcance de los niños

Algunas medidas para dar un medicamento según la edad del niño

Bebés

Como hemos dicho, tendrá que estar colocado en un ángulo de 45 º, con la cabeza sujeta. Utilizaremos jeringa, cuentagotas o la tetina del biberón. Dejaremos caer las gotas en la parte de atrás de la lengua en un lado de ella. Es importante no dejar caer las gotas directamente en la garganta, ya que podría atragantarse.

Dar un medicamento a niños pequeños y en edad preescolar

Pueden ser los que más batalla nos den. En estas edades, no terminan de entender por qué deben tomar ese medicamento. Una sugerencia es escuchar lo que el niño tiene que decir sobre el tema.Niña nerviosa porque está a punto de recibir su medicina.

Una vez que le hemos dejado opinar y formar parte de la decisión, dialogaremos e intentaremos dejar claro que la toma del medicamento no es negociable. Así, estaremos fomentando que el niño sea capaz de ir razonando, pero sabiendo que hay decisiones que tendrá que obedecer.

Niños en edad escolar

Los niños de esta edad pueden comprender por qué es necesario que tomen un medicamento y se sentirán más tranquilos al momento de hacerlo. Incluso, pueden tomarlo por sí solos mientras un adulto los vigila.

En lo referente a cómo dar un medicamento a tu hijo…

Lo más importante es que tengamos totalmente claro que nuestro hijo necesita el medicamento. Por lo tanto, no podemos administrar medicamentos a nuestros hijos sin una prescripción médica.

A partir de aquí, intentaremos buscar el que más se adecue a cada niño e intentaremos que el proceso de dárselo sea lo menos violento posible, tomando algunas medidas de las que hemos comentado.

Por último, es importante recordar que los medicamentos no pueden estar al alcance de los niños, ya que el consumo de los mismos sin supervisión podría resultar peligroso para ellos.

  • 06. EDITORIAL-REGLAMENTO [Internet]. 2006 [cited 2020 Apr 3]. Available from: http://www.elsevier.esel12/02/2013
  • Rezzónico CA. (2004). Bioética y derechos de los niños. Vol. 102, Arch.argent.pediatr. 2004.
  • Administración de medicamentos: teoría y práctica - B. Santos Ramos, Guerrero Aznar, M. D. - Google Libros [Internet]. [cited 2020 Apr 3]. Available from: https://books.google.es/books?hl=es&lr=&id=NJhzDTwqchkC&oi=fnd&pg=PA375&dq=mal+sabor+medicamento&ots=JzhIQmnYi0&sig=CBSSlkIpFwfPgRiXm89-e0RuQck#v=onepage&q=mal sabor medicamento&f=false