¿Cómo curar las uñas encarnadas?

Este artículo ha sido verificado y aprobado por el médico Nelton Ramos el 1 enero, 2019
Óscar Dorado · 27 diciembre, 2018
La aparición de uñas encarnadas es muy dolorosa y puede tener consecuencias negativas. En el siguiente artículo te contamos qué puedes hacer para tratar su aparición. ¡Toma nota!

Las uñas encarnadas se desarrollan por muchas razones, ya sea por el corte incorrecto de la uña, por una condición hereditaria o por el uso de calzado inadecuado. De hecho, se trata de un caso muy común que con mayor frecuencia aparece en los dedos del pie, aunque también puede ocurrir con las de las manos. Por ello, en el siguiente artículo te contaremos cómo curar las uñas encarnadas.

¿Por qué se encarnan las uñas?

El origen de las uñas encarnadas es un desequilibrio entre el tamaño de la uña y el agrandamiento del borde de la piel de la misma. Esta condición debe tratarse tan pronto como se reconozca pero, en cualquier caso, no debes preocuparte en exceso ya que incluso en algunas ocasiones podrás tratarlas en casa.

Esto es posible si la uña encarnada no muestra ningún signo de infección como hinchazón, calor al tacto, supuración o mal olor. La infección se produce cuando la uña penetra en la piel, proporcionando una entrada conveniente para los gérmenes.

cortar-las-unas-correctamente

En estas situaciones puedes considerar el hecho de intentar dejar crecer la uña. Por otro, puedes remojar los pies en agua salada tibia, posteriormente secarlos bien con una toalla limpia y aplicar una solución antiséptica en la zona.

Sin embargo, si no estás seguro de poder lidiar con el tratamiento de las uñas encarnadas en casa, un podólogo será realizará el procedimiento con un anestésico local. Él será el encargado de recortar o remover la uña infectada con un procedimiento quirúrgico menor.

¿Cómo curar las uñas encarnadas?

Remoja, nunca caves en la piel

Una vez que detectas que tienes algunas de tus uñas encarnadas, llega el momento de actuar. Algo que nunca debes hacer es cavar en tu piel para tratar sacar la uña encarnada, ya que puede dañar todavía más tu piel y aumentar el riesgo de lesión. En lugar de eso, empapa la zona con agua tibia y jabón para suavizar la piel.

Remoja la zona afectada para conseguir que las uñas se ablanden y puedas eliminar mejor la infección. Este es el mayor peligro de una uña encarnada, por lo que también se recomienda los baños salinos para disminuir el dolor y la inflamación. Puedes remojar la zona de 3 a 4 veces al día si lo consideras oportuno.

Por último, llega el momento de poner una venda en el dedo que actuará como una barrera contra las bacterias. Ten en cuenta que debes cortar la uña lo más recta posible cuando vuelva a sobresalir. El mal corte de la uña es la causa más común de las uñas encarnadas, como veremos a continuación.

Tómate un tiempo para sentarte en el borde de la bañera y lavarte la zona afectada, además de usar un jabón antibacterial. En el caso de que la uña encarnada esté infectada, es importante que se realice una intervención para eliminar el borde de la uña que se ajusta a la piel, en la cual el dedo está previamente adormecido por la anestesia. El paciente puede seguir un tratamiento antibiótico.

¿Cómo puedes prevenir las uñas encarnadas?

Córtate las uñas correctamente

El hecho de cortar correctamente las uñas de los dedos ayuda mucho a prevenir las uñas encarnadas. Con un cortauñas de seguridad, córtalas en línea recta, de modo que la esquina de la uña sea visible. Si cortas la uña demasiado corta estás invitando a que la esquina de la uña crezca en la piel.

cortar-uñas-bebe

Utiliza zapatos cómodos

Se recomienda no utilizar zapatos y calcetines demasiado ajustados, es una de las principales causas que provocan las uñas encarnadas. En este sentido, para ayudar a prevenir que una uña encarnada se desarrolle o empeore, es recomendable utilizar aquellos que dejen un amplio espacio en la base del dedo. La elección de los zapatos adecuados debe ser aquella que te permita poder mover los dedos fácilmente en su interior.

Por último, te recomendamos que nunca ignores una uña encarnada infectada, ya que la infección puede propagarse y traer consigo mayores complicaciones.