Cómo crear un espacio de aprendizaje para tu hijo en casa

27 Mayo, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la psicopedagoga María José Roldán
El espacio de aprendizaje es fundamental para potenciar la inteligencia de los niños. ¿Ya tienes el tuyo en casa?
 

Son muchas las ocasiones en las que los niños pasan demasiado tiempo en casa y necesitan hacer diferentes actividades que no tengan que ver constantemente con el uso de dispositivos electrónicos para desarrollar todas sus capacidades. En este sentido, siempre será buena idea crear un espacio de aprendizaje para tu hijo.

Es importante fomentar la creatividad y el aprendizaje no solo en el aula, sino también casa, pues es un buen lugar para en el que sentirse seguro para desarrollar estas destrezas y ayuda a establecer rutinas en los niños cuando tengan que adquirir cualquier tipo de conocimientos, ya sea en periodos de vacaciones, por problemas de salud, etc.

Espacio de aprendizaje

Un espacio de aprendizaje en el hogar es una forma increíble de dejar que tu hijo juegue y explore el mundo que lo rodea. Y aunque construir uno puede parecer una tarea desalentadora, crear un espacio de aprendizaje cómodo e inspirador para tus hijos es realmente mucho más fácil de lo que piensas.

Hay algunas pautas clave a seguir para crear mejor un espacio de aprendizaje que inspire y nutra a tu hijo. A continuación, te damos algunos consejos e inspiración. ¿Pensabas que era un rincón para hacer deberes únicamente o un rincón de estudio? ¡El aprendizaje es mucho más que eso!

Padres con su hija disfrutando en su espacio de aprendizaje.

 

Mucha luz natural para el espacio de aprendizaje

Si es posible, trata de elegir un espacio en tu hogar que tenga acceso a mucha luz natural. Hay estudios que dejan claro que la iluminación natural en entornos de aprendizaje aumenta el rendimiento, el bienestar y la creatividad. Mientras más luz natural haya, más propicio es el ambiente para el aprendizaje.

Si no puedes encontrar un espacio con luz natural en interiores, no te preocupes. Sé creativo y construye un espacio de aprendizaje al aire libre. Si nada de esto es posible debido a las características de tu hogar, entonces, busca un lugar donde llegue la luz natural, como, por ejemplo, al lado de una ventana.

Piensa en el color

El color puede tener un profundo impacto en la mente humana. Y, aunque cada niño es diferente, ciertos colores pueden ayudar a inspirarnos y motivarnos.

En general, los niños más pequeños prosperan en colores brillantes y estimulantes. Por ejemplo, el naranja es un color cálido y acogedor que puede ayudar a mejorar la productividad. El verde, por otro lado, que es un color frío, puede tener un efecto calmante y ayudar a la concentración.

Considera pintar las paredes o los muebles con uno de estos colores para ayudar a despertar la motivación y la curiosidad de tus hijos. Utiliza tu creatividad para poder introducir dicha gama cromática dentro de la decoración del espacio de aprendizaje para tus hijos.

Asientos cómodos y resistentes en el espacio de aprendizaje

 

Todos sabemos lo doloroso que puede ser sentarse en una silla incómoda durante horas y horas. No es diferente con tus hijos. Tienes que asegurarte de que las sillas en su espacio de aprendizaje sean cómodas y brinden suficiente respaldo.

Además, incluye algunas opciones de asientos, como sillas, puffs, cojines y rincones de lectura, para que tu hijo tenga la libertad de moverse mientras juega y explora. Él escogerá dónde prefiere sentarse dependiendo de la actividad que esté haciendo.

Niño sentando en un puff en su espacio de aprendizaje en casa.

Actividades prácticas y experiencias de autoaprendizaje

Lo ideal es crear un espacio de aprendizaje donde los niños puedan ensuciarse las manos, literal y figuradamente. Una amplia gama de actividades prácticas, como música, arte, lectura, escritura, rompecabezas y juegos, puede ayudar a tus hijos a aplicar sus conocimientos preexistentes a nuevas experiencias.

Anima a tu hijo a elegir sus propias actividades y autodirigir su aprendizaje. Hacerlo puede ayudarlos a descubrir lo que les interesa y generar confianza, curiosidad y autosuficiencia.

“El espacio de aprendizaje ideal es aquel en el que los niños pueden conectar su conocimiento con la experiencia para poder construir comprensiones que sean significativas para ellos”.

 

Sobre los espacios de aprendizaje

El espacio de aprendizaje ideal también apoya la transferencia de conocimiento de los niños fuera del contexto de aprendizaje original a uno nuevo. Es muy importante tener esto en cuenta y ofrecer a los pequeños opciones de aprendizaje dentro de su capacidad cognitiva, y que nunca falte la organización. ¡Espacio organizado, mente organizada! Y si, además, está personalizado, mucho mejor.