Logo image
Logo image

¿Cómo combatir el mal aliento en niños?

8 minutos
¿Sientes que la boca de tu hijo tiene feo olor? El mal aliento de los niños se puede combatir con los cuidados necesarios. Conócelos a continuación.
¿Cómo combatir el mal aliento en niños?
Última actualización: 24 septiembre, 2023

El mal aliento en los niños es un problema que puede preocupar a los padres y causar incomodidad en los pequeños. El mal olor en la boca puede estar relacionado con diversas causas que es importante investigar.

El pediatra o el odontopediatra pueden ayudarte a resolver los problemas de halitosis en tu hijo, dependiendo de su origen. De todos modos, existen algunas prácticas sencillas que también te serán útiles para combatir el mal aliento. Te las explicamos a continuación.

Consejos para combatir el mal aliento en los niños

El mal aliento puede manifestarse a cualquier edad, incluyendo en los niños. El mal olor en la boca, también llamado halitosis, puede ser temporal, surgir en situaciones específicas o estar relacionado con problemas subyacentes que requieren tratamiento.

Tener mal aliento puede causar vergüenza, burlas y disminución de la autoestima en los niños. Por esta razón, es importante prestar atención a este problema y buscar soluciones que mejoren el bienestar del pequeño.

Para poder tratar el mal aliento en tu pequeño, es necesario que analices el momento y la frecuencia con la que aparece y los factores relacionados con su manifestación.

En algunos casos, el mal aliento de los niños al despertar es fisiológico y temporal. Esto se debe a una menor producción de saliva durante la noche, lo que provoca sequedad bucal. El mal aliento desaparece por sí solo cuando el niño ingiere alimentos, se cepilla los dientes y comienza su rutina diaria. En este caso, no es necesario hacer nada.

Sin embargo, en otras ocasiones, el mal olor en la boca persiste a lo largo del día o aparece en situaciones específicas. Identificar las características de la halitosis ayudará a determinar las medidas a tomar.

Consultar con el pediatra o el odontopediatra es la estrategia más adecuada para resolver el problema. No obstante, también hay algunas prácticas sencillas que puedes implementar. Ten en cuenta estos consejos para mejorar el aliento de tu hijo.

1. Identificar la causa

Comprender el origen del mal aliento en los niños permite tomar medidas específicas para resolver el problema. Abordar las causas que provocan el mal olor ayuda a eliminar este síntoma.

Una revisión publicada en el Journal of Dental Health, Oral Disorders & Therapy explica que las principales causas de la halitosis se originan en la boca. Las caries, infecciones, gingivitis, periodontitis y la saburra lingual son las razones más comunes. Además, hábitos como comerse las uñas o utilizar biberones y chupetes contaminados también pueden estar relacionados con el mal olor.

Un 10 % de los olores se generan debido a problemas otorrinolaringológicos, como amigdalitis, sinusitis, tonsilolitos, goteo posnasal e incluso la presencia de cuerpos extraños en la nariz. El 5% restante tiene su origen en afecciones y trastornos sistémicos, como la diabetes, trastornos respiratorios o el reflujo gastroesofágico.

En la mayoría de los casos, el mal aliento en los niños se puede solucionar con una adecuada atención odontológica y una higiene bucal meticulosa. Tratar las caries, abordar las infecciones en la boca y eliminar el sarro y la placa bacteriana mediante limpiezas dentales son opciones para combatir la halitosis.

Si el problema se debe a cuestiones médicas, seguir el tratamiento indicado ayudará a eliminar este síntoma. Por ejemplo, eliminar un cuerpo extraño en la nariz, operar las amígdalas, tratar las alergias, la sinusitis, las infecciones respiratorias, el reflujo gástrico o la diabetes son medidas que contribuyen a controlar el mal aliento en los niños.

2. Mejorar la higiene oral

Más allá de la causa que origine el mal aliento en los niños, uno de los mejores remedios para combatirlo es mantener una buena higiene bucal. Recuerda que, durante la infancia, los padres son responsables de llevar a cabo y supervisar la limpieza bucal de sus hijos.

Un cepillado dental minucioso utilizando pastas dentales con flúor es fundamental para eliminar las bacterias y los residuos de la boca que causan el mal olor. Asegúrate de que la limpieza dure al menos 2 minutos y se realice al menos 2 veces al día.

La higiene bucal debe complementarse con el uso de hilo dental una vez al día. Si tu hijo ya puede escupir, puedes mejorar su limpieza oral con enjuagues bucales. Estos colutorios eliminan los residuos de la boca y proporcionan un aliento fresco y limpio.

No descuides la higiene de la lengua de tu hijo, ya que el revestimiento lingual es un fuerte indicador del mal aliento. Por esta razón, se recomienda que la rutina de higiene bucal incluya no solo el cepillado de los dientes, sino también la limpieza de la lengua.

3. Cuidar la dieta

Mantener una dieta saludable en los niños y evitar el consumo excesivo de azúcares refinados, alimentos procesados y refrescos ayuda a prevenir la proliferación de bacterias en la boca. Asegúrate de incluir frutas y verduras en su dieta, ya que la fibra que contienen favorece la limpieza oral.

Motiva a tu hijo a beber suficiente agua a lo largo del día. Esto ayudará a mantener sus mucosas orales hidratadas y evitará que la boca se reseque, lo cual puede agravar el mal aliento.

4. Masticar chicles sin azúcar

Si tu hijo ya sabe masticar chicles y no los traga, este recurso puede ayudar a contrarrestar el mal aliento. Busca gomas de mascar sin azúcar, ya que el chicle con azúcar puede favorecer la proliferación de bacterias en la boca.

Un estudio publicado en el Journal of Evidence Based Dental Practice señala que masticar chicles disminuye o neutraliza la cantidad de sulfuros volátiles en la boca.

Además, la Asociación Dental Americana (ADA) explica que masticar chicle sin azúcar después de las comidas aumenta el flujo de saliva, elimina los restos de alimentos y otros desechos, neutraliza los ácidos producidos por las bacterias y aporta sustancias que combaten enfermedades en toda la boca.

También existen chicles que contienen probióticos, acetato de zinc y extractos de ingredientes naturales que pueden ser adecuados para el tratamiento de la halitosis. Puedes consultar al odontopediatra sobre el uso de estos productos para tu hijo.

5. Usar remedios naturales

El uso de remedios naturales en niños debe llevarse a cabo con precaución y responsabilidad. En muchas ocasiones, calcular las dosis de preparados caseros puede resultar complicado, en especial teniendo en cuenta el peso y la edad de los pequeños.

Lo más recomendable es buscar alternativas comerciales que contengan los ingredientes naturales que deseas utilizar y que estén aprobadas por una entidad gubernamental. En la actualidad, es posible encontrar chicles, enjuagues bucales o pastas que contienen principios activos derivados de hierbas.

Un estudio publicado en Annals of the Romanian Society for Cell Biology señala que algunas plantas pueden utilizarse para crear preparados, como enjuagues bucales, pastas de dientes, chicles u otros productos destinados a reducir la halitosis en niños.

Hierbas que mejoran el aliento en los niños

A continuación, mencionamos algunas de las hierbas que poseen principios activos que podrían contribuir a una solución para la halitosis en la infancia.

  • Semilla de mostaza: los chicles con extractos de semilla de mostaza poseen efectos antibacterianos y pueden ayudar a reducir los compuestos de azufre volátiles en la boca que causan el mal aliento.
  • Eucalipto: esta planta tiene propiedades desinfectantes, antisépticas, antibacterianas, antivirales y antifúngicas. El extracto de eucalipto en los chicles puede contribuir a reducir el mal aliento al disminuir la acumulación de saburra en la lengua.
  • Corteza de magnolia: ha sido utilizada durante siglos en la medicina tradicional china debido a su actividad antibacteriana y antiplaca. Cuando se administra en forma de chicles o dulces, puede ayudar a reducir el mal aliento.
  • Corteza de pino francés: su uso en chicles o enjuagues bucales puede ser beneficioso para combatir el mal aliento en los niños debido a su capacidad para combatir las bacterias responsables del mal olor.
  • Té verde: el té verde ayuda a combatir las bacterias, prevenir la formación de placa y reducir el mal aliento. Puede utilizarse en enjuagues bucales antes y después del cepillado o mezclado con la pasta de dientes.
  • Triphala: este compuesto, popular en la medicina ayurvédica, posee propiedades antimicrobianas que inhiben el crecimiento bacteriano. Su decocción se utiliza para enjuagar la boca y tratar el mal aliento.
  • Tulsí o albahaca sagrada: la tulsí tiene propiedades antibacterianas y puede ayudar a reducir la halitosis cuando se utiliza en enjuagues bucales.

Una revisión publicada en el European Journal of Oral Sciences resalta que los enjuagues bucales que contienen aceites esenciales son más eficaces en el tratamiento de la halitosis. El artículo destaca los aceites de menta, eucalipto, limoncillo, clavo de olor, canela, tomillo, árbol de té y mirto como ingredientes que pueden mejorar el aliento.

Visita al odontopediatra

El mal aliento en los niños puede originarse por una variedad de causas que es importante investigar a fondo. En la mayoría de los casos, se puede abordar de forma eficaz mediante una atención odontológica adecuada y una mejora en la higiene bucal.

Programar una consulta con el dentista será fundamental para abordar y manejar este problema en la boca de tu hijo. Con los cuidados oportunos y un enfoque proactivo, tu pequeño no solo podrá disfrutar de una dentadura saludable, sino también de un aliento fresco y agradable.

No subestimes la importancia de cuidar su salud bucal desde una edad temprana, ya que esto sentará las bases para una vida de sonrisas saludables y confianza en sí mismo.


Todas las fuentes citadas fueron revisadas a profundidad por nuestro equipo, para asegurar su calidad, confiabilidad, vigencia y validez. La bibliografía de este artículo fue considerada confiable y de precisión académica o científica.


  • Achmad, H., Rieuwpassa, I. E., Djais, A., Riyanti, E., & Primarti, R. S. (2021). Herbal Plants as a Treatment for Halitosis in Children: A Systematic Review. Annals of the Romanian Society for Cell Biology, 2591-2607. https://www.annalsofrscb.ro/index.php/journal/article/view/1728
  • American Dental Association (ADA). (4 de mayo de 2023). Chewing Gum. https://www.ada.org/resources/research/science-and-research-institute/oral-health-topics/chewing-gum
  • Bawazir, O. A. (2021). Risk factors, diagnosis, and management of halitosis in children: a comprehensive review. J Contemp Dent Pract22(8), 959-63. https://thejcdp.com/doi/JCDP/pdf/10.5005/jp-journals-10024-3139
  • Bollen, C. (2016). Myths about Halitosis. J Dent Health Oral Disord Ther5(2), 00143. https://www.researchgate.net/profile/Curd-Bollen/publication/314724922_Myths_about_Halitosis/links/58c5320b45851538eb89c355/Myths-about-Halitosis.pdf
  • Dobler, D., Runkel, F., & Schmidts, T. (2020). Effect of essential oils on oral halitosis treatment: a review. European Journal of Oral Sciences128(6), 476-486. https://onlinelibrary.wiley.com/doi/full/10.1111/eos.12745
  • Schemel, S. M., Chimenos, K. E., Estrugo, D. A., Jané, S. E., & López, L. J. (2017). Halitosis assessment and changes in volatile sulfur compounds after chewing gum: a study performed on Dentistry students. Journal of Evidence Based Dental Practice17(4), 381-388. https://www.sciencedirect.com/science/article/abs/pii/S1532338217301628
  • Silva, C. R., Silva, C. C., & Rodrigues, R. (2022). Etiology of halitosis in pediatric dentistry. Archives de Pédiatrie29(6), 467-474. https://www.sciencedirect.com/science/article/abs/pii/S0929693X22001142
  • Ueno, M., Ohnuki, M., Zaitsu, T., Takehara, S., Furukawa, S., & Kawaguchi, Y. (2018). Prevalence and risk factors of halitosis in Japanese school children. Pediatrics International60(6), 588-592. https://onlinelibrary.wiley.com/doi/epdf/10.1111/ped.13561

Este texto se ofrece únicamente con propósitos informativos y no reemplaza la consulta con un profesional. Ante dudas, consulta a tu especialista.