Cómo ayudar a un adolescente con anorexia

El 85 % de los casos de esta enfermedad se presentan entre los 14 y los 18 años de edad.

Ayudar a un adolescente con anorexia no es sencillo pero tampoco imposible. Para lograr salir de esta situación es necesario que exista cariño, comprensión, paciencia y sobre todo, trabajo en equipo. Es necesario ser proactivos y centrarse en buscar soluciones, por encima de todo.

La adolescencia es una etapa difícil. Los cambios se experimentan con intensidad y, por ello, esta etapa es un terreno fértil para el desarrollo de condiciones como la anorexia nerviosa. En este sentido, los trastornos alimenticios deben tratarse a tiempo ya que pueden dejar secuelas físicas y psicológicas muy graves. De hecho, los efectos no solo afectan al joven, sino también a la familia.

Las cifras de mortalidad por complicaciones en torno a la anorexia, se sitúan entre un 2 y un 8 %. Se considera la condición psiquiátrica más letal. Por ello, es necesario estar bien informado acerca de cómo ayudar a un adolescente con anorexia.

Posibles síntomas de la anorexia

Cada individuo es diferente, pero existen señales que pudieran indicar que se está frente a un caso de anorexia nerviosa.

  • El joven expresa miedo a engordar, aun cuando se encuentre en los rangos normales de peso que corresponden a su edad y talla.
  • Limita exageradamente la cantidad de alimentos que come, y busca excusas para comer solo o saltarse comidas.
  • Pica la comida en trozos pequeños y juega con los alimentos.
  • Hace ejercicio constantemente, aunque no existan condiciones adecuadas para hacerlo (clima, dolor, obligaciones).
  • Algunos buscan maneras de obtener medicamentos como diuréticos, laxantes y supresores del apetito.

Los adolescentes con anorexia pueden presentar signos físicos. Es el caso de la piel reseca cubierta de lanugo (vello muy fino), atrofia muscular, osteoporosis, boca seca, sensibilidad a las bajas temperaturas, mala memoria, confusión, y pueden llegar a la depresión.

Las comidas saludables y nutritivas son clave para ayudar a un adolescente con anorexia.

Cómo pueden los padres ayudar a un adolescente con anorexia

Una vez que se tiene confirmado el diagnóstico, se debe actuar inmediatamente. No hay tiempo para pensar qué lo causó, ni pararse en sentimientos como la ira, la vergüenza y la frustración que eso causa. Lo importante es actuar con premura. Los tratamientos pueden lograr la recuperación completa, e implican una visión multidisciplinaria en el que actúan médicos, terapeutas, la familia y amigos.

Algunos consejos prácticos

Informarse es vital para ayudar a un adolescente con anorexia. Es importante que los padres tengan conocimiento sobre el tema, con datos de fuentes confiables. También conocer la experiencia de otros padres y de organizaciones que se dediquen a este tema.

Muchos padres optan por supervisar lo que ven los hijos, sobre todo en Internet y redes sociales para asegurarse de que no hay alguna influencia en estos medios que esté afectando negativamente su autopercepción y hábitos En este sentido resulta importante mantener una buena comunicación, no sesgar o prohibir taxativamente el uso de redes sociales, sino guiar y conversar para que ellos mismos aprendan a alejarse de aquellos factores nocivos y hacer un buen uso del Internet, por su propio bien. Los aspectos que deben quedar claros son los siguientes:

  1. Qué es la anorexia (en profundidad) y cuál es su verdadero impacto en el día a día.
  2. La exaltación de la delgadez como una virtud y la cultura de la ”gordofobia”.
  3. Manipulación de las masas a través de los medios de comunicación.
  4. Conceptos clave como: agrado, aceptación social, autoestima, imagen personal, estima y amor propio (dentro y fuera de la anorexia, hay que hacerles entender por qué es importante quererse a sí mismos por encima de la aceptación social).
  5. Cómo distinguir entre lo que es nocivo y qué no (objetividad y capacidad de discriminación sana).
  6. La mala influencia de las celebridades y personajes del mundo del entretenimiento.
  7. Contenido que realice una apología a la anorexia y a otros trastornos alimenticios (como la bulimia).
Nadie da los abrazos como mi hermana mayor

Conversar con los adolescentes que sufren de anorexia sobre las imágenes que exaltan a la delgadez como una virtud; en este sentido, los famosos y famosas pueden ser malas influencias. También hay que evitar sitios en la red que hacen apología de la anorexia y la bulimia.

La adolescencia es una etapa de mucha sensibilidad. Es importante que los padres de jóvenes con anorexia les brinden cariño, cultiven la confianza y sean comprensivos en esta difícil fase. El joven debe percibir el afecto incondicional de sus padres para poder sentirse apoyado, acompañado y capaz de salir adelante.

El diálogo y las conversaciones

  • Evitar conversaciones que tiendan a exaltar cierto tipo de imagen corporal. Es necesario reforzar la autoestima del joven al destacar sus cualidades, y haciéndole comprender que la apariencia es secundaria. Los verdaderos valores deben inculcarse desde muy pequeños.
  • Establecer comunicación efectiva con el adolescente permitirá abrir canales por los cuales manifestar sus sentimientos y preocupaciones.
  • Seguir al pie de la letra las indicaciones de los especialistas. Ellos son los que saben qué hacer y cómo hacerlo. Hay que lograr que el adolescente cumpla el tratamiento, aunque algunas cosas le agraden. La parte de la comida será fuerte, pero hay que ser perseverante y cumplir lo estipulado por el médico.
  • Es necesario volver a hacer que la comida sea atractiva para el adolescente. Buscar recetas nuevas y saludables que lo inviten a encontrar de nuevo el gusto por comer. Esta es una tarea importante para ayudar a un adolescente con anorexia.
  • Establecer una red de apoyo que los sostenga como padres cuando las fuerzas fallen. La tarea de rescatar a un hijo de la anorexia no es fácil, es agotadora. Es vital apoyarse en la familia, amigos y médicos para soportar la carga. Si no están con las capacidades al 100 %, no podrán ser de ayuda a sus hijos.

Reconocer la presencia de la anorexia es el primer paso para rescatar a un adolescente de esta patología. La supervisión constante y la detección de cambios son tareas inevitables para cualquier padre de hijos con esta enfermedad.

Categorías: Higiene personal Etiquetas:
Te puede gustar