5 claves para cuidar la salud digestiva de tu bebé

Te vamos a mostrar los mejores consejos que has de seguir para lograr mejorar la salud digestiva del bebé y evitar así las molestias y los dolores más frecuentes.
5 claves para cuidar la salud digestiva de tu bebé
Saúl Sánchez Arias

Escrito y verificado por el nutricionista Saúl Sánchez Arias.

Última actualización: 03 mayo, 2022

Para cuidar la salud digestiva de un bebé puede ser necesario poner en marcha una serie de claves o de estrategias concretas. De este modo, se podrán prevenir algunas causas frecuentes de dolor abdominal, que es una situación que motiva al llanto del bebé y al agotamiento de los cuidadores.

Normalmente, los malestares intestinales están motivados por una digestión poco eficiente o por el consumo de ciertos productos de baja calidad en la alimentación complementaria.

Antes de comenzar, es importante destacar que durante los primeros 6 meses se recomienda ofrecer lactancia materna de manera exclusiva. Así, se aportan sustancias bioactivas capaces de proteger el sistema inmunitario intestinal y de mejorar su funcionamiento. También, se promueve el desarrollo de una microbiota competente, que asegure la absorción de los nutrientes esenciales que contienen los alimentos.

Toma nota de las claves para preservar la salud intestinal de tus hijos e ¡impleméntalas hoy mismo!

Estrategias sencillas para cuidar la salud digestiva del bebé

A continuación, vamos a mostrarte algunas pautas y hábitos simples, que puedes adoptar en el hogar para cuidar de la salud digestiva de tu bebé.

1. Incluye alimentos con alto contenido en fibra desde el principio

Una vez que se inicia la alimentación complementaria, es importante asegurar la presencia de productos con alto contenido en fibra en la pauta. Esta sustancia ha demostrado ayudar a prevenir el estreñimiento, que es algo bastante común entre los lactantes.

La fibra natural consigue incrementar el volumen del bolo fecal y estimular la activación de los mecanorreceptores del tubo digestivo, lo que ayuda a un tránsito más eficiente.

Por otra parte, la fibra alimentaria es el principal sustrato energético para las bacterias que conforman la microbiota. Por eso, aportarla de manera frecuente permitirá que los microorganismos que habitan en el intestino se reproduzcan y lleven a cabo sus funciones de manera óptima. Así, también será menos probable que se desarrollen infecciones por gérmenes patógenos.

Los cítricos y las manzanas son excelentes fuentes de fibra para los pequeños. Además, su sabor y su textura suelen ser bien aceptados en todas las edades.

2. Asegura la correcta hidratación del bebé

Consumir fibra es importante, pero también mantener un buen estado de hidratación en el medio interno. El agua contribuye con la fibra para generar una mayor estimulación de los receptores intestinales y potenciar los movimientos peristálticos.

De acuerdo con una investigación publicada en la revista Jornal de Pediatria, el consumo regular y suficiente de líquidos es fundamental para prevenir el estreñimiento. Ahora bien, no valdrá cualquier bebida, pues el agua en estado puro es la bebida por excelencia de los seres vivos.

Es clave elegir siempre agua mineral natural, pues es la mejor herramienta para garantizar una buena hidratación.

3. Plantea comidas menos voluminosas y más variadas

Los bebés que suelen experimentar gases o problemas digestivos se beneficiarán más al aumentar el número de ingestas a lo largo del día y de menor volumen. Así, lograrán mayor eficiencia en el funcionamiento digestivo y el intestino tendrá menos trabajo en cada ocasión. Esto hará menos probable el desarrollo de molestias.

Asimismo, habrá que evitar ciertos alimentos irritantes, como aquellos con sabor picante o las especias culinarias en abundancia. A pesar de que puedan resultar positivos para la salud, estimulan en exceso el tubo digestivo y provocan mayor inflamación y distensión dentro del intestino del bebé.

4. Incluye alimentos con enzimas digestivas

Algunos alimentos cuentan en su interior con una serie de enzimas digestivas de tipo proteolítico, como la papaya y la piña. Estos compuestos facilitan la digestión y la posterior absorción de los nutrientes, lo que convierte a las digestiones en procesos más sencillos.

Por lo tanto, estos comestibles resultan una excelente opción para culminar una comida, sobre todo cuando esta ha sido voluminosa.

5. Promueve la actividad física

Desde las primeras etapas de la vida conviene plantear una buena rutina de actividad física. Por medio del ejercicio se mantienen controlados los niveles de inflamación del organismo y se reduce el riesgo de desarrollar patologías digestivas y otras enfermedades complejas.

Si bien los bebés pequeños no son candidatos a realizar deportes todavía, promueve el juego libre y activo al aire libre.

tummy time boca abajo bebe sobre manta en el jardin estimulacion neurodesarrollo cerebral desarrollo estimulacion temprana
Promueve el juego libre fuera de casa como una estrategia de prevención de la enfermedad y promoción del desarrollo integral del pequeño.

Pon en marcha las claves para cuidar la salud digestiva del bebé

Como has visto, es posible poner en marcha una serie de claves para cuidar la salud digestiva del bebé y evitar que experimente problemas intestinales que alteren su bienestar. De todos modos, si aun poniendo en marcha dichos consejos el problema persiste, lo mejor será consultar con el especialista.

Para terminar, hay que hacer especial hincapié en la necesidad de plantear una dieta variada y equilibrada para asegurar el buen crecimiento y desarrollo de los más pequeños. Será necesario garantizar la presencia de vegetales en abundancia y también, de productos lácteos fermentados.

Te podría interesar...
4 ideas para decorar huevos de Pascua con niños
Eres Mamá
Leerlo en Eres Mamá
4 ideas para decorar huevos de Pascua con niños

Compartimos contigo esta lista de ideas para decorar huevos de Pascua con niños, para que tengan en casa una intensa tarde creativa.



  • Bharucha, A. E., & Lacy, B. E. (2020). Mechanisms, Evaluation, and Management of Chronic Constipation. Gastroenterology158(5), 1232–1249.e3. https://doi.org/10.1053/j.gastro.2019.12.034
  • Boilesen, S. N., Tahan, S., Dias, F. C., Melli, L., & de Morais, M. B. (2017). Water and fluid intake in the prevention and treatment of functional constipation in children and adolescents: is there evidence?. Jornal de pediatria93(4), 320–327. https://doi.org/10.1016/j.jped.2017.01.005