Cinco métodos anticonceptivos naturales

Naí Botello · 5 septiembre, 2018
Se han desarrollado muchos mitos sobre la ineficacia de los métodos anticonceptivos naturales. Sin embargo, cuando se aplican con rigurosidad, alcanzan hasta un 85% de efectividad. 

Los métodos anticonceptivos naturales consisten en prevenir el embarazo valiéndose del estudio de los ciclos de la ovulación femenina. Se evita, de este modo, el uso de mecanismos de barrera o la ingesta de hormonas.

Esta forma de planificación familiar natural desde luego fue la usada de manera exclusiva hasta la llegada de los anticonceptivos hormonales y de barrera en el siglo XX. Estos, por su alto grado de efectividad, destronaron cualquier otra forma de prevención.

A pesar de que la efectividad de los anticonceptivos naturales es cuestionada, en la actualidad se siguen utilizando, ya sea como complemento de los métodos no naturales o como única vía para evitar un embarazo. Repasa con nosotros cada uno de ellos y entérate de cuáles son los métodos anticonceptivos naturales, sus aplicaciones y recomendaciones.

Métodos anticonceptivos naturales

1. El método del ritmo

El método del ritmo, o por su nombre original el método Ogino-Knaus, fue desarrollado entre 1924 y 1928 por dos ginecólogos, el japonés Kyusaco Ogino y el austriaco Hermann Knaus.  Básicamente, lo que estos dos médicos proponían es que se contaran los días del ciclo menstrual para determinar en cuáles días la mujer estaría ovulando. A partir de allí, es cuestión de planificar para evitar o prevenir un embarazo.

Para poder aplicar este método, se deberá analizar con mucha rigurosidad el ciclo menstrual. Ogino y Knaus planteaban que, en principio, debía hacerse un estudio del ciclo femenino durante seis meses antes de aplicar esta técnica.

Según estos especialistas, solo así se podría garantizar un cálculo matemático correcto que permitiera alcanzar hasta un 80% de efectividad en su aplicación.

2. El método Billings

Fue desarrollado por John y Eveling Billings en 1953, partiendo del análisis de la relación entre el moco vaginal y la fertilidad. Al igual que ocurre con el método del ritmo, se requiere un estudio previo de las características del flujo vaginal de la mujer para determinar a través de sus cambios en qué fase del ciclo se encuentra.

Las secreciones vaginales son importantes en el momento de tener relaciones sexuales.

Para evitar el embarazo, se deberán evitar las relaciones sexuales cuando la mujer presente un moco abundante, acuoso y transparente. Cabe destacar que es importante que se la mujer se realice con frecuencia citologías vaginales, pues una enfermedad de transmisión sexual o una infección pueden cambiar su flujo vaginal y alterar así el análisis del ciclo.

En cuanto a su eficacia, se estima que el método Billings tiene el mismo grado de efectividad que el uso de anticonceptivos de barrera como el condón.

3. Medición de la temperatura basal

Este método sirve para diagnosticar la fase infértil después de la ovulación, desde el análisis de la temperatura corporal de todo el ciclo menstrual.  Para su ejecución, la mujer deberá tomarse la temperatura por vía vaginal o rectal dos veces al día, a partir del quinto día del ciclo.

Lo que deberá advertir es el cambio de temperatura de entre 0,2 a 0,5 grados centígrados que ocurre tras la secreción de progesterona en el ovario luego de la ovulación. Con respecto a su grado de efectividad, se estima que es un método incluso más eficaz que el condón, con un margen de fallo menor al 15%.

“A pesar de que la efectividad de los anticonceptivos naturales es cuestionada, en la actualidad se siguen utilizando, ya sea como complemento de los métodos no naturales o como única vía para evitar un embarazo”

4. Coito interrumpido

Representa el único método anticonceptivo natural que no estaría ejecutado por la mujer. Consiste en retirar el pene de la vagina durante el acto sexual antes de la eyaculación. Como esta técnica depende exclusivamente de algo tan subjetivo como el control mental y corporal, en general no es la más recomendada.

Por otra parte, aunque se retire a tiempo el pene antes de la eyaculación, queda constancia que el hombre despide líquido preseminal durante el acto sexual; en este hay presencia de espermatozoides que pueden llegar a fecundar un óvulo.

Aunque muchas mujeres no lo consideren, la lactancia es una gran manera de recuperar la figura después del parto.

5. Lactancia materna

Este método desde luego será utilizado solo por un período corto de tiempo, porque como su nombre lo indica, estará destinado a las mujeres que hayan dado a luz recientemente. Para conseguir los efectos anticonceptivos, se deberá amamantar al bebé al menos cinco veces al día; esto produce que, con la elevada presencia de prolactina, el organismo impida que ocurra la ovulación.

Como recomendación final, es necesario aclarar que, si se desea utilizar los métodos anticonceptivos naturales, es fundamental que se cuente con una pareja estable. De lo contrario, se puede estar expuesto a adquirir una enfermedad de transmisión sexual, ya que ninguno de estos métodos las evitan.