Causas de los embarazos anembrionados

Gladys · 26 abril, 2016

Te preguntarás, ¿me sucede o sucedió solo a mí? La misma pregunta nos repetimos una y muchas veces aquellas mujeres que hemos tenido un embarazo anembrionado. ¿Te ha sucedido? Conoce cuáles son las causas de los embarazos anembrionados.


Al escuchar sobre embarazos anembrionados, lo primero que deseamos conocer son las razones por las cuales existen los embarazos sin embrión, es decir sin bebé. En la actualidad al menos un 50 % de las mujeres quedan embarazadas por un error cromosómico.

La causa principal de que el bebé no pueda crecer en el saco gestacional, es ciertamente por un óvulo que no está en óptimas condiciones para recibir el espermatozoide.

Se ha comprobado que la mayoría de los abortos involuntarios o legrados de emergencias son a raíz de un embarazo anembrionado, ¿cómo podemos evitarlo?

Es difícil evitarlo cuando los embarazos no son planificados, en el caso contrario con ayuda de un especialista estas posibilidades se reducen considerablemente, dado que se puede descartar en los futuros padres algún tipo de problema relacionado con la tiroides y el páncreas.

Una de las típicas preguntas que nos podemos hacer es: ¿por qué si no hay bebé la prueba de embarazo es positiva? Aun cuando el desarrollo del embrión se detuvo por los motivos antes mencionados, la placenta y el saco gestacional siguen desarrollándose con la diferencia de que su interior está vacío.

Es importante tener en cuenta que la placenta es la que determina la hormona gonadotropina coriónica humana es decir es la que comprueba que estamos efectivamente embarazadas.

El diagnóstico de los  embarazos anembrionados

embarazos anembrionados 2

Nuestro cuerpo cambió, nos realizamos una prueba de embarazo, el resultado es positivo, tenemos aproximadamente 7 semanas de gestación. ¡Vaya sorpresa! El asombro no puede faltar pero luego viene la felicidad.

Nuestro instinto es ir inmediatamente al doctor, queremos saber que todo esté marchando bien y a su vez empezar un control. Pero el especialista no tiene buenas noticias, con 7 semanas de embarazo ya el feto debe visualizarse dentro del saco gestacional. ¿No está? Es posible que el diagnóstico final  sea “un embarazo sin embrión”.

Sin embargo numerosos especialistas prefieren esperar al menos una semana más para dar un diagnóstico definitivo, esto debido a que en muchos casos el embrión puede verse después de la semana 7 donde incluso ya debería escucharse los latidos de su corazón.

Muchas mujeres pueden esperar un largo tiempo y nada sucede, pero en otras suelen aparecer poco a poco síntomas desafortunados como por ejemplo un aborto involuntario.

¿Cuáles son los síntomas?

embarazos anembrionados 1

  • Calambres abdominales de mayor y menor intensidad.
  • Falta del período por un largo tiempo y después un pequeño sangrado vaginal.
  • Dolor abdominal intenso .

Presentando estos síntomas es necesario realizar un aborto voluntario a través de medicamentos para expulsar los restos de saco gestacional, de haber algún tipo de complicación con este método es necesario recurrir al legrado uterino que consiste en extraer quirúrgicamente las partes restantes dentro del útero. Esto para evitar cualquier tipo de infección.

Es natural sentir angustia por todo lo que conlleva haber tenido un embarazo anembriónico temprano, lo que si no es natural es el temor a salir embarazada nuevamente, este tipo de embarazos suelen pasar una sola vez en una misma mujer.

Ya cuando son repetidos los abortos espontáneos con la misma causa, si es necesario un chequeo médico a profundidad tanto para la mujer como para el hombre. Esto con la idea de determinar algún problema genético o enfermedades y afecciones crónicas.

Volver a concebir

Puedes volver a concebir siempre y cuando el especialista determine que tu organismo está perfecto para iniciar una nueva búsqueda. Posterior a ello es recomendable esperar que la menstruación se normalice los dos primeros meses después del legrado o la expulsión inducida, a partir de ese momento puedes planificar otro embarazo.

Lo importante de haber tenido un embarazo anembrionado, es reconocer que es un problema natural donde el embrión no era perfecto para tener vida.

Sabemos que es inevitable sentir tristeza y aflicción pensamos que hemos perdido un bebé, al contrario los embarazos anembrionados no son exactamente estar “embarazada”, porque sencillamente no hubo una vida dentro del saco gestacional.

Debemos aprender que lo sucedido es solo un paso que se debió superar para ahora poder crear una familia sana y concebida en perfecto estado de salud. No permitas que un proceso como este empañe tu ilusión de ser madre.