Cáncer de riñón en la infancia: síntomas y causas

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Nelton Ramos el 4 enero, 2019
Mervis Romero · 5 enero, 2019
La aparición de cáncer de riñón en la infancia es una patología poco común. Aunque lo pueden padecer adolescentes y adultos, casi el 90% de los casos se presentan en menores de 5 años. Por tal motivo, se cree que comienza a desarrollarse en el vientre materno.

Hablar de cáncer de riñón en la infancia puede ser un tema desconsolador. Sin embargo, es una enfermedad tratable y la mayoría de los niños que la padecen sobreviven y llevan una vida normal.

El cáncer de riñón en la infancia

El cáncer se produce cuando en el cuerpo se produce una multiplicación de células malignas fuera de control. El tipo de cáncer de riñón más común en la infancia se conoce como tumor de Wilms o nefroblastoma. Es de consistencia sólida y se origina en el tejido renal inmaduro.

A pesar de ser una lesión única, puede afectar ambos riñones, caso que se conoce como tumores bilaterales. En otros casos podrían ser multifocales, es decir, que presenta varias lesiones en un mismo riñón. Además, es un problema de salud que afecta por igual a ambos sexos.

Cáncer de riñón en niños

Posibles causas de padecer cáncer de riñón en la infancia

No se conoce la causa por la que aparece esta patología. No obstante, se presenta con frecuencia en niños con problemas genéticos. Los más propensos son:

  • Los que padecen Síndrome de WAGR, retraso mental, malformaciones del sistema genitourinario y ojo desprovisto del iris.
  • El Síndrome de Denys-Dras o la presencia de anomalías genitales y nefropatía.
  • Niños que sufren del Síndrome de Beckwith-Wiedemann o aumento del tamaño de órganos abdominales como páncreas, hígado o glándula suprarrenal. También puede ser agrandamiento de hernia umbilical, una mitad del cuerpo o la lengua.
  • Antecedentes de familiares que padecieran esta enfermedad.
  • Problemas en las vías urinarias.
  • Esclerosis tuberosa, que se caracteriza por la presencia de quistes grasos en el riñón.
  • El cáncer medular del riñón o cáncer de células renales y la leiomiomatosis

Síntomas que suelen presentar

Al principio no suelen aparecer síntomas, hasta que palpes en tu hijo una parte hinchada en su vientre. Además de molestias abdominales, náuseas, vómitos, falta de apetito o estreñimiento. Se puede dar el caso de la presencia de sangre en la orina e hipertensión.

Si el niño padece de cáncer de riñón en la infancia, otros síntomas que presenta pueden ser fiebres irregulares sin razón aparente, sensación de cansancio, dolor en el pecho y la pérdida de peso. Cuando el tumor se ha expandido hacia el hígado o los pulmones, los signos son diferentes. Entre ellos están, dolor abdominal, tos, problemas respiratorios y expectoración con sangre.

Cómo diagnosticar el cáncer

Para diagnosticar cáncer de riñón en la infancia, se lleva a cabo un estudio físico para determinar su estado de salud general. Se toman datos sobre antecedentes de enfermedades y hábitos de salud. Un RSC o recuento sanguíneo completo, junto con estudios bioquímicos de sangre y análisis de orina.

Se realiza una ecografía en la parte abdominal que permitirá saber la localización, el tamaño y demás características de la masa. Es una técnica de imagen libre de dolor y de radiación. Si el resultado es dudoso, se realiza un escáner abdominal o TAC, además de pruebas radiográficas de tórax. Este procedimiento se realiza con el fin de detectar una posible metástasis de la enfermedad.

Cáncer de riñón en niños

Se puede proceder igualmente, con una tomografía computarizada para tomar imágenes  de diferentes ángulos del abdomen, tórax y pelvis. Otro método, son las imágenes de resonancia magnética nuclear. Dicho procedimiento usa un imán junto con ondas de radio y una computadora para crear imágenes de la parte interior del cuerpo.

Según lo indique el especialista, una biopsia del tumor, pinchándolo con aguja para extraer células o tejido para su análisis microscópico por un patólogo.

Diferentes tratamientos que se utilizan

El tratamiento a seguir va a depender de la extensión y tipos de células que forman el tumor.

  1. Radioterapias internas o externas para prevenir o eliminar células cancerígenas mediante energía o radiación.
  2. Cuando está afectado un solo riñón, se aplica un tratamiento de quimioterapia combinada con fármacos intravenosos. Se aplica, antes y después de la cirugía, en la que se debe extirpar todo junto.
  3. Pueden usarse sustancias estimulantes para restaurar de forma natural las defensas del organismo contra el cáncer. Esto se conoce como terapia biológica.
  4. Otro método es la quimioterapia con dosis altas para el rescate de las células madre. Es una opción para restaurar las células sanguíneas después de finalizar la quimioterapia.
  5. La terapia dirigida brinda la posibilidad de erradicar solo las células cancerosas, sin causar daño a las normales y sanas.

Algunos de estos tratamientos, pueden ocasionar efectos secundarios por meses. Tales pueden ser problemas renales o del corazón, cambios de humor, de pensamiento o de aprendizaje y hasta nuevos tipos de cáncer.

Si notas que tu hijo presenta síntomas específicos de padecer cáncer de riñón en la infancia, debes consultar inmediatamente con su pediatra. En caso de ser positivo y saber hasta qué punto ha llegado el cáncer, es de importancia que hables sobre el tratamiento que se utilizará con tu hijo y los posibles efectos.

  • American Academy of Family Physicians. Recognition of Common Childhood Malignancies. Am Fam Physician; 61:2144-54. The Alliance for Radiation Safety in Pediatric Imaging's "Image Gently" Campaign
  • MedlinePlus. «Tumore de Wilms». Enciclopedia médica en español
  • Rojas, V. & Pérez, Y. L. Cáncer Infantil: una visión panorámica. Revista PsicologiaCientifica.com, 13(19)