Cambios en el cuerpo en la quinta semana del embarazo

Amanda Sánchez Peralta · 17 mayo, 2017
Este artículo ha sido verificado y aprobado por el médico Nelton Ramos el 16 abril, 2019
El cuerpo de la embarazada cambiará durante unas 40 semanas sin parar, y aunque no sean muy evidentes muchos de los cambios, en conjunto, representan un giro extraordinario. 

La quinta semana del embarazo no demuestra cambios observables a simple vista. Sin embargo, dentro del útero el embrión ya ha logrado importantes avances y continúa desarrollándose bien. A continuación te contamos más al respecto.

Semana 5 del embarazo

Algunos embarazos no se notan sino hasta que están bastante avanzados. Aunque una mujer esté consciente de su estado, esto no quiere decir que vaya a notar todos y cada uno de los cambios que se producen en su cuerpo, tanto a nivel interno como externo. Sin embargo, no todas las mujeres ni los embarazos son iguales. 

Cuando hablamos de cambios, nos referimos a cualquier variación y detalle, no solo el aumento de peso que se nota al ponerse la ropa de costumbre. También las variaciones en la piel, el cabello, etcétera.

En ocasiones los síntomas propios del embarazo constituyen los cambios que nos hacen estar conscientes de que algo pasa dentro de nosotras. Es difícil no saber que estamos embarazadas en la quinta semana, pero sí existen probabilidades.

Entre los principales cambios que se dan en el cuerpo durante la quinta semana de embarazo, se encuentran los siguientes:

  • Sensibilidad e inflamación en las mamas. Este puede ser un síntoma de embarazo, pero igual es una situación que continua durante todo el proceso. Para esta etapa ya se puede decir que el busto ha comenzado a crecer.
  • Amenorrea, que es la ausencia de la menstruación.
  • Cansancio, fatiga, sensación de tener menos energía para realizar nuestras actividades diarias.
  • Son frecuentes los mareos y todavía se presentan con intensidad los vómitos y náuseas.
  • Aumento en la producción de las hormonas progesterona y estrógenos. Esto conlleva a que también aumente el flujo de sangre, causando el cansancio en las piernas y la sensibilidad mamaria.
  • Aunque no es muy perceptible el crecimiento del abdomen, ya pueden notarse como ajustan algunas prendas de vestir. No ocurre tanto por el tamaño del embrión, que es muy pequeño, pero sí por la formación de la placenta y la retención de líquidos.
  • Miedos, frustraciones y ansiedades, también comienza a aparecer en las primeras semanas.

Salud y emociones en la quinta semana

El embarazo tiene una influencia directa en las emociones y la salud mental de la mujer. Como es bien sabido se ven afectados todos sus sistemas de manera integral. Por ejemplo, se ha descubierto que el propio cerebro de la madre experimenta cambios, dentro de los cuales incluso se encuentra la pérdida de materia gris.

Si en la semana cinco aún no has sido atendida por tu ginecólogo, debes hacerlo acudir a su consulta pronto. Este te confirmará el embarazo y los principales detalles. Desde entonces serán necesarias algunas pruebas y se aplicarán los correctivos pertinentes.

Todavía faltan unas cuantas semanas para realizar tu primera ecografía prenatal, que se planifica para la semana doce. Las primeras semanas de embarazo son muy importantes para el desarrollo del bebé, por eso es conveniente actuar a tiempo.

Algunos cambios en los hábitos deben aplicarse de inmediato. En la quinta semana, quizá muchas madres no se adaptan por completo a su nuevo estilo de vida. Por ejemplo, es posible que no se hayan acostumbrado a comer de cierta forma o dejar de realizar ciertas actividades que antes no suponían un riesgo para su salud.

Los cambios en la dieta no solo afectan a la mujer a nivel nutricional sino también a nivel emocional. Uno de los más destacados es la incorporación de ácido fólico en las comidas diarias. Ciertamente, se trata de un complemento que busca ayudar a la mujer y fortalecer su salud (y la del bebé, por supuesto).

Los cambios en la rutina pueden causar un choque de distintas emociones en la mujer.

El embrión de 5 semanas

El embrión se desarrolla mucho más rápido de lo que pensamos, en la quinta semana ya comienza a verse más como un bebé. Mide unos tres milímetros y su tubo neural, que dará lugar a la columna vertebral, ya se está formando. La pequeña cola característica del embrión, va desapareciendo; sus manos y sus pies también han comenzado a formarse. Su cerebro y sistema nervioso están en proceso de formación.