¿Cómo calmar a un recién nacido que llora sin parar?

27 marzo, 2020
Este artículo fue redactado y avalado por la psicopedagoga María José Roldán
Los bebés que no paran de llorar siempre lo hacen por un motivo. Es importante descubrirlo para atenderle correctamente.

Si ya tu recién nacido descansó, comió, no está enfermo y aún llora sin parar, es posible que te interese leer algunas recomendaciones que tenemos para ti. Vamos a explicarte cómo calmar a un recién nacido que no para de llorar.

Para una madre primeriza calmar a un recién nacido puede ser todo un reto. Los bebés en esta etapa no tienen capacidad de exteriorizar o expresar lo que sienten o quieren con palabras. Puedes que pienses que lo has intentado todo: pero los bebés pueden llorar porque necesiten un cambio de pañales, tengan calor, cólicos, hambre o sueño.

El llanto seguido puede generar frustración, estrés y preocupaciones en la madre pero si sientes que verdaderamente intentaste todo, he aquí algunas recomendaciones que te pueden ayudar a controlar el llanto de tu pequeño bebé.

Es recomendable si esta conducta es consecuente visitar el pediatra que has escogido para él o ella.

Recomendaciones para calmar a un recién nacido

recien-nacido-llora-colicos-p

Los recién nacidos pueden ser mas predecibles de lo que parece, todas sus comodidades y necesidades se pueden basar en el parentesco que tenga el mundo exterior con el vientre o útero de la madre antes de nacer.

Algunas de las recomendaciones que puedes tomar son las siguientes:

  • Mantén la calma y transmítele serenidad, esto es elemental cuando llore.
  • Recuerda que debes ofrecerle consuelo siempre para bajar su nivel de irritabilidad.
  • Contrae suave pero firmemente a tu bebé contra el pecho, de esta manera se podría sentir abrigado de tener frío, acompañado de sentirse solo, seguro  y muy protegido.
  • Utiliza una manta para envolverlo, los recién nacidos necesitan sentir una temperatura y un espacio similar al útero, esto podría ayudar a que se sienta «apretadito» como antes de nacer.
  • Déjalo succionar su dedo o un chupete, aunque no tenga hambre este acto puede estabilizar su ritmo cardíaco y calmar sus ansias.
  • Dale algunos masajes, el contacto físico constante con la madre lo estabiliza, un masaje es relajante le encantará. Una buena técnica es hacerlo de forma circular, lenta y suavemente.

Otros consejos para calmar a un recién nacido

Lugares como la espalda, abdomen, brazos y piernas deben tocarse con delicadeza, si sufre de cólicos la pancita debe ser el punto focal. Además, sigue también los siguientes consejos:

  • Los bebés cuando están en la barriga de mamá se acostumbran al sonido de los latidos del corazón, esta es una de las razones por las que se sienten cómodos pegados a nuestro pecho. Puedes poner música de fondo para ayudar a tranquilizarlo.
  •  Caminar con tu bebé en brazos puede ser una excelente idea, dado que el movimiento o la vibración que se tiene al caminar ayuda a cortar el llanto de raíz.
  • Otras opciones que pueden funcionar para calmar a un recién nacido de acuerdo al movimiento son las caminatas con su cochecito, mecedora y columpio.
  •  Un paseo al aire libre a veces es bueno para que respire y reciba un poco de sol; un cambio de ambiente ayudará a que se tranquilice.

Consejos para sobrellevar el llanto de tu bebé

Puede resultar realmente estresante no saber las razones por las que tu bebé llora, pero si es cierto que todo lo que puedas reflejar lo puede percibir tu bebé, por tal motivo mostrar tu nerviosismo e impaciencia podría ser completamente contraproducente.

El cansancio puede que afecte tu estabilidad emocional, por lo que para poder manejar estas circunstancias debes conciliar algunas horas de sueño. Conseguir ayuda de tu pareja o de alguien cercano será favorable para que te alivie el estrés.

Más consejos para ti después de calmar a un recién nacido

Como-coger-en-brazos-al-recien-nacido_reference

Si el estrés y la frustración sigue latente y sientes que ahora sí lo has intentado todo, es hora de que busques ayuda de alguien de confianza para que se haga cargo de tu bebé mientras tú haces cosas que te reconforten y te bajen el nivel de estrés.

  • Llamar a un familiar cercano, o una amiga puede ser favorable para que te aconseje con respecto a su llanto.
  • Distráete, ve televisión, escucha un poco de música para relajar tensiones.
  • Utiliza la respiración como aliada, respira hondo varias veces te ayudará a sentir mejor.
  • Haz una actividad que te aporte calma y bienestar.

Un llanto eventual los libera, los hace dormir plácidamente por el cansancio que esto ocasiona, pero siempre necesitará tu calor y tu consuelo. Recuerda que tú eres la fuente de amor que tu bebé necesita, y aunque no debes descuidarte, tampoco debes descuidar a tu pequeño.